REPORTAJES

Domingo 12 de Junio de 2011

Presidenta de la FECh y rostro más visible del actual movimiento estudiantil:
Camila Vallejo, la nueva figura del comunismo chileno

Pese a que sus padres son militantes del PC, ella recién entró a la juventud de ese partido luego de ingresar a la universidad. Desde entonces ha tenido una meteórica carrera dirigencial que la ha hecho conocida en todo Chile. En la colectividad ven con buenos ojos la proyección de esta estudiante de Geografía.  
Macarena Vega Marcó un peak de 14 puntos y un promedio de 11,3 puntos de rating en la última edición de Tolerancia Cero, lo que la convirtió en la segunda entrevistada con más audiencia en ese programa durante este año, después de Jacqueline van Rysselberghe, que obtuvo 11,65 puntos.

Camila Antonia Amaranta Vallejo Dowling acaba de cumplir 23 años y se ha convertido repentinamente en una figura nacional. Mantiene periódicas conversaciones con las más altas autoridades del Ministerio de Educación y es la cara más visible de las movilizaciones que se oponen a la reforma educacional de Joaquín Lavín.

Ha dicho que no pololea porque no tiene tiempo y que está buscando departamento en el centro de Santiago, porque La Florida, donde vive actualmente con sus padres, la mantiene muy alejada de las actividades que le corresponden en su rol de presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh). El jueves pasado debió rechazar la invitación a otro programa de televisión (Sin Dios ni Late) y a un debate en la Universidad Adolfo Ibáñez, porque su agenda no le daba espacio. Durante esa tarde, su nombre volvió a aparecer en los medios de comunicación: había encabezado la toma de la Casa Central de su universidad.

Tímida en el colegio

El actual protagonismo de Camila Vallejo contrasta con el perfil que de ella recuerdan quienes la conocieron en el Colegio Raimapu, un proyecto educativo que, según postula la institución, busca alumnos "cuestionadores" y que sean capaces de "desarrollar un pensamiento crítico".

Juan Colil, director del establecimiento, la recuerda como reflexiva, aguda para contestar y muy buena alumna. Sin embargo, agrega que era "un poco tímida. No excesivamente tímida, pero no tan efusiva, más bien tranquila. Nunca fue dirigenta estudiantil acá, nunca fue delegada".

Leandro Hernández, uno de sus ex profesores, dice que era silenciosa y muy talentosa en el área humanista y que tenía gran interés por el teatro.

"De hecho, me parece que también pensó en postular a Diseño Teatral, pero finalmente se decidió por Geografía", comenta.

La veta comunista

Reinaldo Vallejo y Mariela Dowling son los padres de Camila y militaron en el Partido Comunista desde comienzos de los años setenta.

Pese a eso, y a que ella creció "en una cultura de izquierda", como definen sus cercanos, la actual presidenta de la FECh se mantuvo alejada de la militancia hasta los 18 años, a diferencia de otras dirigentas estudiantiles que han recibido formación partidaria desde el colegio, como fue el caso de la ex líder pingüina María Jesús Sanhueza.

"Descubrí más la Jota (Juventudes Comunistas) en la universidad y, bueno, el 2006 entré y el 2007 empecé a militar", afirma ella.

Desde entonces, su "carrera política" se tornó meteórica. Formó las bases de las Juventudes Comunistas en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo y ayudó a crear el Centro de Estudiantes de Geografía.

También estrechó lazos con Paz Carmona, estudiante de Ciencias Políticas e hija del diputado comunista Lautaro Carmona.

"Ella empezó a tener mayor incidencia, capacidad de liderazgo y fue despuntando de manera natural su vocación dirigencial", comenta Juan Urra, de las Juventudes Comunistas.

En 2008, Camila Vallejo fue elegida consejera de la FECh, y en las elecciones de noviembre pasado ganó la presidencia al imponerse por 79 votos -2.918 contra 2.839- a Francisco Figueroa, representante de la lista Creando Izquierda.

Críticas a su protagonismo

Entre algunos dirigentes estudiantiles comentan que Camila tuvo la oportunidad extraordinaria de estar a la cabeza de la FECh en el año que el mismo Presidente Sebastián Piñera bautizó como "el año de la educación". Otros, sin embargo, también han criticado en privado el hecho de que ella haya adquirido un protagonismo que sobrepasa a los demás miembros de la Confech: el presidente de la FEUC, Giorgio Jackson, y el de la Feusach, Camilo Ballesteros.

Por lo mismo, cercanos a la dirigenta afirman que ella ha buscado que no se personalice su rol y, particularmente, evitar que se "farandulice" su figura como, dicen, ha ocurrido con medios que han puesto énfasis en su aspecto físico.

"A ella, como Camila Vallejo, probablemente no le gustaría estar apareciendo en todos los diarios y canales de televisión, pero entiende que es parte de su responsabilidad. Ella acepta porque sabe que debe transmitir un mensaje", comenta Paz Carmona.

Quienes han participado en reuniones con ella reconocen su liderazgo, pero algunos también deslizan críticas. Afirman, por ejemplo, que muchas veces, a la hora de tratar temas complejos en profundidad, la presidenta de la FECh demuestra más habilidad en las consignas que en el manejo de información precisa.

Otros tienen una visión distinta, como Giorgio Jackson, quien afirma que "la formación política (comunista) le da sustento y base para exponer una visión más global y más general que solamente las demandas estudiantiles".

En lo que sí hay consenso es en que es más dialogante y menos ideologizada que su antecesor en la federación, el también comunista Julio Sarmiento.

En el PC, sin embargo, evalúan de manera muy positiva la irrupción de esta nueva figura femenina para el partido.

"Tiene mucho ángel, carisma, capacidad e inteligencia para representar a los estudiantes", dice el diputado Lautaro Carmona. Ante una eventual carrera política futura, el parlamentario comenta que "es una decisión de ella".

La dirigenta dice que "siempre voy a estar metida en la política. Voy a continuar en la Jota, después voy a pasar seguramente al partido, y en ese sentido tengo mi proyección política, claramente".

Mientras, Camila Vallejo espera terminar su período en la FECh y titularse. Para eso le falta la tesis, que es "sobre la construcción social de territorios vulnerables"; es decir, la relación entre los efectos de las catástrofes naturales y los lugares más vulnerables socialmente.

 "Hoy se quiere trasladar a la educación superior un modelo de financiamiento que no garantizó mayor igualdad ni calidad"La visión crítica de la dirigenta:-¿Cómo evalúa la reacción del Gobierno ante la movilización estudiantil?

-Yo creo que el actual ministro (Joaquín Lavín) ha sido bastante mediático. Entonces, es más fácil para él, ante los medios, poder dar respuestas inmediatas. Pero siempre han sido en un tono muy despectivo respecto del movimiento. Siempre dice que somos una minoría, que somos violentos, que no corresponde que estemos manifestándonos, que tenemos que ir a clases. Y creo que él debería empezar a dejar un poco esta contradicción de estar dispuesto al diálogo, pero por otro lado deslegitimar la opinión que nosotros estamos levantando.

-Lavín lleva poco más de un año en el Ministerio de Educación.

-El problema acá no es que él tenga que hacer la reforma ahora entera. Sabemos que es una construcción de largo plazo, que tiene que tener una proyección, que tiene sus tiempos. El problema es que no muestra la voluntad política ni da las garantías para poder avanzar en la dirección que estamos planteando. Hoy se quiere trasladar a la educación superior un modelo de financiamiento basado en la demanda, que se aplicó en la educación básica y media, que no funcionó durante treinta años, que no garantizó mayor igualdad ni mayor calidad. La educación sigue tratándose como una mercancía y no como un derecho.

-¿Quiénes cree que son los responsables de que la educación esté como está ahora?

-Esto partió desde la primera reforma de 1981. Pero los gobiernos de la Concertación no se hicieron cargo de volver a lo que teníamos antes, o sea, de cambiar las leyes que fueron impuestas, y sabiendo que eran la parte estructural del problema. Todo el marco normativo era lo que actualmente estaba haciendo crisis en el sistema educacional. Yo creo que se acomodaron mucho al modelo.

-¿Por qué piensa que este año ha estado marcado por tantas movilizaciones?

-Creo que la gente vive un proceso de acumulación de frustración. Empieza a visualizar que el modelo de desarrollo no está dando garantías a los derechos fundamentales. Entonces, la gente siente que por más que la pobreza se vaya superando un poco, la desigualdad aumenta. Hay una concentración de la riqueza, de los recursos naturales y no está quedando nada para el pueblo. La democracia hoy no está representando, no tenemos opción para hacer valer nuestra opinión más allá de los procesos de elecciones.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> La dirigenta ha encabezado, desde el jueves pasado, la toma de la Casa Central de la Universidad de Chile.</p>

 La dirigenta ha encabezado, desde el jueves pasado, la toma de la Casa Central de la Universidad de Chile.


Foto:HÉCTOR ARAVENA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales