NACIONAL

Sábado 3 de Septiembre de 2005

Eduardo Ibáñez, ex intendente y general

Muy dedicado a su familia, fue educador de militares y hombre de Estado.

Tres aspectos de la personalidad del fallecido general Eduardo Ibáñez Tillería destacaron familiares y amigos en las ceremonias fúnebres realizadas ayer.

En primer lugar, el hombre de familia. Su hija Alejandra lo planteó sin reservas: "Fue el mejor soldado, el mejor padre, el mejor esposo. Demasiado bueno y solidario".

Ibáñez nació el 20 de agosto de 1932 en Villa Alegre. Se casó con Oriana de la Cruz Ibáñez Lauchire, con quien tuvo dos hijas: Verónica y Alejandra.

En segundo lugar, su labor como educador de varias generaciones de oficiales en la Escuela Militar.

Si bien cumplió con numerosas misiones en el extranjero (en la misión militar de Chile en Estados Unidos y como agregado en Brasil, entre otras), fue su trabajo de academia el que le granjeó la mayor admiración, llegando a ser director de la Escuela de Infantería en 1980.

En tercer lugar, el hombre de Estado, como no dudó en llamarlo ayer el ex senador Eugenio Cantuarias.

Ello por su labor como intendente de la VIII Región durante el régimen militar, donde estuvo desde 1982 a 1990, período en que también fue comandante en jefe de la Tercera División de Ejército. En esos años emprendió dos proyectos pioneros de electrificación rural y vialidad urbana, para lo que incluso consiguió un préstamo del BID.

Ibáñez permaneció como intendente después de haber pasado a retiro en 1988, cuando era mayor general.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales