VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Viernes 20 de Septiembre de 2013

Hace 14 mil a 11.500 años:
Polen fosilizado revela un Norte Grande menos árido

Diez años lleva un equipo de investigadores revisando pequeñas cuevas de roedores en esa zona, donde han encontrado las pistas de un pasado bastante más húmedo.  
Richard García El desierto de Atacama es muy antiguo, pero en un período que va entre los 14 mil y los 11 mil 500 años antes del presente tuvo un clima más benigno que permitió en algunas zonas más bajas el surgimiento de una vegetación más cercana a la que hoy se observa en las zonas altiplánicas.

Así lo revela la interpretación de polen fosilizado que se encontró en cuevas de roedores que habitaron el Norte Grande y que un grupo de investigadores lleva estudiando por más de 10 años.

"A partir de qué tipo de polen vamos encontrando nos hacemos una idea de cómo era la vegetación y también el clima en un momento determinado", explica el líder del proyecto, Antonio Maldonado, investigador del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) de la U. de La Serena.

La principal limitación para las plantas es el agua y por eso su interpretación se concentra principalmente en la mayor o menor disponibilidad de ella.

El polen está presente en depósitos orgánicos que dejaron roedores, principalmente heces u orina. El calor del desierto hace que se evaporen muy rápido, por lo que se solidifican o cristalizan y el polen presente se mantiene así por miles de años. Algunos de sus colegas también se han preocupado de buscar macro restos vegetales, es decir pedazos de hojas y semillas.

Los estudios se han llevado a cabo especialmente en la zona precordillerana, entre el desierto absoluto y el altiplano, en puntos del interior de Arica e Iquique, Calama y en el límite de las regiones de Antofagasta y Atacama. Ahora planean trabajar hasta el límite con Coquimbo.

Los fechados los han hecho con carbono 14, y los más antiguos escapan al rango de medición que permite esta técnica, que es de 50 mil años. Es así como han confirmado que hace 14 mil y 11.500 años hubo un período en que los pastos y arbustos altiplánicos colonizaron una zona mil metros más abajo que lo habitual, incluso especies que no existen en Chile, pero sí en el altiplano boliviano.

La hipótesis es que en esa época llovía más y las quebradas que hoy están permanentemente secas, como las que corren entre Camarones y el río Loa, mostraban un flujo esporádico de agua en verano.

Pero como hubo momentos áridos, el polen también revela que se presentaron momentos más áridos comparables con los actuales o incluso peores, lo que ocurrió entre los 8 mil y 3 mil años antes del presente, con períodos húmedos entremedio.

Las cuevas estudiadas son pequeñas, pero su detección no es muy difícil, pues con la experiencia que poseen ya tienen el ojo adiestrado. "Buscamos formaciones rocosas. Hay partes del desierto que son pura arena, pero cuando hay afloramientos de rocas buscamos pequeñas cuevas donde puede caber un roedor, las que normalmente son de 10 o 20 centímetros de alto. Al fondo están los depósitos".

Hay rocas mejores que otras. "En el granito no nos va muy bien, en cambio la roca volcánica del Norte Grande, de color rosado, en la quebrada del Loa, nos ha dado muy buenos resultados. Las calizas, como son bien duras y no se erosionan mucho, también son buenas".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Uno de los investigadores</b> analiza un bloque de roca que incluye material orgánico. Al lado, el polen fosilizado visto al microscopio.
Uno de los investigadores analiza un bloque de roca que incluye material orgánico. Al lado, el polen fosilizado visto al microscopio.
Foto:ANTONIO MALDONADO / CEAZA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales