DEPORTES

Domingo 25 de Agosto de 2002


Saltan a lo lejos

El jueves se inicia en Indianápolis el 14º Mundial de Básquetbol, que verá en acción a 16 equipos. La selección chilena, por undécima ocasión consecutiva, no estará presente en una cita que ya parece un imposible para el baloncesto local.
Javier Piñeiro Dávila

Hace 53 años que la selección chilena de básquetbol no derrota a Argentina en un Campeonato Sudamericano; hace 43 que no asiste a un Mundial; hace 33 que no supera a Brasil en un torneo continental y hace 23 que no vence a Venezuela en la misma cita regional.

Parece un juego matemático, pero no lo es. Simplemente, el baloncesto nacional se alejó hace tiempo del desarrollo, al punto que los 21 reveses consecutivos con los trasandinos (marca global 7-31), los 13 contra los amarillos (6-29) y los siete ante los "vinotintos" (1-9) no merecen discusión.

El próximo jueves 29, en Indianápolis, se inicia el 14º Mundial de la especialidad. Y Chile, como ha sucedido en las últimas diez ediciones, volverá a ausentarse (ver tablas).

La selección nacional culminó sexta en el Sudamericano de Valdivia 2001, que otorgó cuatro plazas para el Premundial de Neuquén, en el que Argentina, Brasil y Venezuela aseguraron sus plazas para la cita mayor.

Buscar las raíces del subdesarrollo ha dado ­y puede dar­ para una lata tertulia. Básicamente, en todo caso, emerge una causa principal: una estructura débil desde las primeras fases de la práctica de la actividad (infancia), en la que se manifiesta la carencia de jugadores altos (consecuencia, en parte, de la falta de tallas grandes en la sociedad chilena, lo que se agudiza con la inexistencia de planes para la detección de talentos a temprana edad).

También podría aducirse que Brasil y Argentina son potencias de nivel internacional, que los cupos son reducidos, que no hay dinero, que no hay una política estatal coherente... En fin.

Un pasado mejor

Hubo una vez en que el básquetbol chileno pudo competir. Fue en tiempos en que el profesionalismo no se había impuesto en otras latitudes y, entre aficionados, las distancias eran menores, así como hoy acontece cuando un equipo de fútbol juvenil se mide con un europeo.

Chile remató tercero en dos Mundiales: 1950 y '59. En este último, que organizó, fue beneficiado por las sanciones a Unión Soviética y Bulgaria. Puede añadirse también un sexto lugar en el "Extraordinario" de 1966, jugado en Valdivia.

Y hay más sextos puestos: Juegos Olímpicos de Berlín '36, Londres '48 y Melbourne '56. También un quinto: Helsinki '52; un tercero: Panamericanos del '51 y dos títulos: Sudamericano de 1937 (Valparaíso) y Sudamericano de Clubes Campeones (Thomas Bata, el '67).

Pero ya no están Luis Carrasco, José González, Enrique y Luis Ibaseta, Eduardo Kapstein, Rafael Salamovich, Pedro Araya, Rufino Bernedo, Juan Ostoic, Víctor Mahana, Hernán Raffo y Juan Guillermo Thompson, por nombrar un puñado de aquellos jugadores dirigidos por entrenadores como Jesús Magaña, Kenneth Davidson, Luis Valenzuela, Stephan Spandarian y Juan Arredondo.

Así, por ahora no queda más que observar desde muy lejos a los 16 quintetos que competirán en Estados Unidos, a cuatro de los cuales Chile derrotó en un Mundial: Yugoslavia (dos veces), España, Brasil y Puerto Rico.

Rugirán en Indiana

El año en curso es de fiesta para el baloncesto: del 29 de agosto al 8 de septiembre se disputa el 14º Mundial masculino; y del 14 al 25 de septiembre, en China, el 14º femenino (al que la selección chilena tampoco asistirá).

La cita que más interés genera es la que se desarrollará en Indianápolis, que constituirá la primera vez que Estados Unidos organiza el certamen.

Bajo la dirección técnica de George Karl, el local es el favorito para recuperar el título obtenido por Yugoslavia en 1998 (ver tabla), cuando la huelga de la NBA obligó a improvisar un quinteto.

Ahora, a despecho de lesiones y falta de interés por participar, Estados Unidos anuncia un equipo fuerte, que no repite ningún nombre de Sydney 2000.

La lista incluye a los bases Andre Miller, Baron Davis y Jay Williams, al escolta Reggie Miller (campeón mundial en 1994 y olímpico el '96), al 2-3 Michael Finley, los aleros Antonio Davis, Paul Pierce y Shawn Marion; y los internos Elton Brand, Ben Wallace, Raef LaFrentz y Jermaine O'Neal.

Candidatos al podio, también figuran la Yugoslavia de Predrag Stojakovic, la Rusia de Andrei Kirilenko y la misma Argentina de Emanuel Ginóbili.

Visiones desde Chile

Juan Ostoic (mundialista en 1950 y '54): "Tal como nuestro básquetbol está estructurado, no tenemos salida. Este es un deporte escolar-universitario. Y si los colegios no desarrollan un básquetbol competitivo, es imposible surgir. Así, pasarán mil años antes de que volvamos a un Mundial".

Patricio Briones (pívot): "En un futuro no muy lejano, va a aparecer la persona que ponga los pies sobre la tierra y busque los talentos. El ejemplo es Argentina, en donde, como dijo alguien por ahí, de 10 mil salieron 10. Se necesita voluntad y seriedad".

Miguel Herrera Sepúlveda (presidente de la Federación de Básquetbol de Chile): "Quizás pasarán muchos años y dirigentes a cargo de la Federación. Por ahora, es algo muy lejano. Hay que trabajar bastante".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
REGGIE MILLER ESCUCHA A GEORGE KARL. El escolta y el entrenador estadounidenses marchan rumbo al oro.
REGGIE MILLER ESCUCHA A GEORGE KARL. El escolta y el entrenador estadounidenses marchan rumbo al oro.
Foto:AP


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales