DEPORTES

Lunes 30 de Septiembre de 2002

CAMPEONATO NACIONAL: SERIE N3
Luis Ignacio Rosselot ya está enfocado

El viñamarino ganó su segunda fecha seguida y recuperó terreno en el torneo, a pesar de su pobre inicio de año. ¿Westermeier? Abandonó de nuevo.
Él mismo lo sabía: pudo perder la carrera en varias oportunidades durante el fin de semana, pero por esos azares del destino, Luis Ignacio Rosselot (Nissan Primera) terminó por segunda fecha corrida en lo más alto de la N3 (distintas marcas de 1.601 a 2.000 cc.).

El sábado ya había sufrido con un pinchazo, pero ayer los problemas fueron mayores. En el polémico segundo tramo del día, destruyó una llanta y de pasada se quedó sin frenos. Aun así pudo continuar sin ceder demasiada ventaja, principalmente porque sus perseguidores más cercanos también sufrieron los rigores de la pedregosa ruta talquina.

Superada la zona compleja, Rosselot ya tenía la victoria amarrada por más de un minuto y medio de ventaja sobre Cristóbal Geyger (Chevrolet Astra) y Ramón Ibarra (Hyundai Coupé). Estos dos últimos disputaron con reloj en mano el segundo lugar en los dos primes restantes. ¿Qué paso? Por capacidad conductiva ganó Geyger e Ibarra, quien superó un rotura en la caja de cambios para llegar a esa instancia, desperdició una oportunidad inmejorable de quedar al tope de la clasificación en la N3.

Rosselot, ajeno al duelo, disfrutaba: No he hecho nada mejor o peor que en las primeras fechas, sólo he tenido más suerte. No me la llevé gratis, en todo caso: todo lo que se rompió del auto hay que remplazarlo (dos amortiguadores y tres llantas) y eso es caro. No podemos correr más en caminos como estos, sentenció.

¿Y Luis Westermeier? Quien ganara las tres primeras fechas del año tuvo un fin de semana negro. Primero no le encontró la vuelta a su auto, notoriamente más lento que en otras ocasiones, y ayer terminó por abandonar, luego de cortar los amortiguadores en la segunda especial del día. Nos estamos hundiendo y ya casi no nos queda la ventaja que teníamos antes. Tratamos de cambiar, pero no pasó nada, reflexionó el aún líder de la N3, pero por tan sólo un punto.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
LAS ESCARPADAS rutas rompieron muchos autos, pero no el de Rosselot.
LAS ESCARPADAS rutas rompieron muchos autos, pero no el de Rosselot.
Foto:José Miguel Pérez, Enviado Especial
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales