NACIONAL

Domingo 8 de Junio de 2014

Como en toda vecindad, hay de dulce y de agraz
Juan Pinto Durán: cómo se vive junto al laboratorio de la Roja

Una veintena de viviendas comparten su muro medianero hace medio siglo con el recinto donde entrena la selección chilena de fútbol.  
Pamela Gutiérrez Al mediodía del jueves, en la avenida Las Torres, a metros de Macul, hay cánticos, vuvuzelas y gritos de un centenar de hinchas que alienta a "La Roja", próxima a salir de la cancha Juan Pinto Durán rumbo al aeropuerto. En un rato más, cuando la calle quede llena de papeles y basura, volverá a reinar la paz que caracteriza al barrio.

El recinto se inauguró como "Casa del Fútbol" el 10 de junio de 1961, según consignaba "El Mercurio". La cancha, que tenía lo último en tecnología para la época, fue financiada en parte con aportes de los hinchas, que debían pagar $10 extras por la entrada a los estadios.

El complejo Juan Pinto Durán -cuyo nombre honra a uno de los organizadores del único Mundial que ha tenido Chile- es uno de los hitos futbolísticos de Macul. El recinto tiene dos tipos de vecinos, los que comparten su muro medianero desde hace medio siglo (los de la calle Juan Bagynka) y los de la villa El Salitre. Una relación que se ha mantenido, para bien o para mal, durante más de medio siglo.

Nadie olvida, por ejemplo, la gran ayuda que dio Juan Pinto Durán a cientos de personas del sector en el aluvión de 1993: durante más de una semana, la gente concurría con bidones para obtener el agua que la cancha daba gratuitamente. El aluvión había reventado todos los colectores y la comuna había quedado convertida en un lodazal. "Nos ayudaron harto para el aluvión", dice Carmen Vergara, que lleva casi 40 años en la villa El Salitre, construida para ex trabajadores de las calicheras.

El jueves, esta vecina iba con su carro a la feria, que se ubica en el lado oriente de la cancha. Desde el domingo, que es otro día en que se instala el mercado, la entrada de Las Torres estaba llena de barreras, obligando a los vecinos a circular por la calzada. "Todo sea por el deporte", dice Herminda Olguín, quien con su carro trata de circular por la vereda, pero se pierde en el enrejado.

Los que sí están muy enojados son los vecinos de Juan Bagynka, debido a los latones y mallas instalados en el muro lindero con la cancha.

"La reja hasta arriba siempre estuvo, para evitar que las pelotas pasaran a los patios. Pero esto de tapar, nos quitan luz y sol", se queja José Savelli, quien dice que si bien las protecciones empezaron con el entrenador Marcelo Bielsa, "no era tan exagerado como Sampaoli".

Varios vecinos también se quejaron de los guardias que miraban hacia los patios. Aseguran que han tratado de hablar con el administrador del recinto deportivo, sin respuesta.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>INVASIVO.-</b> Los vecinos de Juan Pinto Durán deben circular por la calzada cuando las veredas están llenas de rejas. El día de salida de la selección coincidía con la feria.
INVASIVO.- Los vecinos de Juan Pinto Durán deben circular por la calzada cuando las veredas están llenas de rejas. El día de salida de la selección coincidía con la feria.
Foto:CRISTIÁN CARVALLO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales