VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 21 de Abril de 2012

 
Nuevos pinceles para la acuarela

La nueva generación de artistas chilenos que hace de esta ancestral técnica una particular forma de expresión.  
Texto, Jimena Silva Cubillos  Manchas con intenciónA la pintura abstracta en acuarela ha dedicado gran parte de su vida Francisco Salas, licenciado en Artes de la Universidad de Concepción, que ejerció cuatro años como profesor en colegios, liceos e institutos, hasta que partió a perfeccionarse en Artes Visuales a Alemania y México. "Pinto desde que entré a la escuela, en 1983, y partí haciéndolo como un absoluto ignorante. Aprendí a manejar diversas técnicas, pero con los años comencé a sentir un profundo interés por la acuarela porque es un oficio intenso, sincero, que no permite error y que se cultiva sin filtros. Para mí el color, el papel, el agua e incluso el marco de la obra son una sola cosa que permiten a mis acuarelas danzar", explica este artista que, de preferencia en grandes formatos, ha abarcado temas como la creación, los símbolos femeninos, la cultura oriental y la semilla como punto de partida de la vida. "Me siento mucho más cómodo con lo abstracto, aunque a veces hago cosas que son figurativas para plantear determinadas ideas o comunicar un sentimiento intenso; también integro textos difuminados que son parte de una poesía, que puede ser mía o de otros autores", explica este profesor de la Escuela de Arquitectura de la UCINF.

-La propuesta de Francisco Salas es un acto purificador que sintetiza sus viajes y experiencias artísticas en China y Corea. Sus obras reúnen distintos elementos y símbolos en comunión; tienen gran fuerza expresiva -destaca la galerista Alejandra Chellew.

Una mirada técnicaUna carrera corta aunque intensa ha tenido Micaelina Campos en el arte de la acuarela. Arquitecta especialista en acústica, durante dieciocho años trabajó en una compañía norteamericana que dejó Chile. "Vengo del mundo técnico pero desde siempre me gustó la acuarela por esa cosa suelta, transparente y casual. Comencé el 99 con cursos de papel hecho a mano, de dibujo y de acuarela, y como no tengo estudios formales de arte durante años sentí que me faltaban aptitudes. No obstante, con el apoyo de la gran maestra Lea Kleiner descubrí que a través de la figura humana abstracta sí era capaz de comunicar".

Sobre su obra Lea Kleiner comenta: "En ellas su mano fluye en el agua. Además, tiene una capacidad de gestión increíble porque ha sido capaz de crear y dirigir Latin Watercolor Workshop, un colectivo de acuarelistas chilenos que difunde esta técnica en el mundo". Junto con realizar talleres y ventas en La Casa de la Acuarela, en Ñuñoa, también ha organizado colectivas en Lima, Buenos Aires y México. Hoy afina los detalles de "Diálogos", muestra que se expondrá a partir de mayo en el Museo Nacional de la Acuarela Alfredo Guati Rojo, en Ciudad de México, y que luego partirá a Morelia y Toluca.

Pobladas de colorA sus 34 años, la acuarelista Adelaida Larraín ha expuesto en forma individual en cuatro oportunidades y se prepara para volver a hacerlo en junio, en la galería Art Labbé. Lo suyo, por lo general, son las obras de gran formato, que despliega sin prejuicio a las manchas, la gráfica, al abuso del cromatismo ni a las formas lúdicas. Licenciada en Artes Plásticas y en Educación Media en Artes Plásticas en la Universidad Católica, a través de su experiencia con el grabado en metal, la heliografía y el gofrado se vinculó con la acuarela. "Era algo desconocido para mí y tenía un mal concepto de esta técnica porque pensaba que era propia de otra época, que se practicaba como hobby pero no en forma profesional. La pasión por el papel me permitió descubrir que la acuarela tiene muchas cosas en común con el grabado, por ejemplo, y me fui entusiasmando hasta llegar al punto de dedicarme en exclusiva a esto", explica la artista, quien procura intervenir al máximo el soporte, lo raspa y dibuja en él con lápices acuarelables, gel o tinta china y hasta lo borda con hilos de oro o parcha con folia. "Me gusta trabajarlo muy húmedo, por lo general pinto sobre pozas y genero capas de mucho color que pueden parecer hasta agresivas", dice esta artista, cuyas obras aluden a lo orgánico, lo floral y a lugares como Sewell y Valparaíso. "Ahora estoy esbozando algo con Chiloé", anticipa.Por amor al arteAl no encontrar suficiente material sobre cultores chilenos de la acuarela, que le permitieran ampliar los conocimientos adquiridos en los talleres de Hardy Wistuba y María Eugenia Terrazas, Ximena García decidió editar uno que reúne a siete de los principales exponentes que han hecho escuela con este material. "El libro 'Conversaciones con grandes acuarelistas chilenos' surgió el 2007 por puro amor al arte y da cuenta de las múltiples motivaciones que generan líneas y enfoques distintos. La práctica de este oficio no sólo me ha permitido sentir de manera intensa la belleza que nos rodea y la magia constante de la acuarela, sino también tener el privilegio de involucrarme estrechamente con destacados creadores, su obra y el ambiente que los rodea o rodeó", explica la propia artista -traductora de profesión-, quien junto a Verónica Terrazas creó la Galería de Arte Virtual Garte porque a su juicio una de las principales trabas de la acuarela es la falta de difusión. "En Chile se produce mucho pero faltan instancias para promover y vender", dice Ximena García, quien acostumbra pintar flores cada vez más abstractas, trabajándolas de manera suelta y en planos de color. "Independiente de que pueda ser leído como algo antiguo o del pasado, también hago paisajes, cordilleras, escenas en verde, con nubes y vegetación potente porque nací en Paillaco, rodeada de un entorno similar a los que pintó".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:CARLA PINILLA G.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales