REVISTA DEL DOMINGO

Domingo 13 de Diciembre de 2009

Carolyn McCarthy
Experta en Chile para Lonely Planet

A los 21 años, Carolyn McCarthy partió a recorrer el mundo. Sus padres habían muerto hacía poco y ella, sola, decidió buscar su destino. Pronto lo encontró: Carolyn se enamoró de la Patagonia y, más tarde, se convirtió en una de las autoras de la famosa Lonely Planet, para la cual acaba de publicar una nueva guía de trekking en el fin del mundo.  
Por Sebastián Montalva W.  No lo dice por publicidad. Lo dice porque, realmente, fue así. La primera vez que Carolyn McCarthy viajó sola fuera de su país iba con una guía Lonely Planet bajo el brazo. ¿El título? México. ¿El objetivo? Aprender español. Y, de paso, buscar su destino. Tenía veintiún años. "Mi plan era viajar en bus con una amiga, pero ella se bajó a último momento", recuerda. "Así es que de pronto me encontré sola con mi Lonely Planet y fui tomando confianza. Me puse a viajar de a poquito y me di cuenta de que me gustó, que no era tan difícil. En los viajes uno conoce a mucha gente, así es que al final no te sientes tan solo".

Hoy, once años después de esa experiencia inicial, Carolyn McCarthy sigue viajando. Aunque ya no tiene que conseguir guías: ella misma las escribe. McCarthy es hoy una de las principales autoras de Lonely Planet, la guía de viajes más famosa del mundo, y se ha especializado en Chile y la Patagonia, región que la fascinó desde su adolescencia, cuando además de estudiar literatura trabajaba como guía de rafting y esquí en Colorado, Estados Unidos. "Yo sabía de Chile porque siempre me gustó la montaña, y como esquiadora vi que era importante", cuenta instalada en Puerto Varas, donde vive desde 2003. "Además, había leído muchos relatos sobre la Patagonia y sabía que era una región mítica. Creo que hay un enlace entre la gente de montaña de Estados Unidos y Chile, porque lo ven como un destino para ellos. Si ves los turistas que vienen de Estados Unidos, muchos son de Colorado y alrededores".

Carolyn llegó por primera vez a Chile en 1998. Desde México había ido bajando por Venezuela, Ecuador, Bolivia hasta Buenos Aires, donde consiguió trabajo como profesora de inglés. Pero llegó el verano, sus alumnos se fueron de vacaciones y, entonces, un amigo le recomendó visitar Santiago y conocer el sur de Chile. Carolyn quedó asombrada, sobre todo con el Parque Vicente Pérez Rosales. "Me encantó. Ya no quería regresarme", cuenta.

Después de un tiempo, se puso a trabajar allí como guía de trekking. "Realmente me impresionó la gente de adentro y cómo vivían sin caminos, sin electricidad, como se hacía cien años atrás. Eso me fascinó. Cuando volví a Estados Unidos para terminar mi carrera de periodismo, postulé a una beca Fullbright en Chile. Quería investigar sobre los pioneros de la Patagonia, cómo habían hecho los caminos, su estilo de vida. Entonces me vine a Puerto Varas y comencé a recopilar antecedentes, viajé a lugares aislados, compartí con la gente para que me contaran sus historias".

Sin embargo, su investigación no terminó del todo. La beca se acabó. La plata también. Y entonces, Carolyn McCarthy, una vez más, escuchó a los amigos en viaje. Le dijeron que postulase como reportera freelance para Lonely Planet. Ella, por cierto, no hubiese regresado a Estados Unidos, menos para trabajar en una oficina. Así es que postuló, mandó algunos de sus textos por internet y, a los tres meses, Lonely Planet la tenía viajando por Ecuador para trabajar en una de sus guías.

Desde entonces, Carolyn McCarthy se convertiría en uno de los referentes de Lonely Planet para Latinoamérica, Chile y la Patagonia. Y ella, por fin, podría quedarse en sus queridas tierras del fin del mundo. Sola. Aunque no para siempre.

Si se ha dedicado a viajar sola por el mundo es porque, dice, desde niña fue especialmente independiente. Carolyn, la menor de tres hermanos, nacida en Boston, criada en Massachusetts y Colorado, perdió a sus dos padres siendo muy joven: a los 10 años su padre murió de cáncer; a los 21, su madre falleció por problemas cardíacos. "Eso me hizo darme cuenta de que la vida es corta. Decidí que quería vivir bien y de una forma consecuente. Por otro lado, no tenía padres que se preocuparan cuando tuve que tomar decisiones importantes, así es que pude experimentar situaciones nuevas, me sentí segura para viajar y conocer. Mi mundo se abrió".

Si bien Carolyn McCarthy hoy vive en Puerto Varas ("porque es un lugar tranquilo, no es tan ciudad, hay una comunidad de gente de muchas partes, y es un buen punto de partida para viajar por la Patagonia"), va y viene constantemente. Hace poco, por ejemplo, pasó tres meses recorriendo Panamá para una nueva guía Lonely Planet. "Viajar es una educación excelente", dice. "Uno se encuentra con muchas realidades y toma conciencia de que la realidad para la mayoría de las personas es muy difícil. Te hace dar cuenta de lo afortunado que eres y de que existe más de un camino para la felicidad. En definitiva, uno no para de aprender. Ése es para mí el verdadero sentido de viajar".

Por lo mismo, Carolyn regresa cada vez que puede a Estados Unidos, para visitar a sus hermanos, sobrinos, amigos. "Mi trabajo me lo permite. Allá me doy una buena dosis cultural viendo exposiciones, música en vivo, yendo a cafés y buscando libros. Pero me atrae la Patagonia porque justamente es todo lo contrario: la vida aquí no es tan fácil. Hay que ser creativa, desde cómo preparar la comida hasta cómo entretenerse. Además, en cuanto a trekking Chile es medio salvaje. Hay muchas montañas sin senderos y eso lo hace divertido y, por supuesto, desafiante".

Para su reciente guía de trekking en la Patagonia (ver recuadro), Carolyn pasó varios meses recorriendo, casi siempre sola, los más variados senderos australes. "Chile es diferente de Norteamérica, pero (en comparación con otros países de Sudamérica) no es un shock total. O sea, la seguridad no es un tema aquí, especialmente en el sur. Chile es un país tranquilo, y creo que quienes vienen aquí se sorprenden porque la gente es muy hospitalaria".

-Viajaste también por la Patagonia Argentina. En Chile solemos decir que ellos están mejor preparados para el turismo. ¿Qué crees tú?

"Son muy distintos. En el lado argentino pueden coincidir una comida gourmet, una cerveza casera, un bed & breakfast top. En Chile tal vez haya un hospedaje familiar y te den Nescafé, o algo parecido. Está bien tener buenos servicios, pero yo creo que parte del encanto ahora -según lo que he escuchado de muchos viajeros en la Patagonia- es que cuando ellos llegan a Chile se encuentran con las familias locales. No te reciben como Ah, vienen unos turistas. Hay mucha gente viajando por el mundo que busca eso. Si uno quiere servicios, hay un montón de lugares que los tienen, pero otros buscan encuentros. El turismo también es eso".

-¿En qué parte de Chile ves un futuro potencial turístico?

"Yo creo que Aysén tiene mucho potencial, es un sector lindo y poco conocido, pero después de lo que está pasando hoy en día, con las represas y todo eso, es muy frágil. La Patagonia se ha ido desarrollando de una forma muy rápida, pero yo creo si esa zona se desarrolla de forma industrial nunca va a llegar el turismo allí. Igual, yo creo que los destinos populares de Chile (Torres del Paine, San Pedro, Valparaíso) van a seguir así, porque estos otros lugares, donde cuesta llegar, no se van a desarrollar tan rápido".

-¿Cuáles son tus lugares favoritos de Chile?

"Como escribo de turismo tengo mucho cuidado con los lugares que promociono, porque esos lugares tienen que tener una infraestructura para que venga más gente, si no son muy frágiles. Cuando me visitan amigos los llevo a lugares que me gustan como Aysén, Valparaíso, los pueblos cercanos a San Pedro, el valle de Puelo, el sector de Palena, me fascina también Puerto Williams...

-¿Y qué es lo que no te gusta?

"Mira, lo que me frustra es que yo creo que Chile tiene unos recursos naturales preciosos, pero hay un desarrollo demasiado rápido para explotar la minería, la hidroelectricidad, esas cosas. En este momento está todo en venta. Me parece frágil el tema del manejo de estos recursos maravillosos. Tú vas a un lugar y en cinco años más ya no es lo mismo. Eso me ha tocado ver a lo largo de Chile". 

 Sus favoritosCarolyn ha escrito cinco guías para Lonely Planet. La más reciente es la cuarta edición de Trekking in the Patagonian Andes, publicada en octubre. Desde el sitio de Lonely Planet (www.lonelyplanet.com) se puede descargar en formato PDF (desde 1,68 dólares el capítulo). En Amazon el libro se vende a 16,49 dólares. Al respecto, la autora selecciona sus trekkings favoritos:

Circuito Dientes, Isla Navarino: "Es el trekking más austral del mundo, de cinco días, estás en un bosque fueguino y vas viendo extrañas rocas arriba de la línea de los árboles".

Cerro Castillo, Región de Aysén: "Cerro Castillo tiene una belleza tan interesante como Torres del Paine, pero no hay casi nada allí. Hice un trekking de cinco días por la reserva".

Pampa Frutilla, Puyehue: "Está llegando al Paso Cardenal Samoré, hacia la derecha. Llegas a una pampa, detrás de Antillanca, hay muchos lugares para explorar, cerros al alcance para vistas maravillosas de Chile y Argentina. Nadie anda por allí, eso es lo lindo".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En Pampa Frutilla (Parque Nacional Puyehue), uno de sus favoritos para hacer trekking. <p> </p>
En Pampa Frutilla (Parque Nacional Puyehue), uno de sus favoritos para hacer trekking.

 


Foto:GENTILEZA CAROLYN MCCARTHY


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales