ACTIVIDAD CULTURAL

Viernes 22 de Junio de 2012

 
Parroquia ícono del barrio Yungay no tiene recursos para su restauración

La iglesia de San Saturnino necesita $600 millones para volver a abrir sus puertas. El Arzobispado de Santiago intenta por varias vías su financiamiento.  
GUSTAVO VILLAVICENCIO Resulta paradójico que San Saturnino sea el "patrono de los terremotos" y que desde el sismo del 27-F el templo que lleva su nombre esté cerrado al público por el peligro de derrumbe.

Más curioso resulta que una parroquia que se ubica en pleno corazón de una Zona Típica se encuentre completamente olvidada. Su campanario, inclinado hacia un costado, se puede ver desde varios puntos de la comuna. En su interior, el panorama es aun más desolador: la que un día fue una de las iglesias más hermosas del casco histórico, hoy se encuentra convertida en un "galpón" sin uso, donde el frío entra por las ventanas, que un día fueron vitrales.

En el Arzobispado de Santiago revelan que se necesitan $600 millones para su restauración. "No tenemos los fondos. Esperamos postular en el mes de agosto al Programa de Apoyo a la Reconstrucción Patrimonial del Consejo de la Cultura y estamos explorando otros posibles recursos en programas de reconstrucción posterremoto, más la ayuda de donantes privados", dice el padre Rodrigo Tupper.

Mientras tanto, el párroco Julio Caro ha recurrido al ingenio para seguir reuniendo a su comunidad. "La reconstrucción para nosotros era imposible, ya que nuestros feligreses superan los 60 años y el resto son emigrantes", explica el párroco. Y agrega: "Por eso tuvimos que habilitar una cancha techada, la que con el tiempo hemos ido adaptando como capilla. Llevamos las imágenes que había en el templo, y las bancas; así hemos funcionado en estos años".

El padre Caro cuenta que el terremoto de 1985 ya había dañado severamente a esta iglesia, "y hubo que reforzarla con estructuras metálicas, que con este terremoto no resistieron".

Ubicada a un costado de la plaza Yungay, la parroquia San Saturnino ha sido, desde 1844, el pulmón espiritual de este tradicional barrio del sector poniente de Santiago. De estilo gótico, su planta es rectangular, con una nave central y dos naves laterales. Posee una torre campanario sobre la zona del coro y vitrales en prácticamente todos sus muros.

Su estructura es de albañilería de ladrillo simple en su perímetro exterior y de madera en los pilares interiores y cielo. Los principales daños se encuentran en sus arcos. Además, existen pilares aparentemente cortados. "Gracias a Dios, el terremoto fue de noche, porque de lo contrario habría ocurrido una desgracia", explica el padre Caro.

Fue el arzobispo electo don José Alejo Eyzaguirre quien firmó el decreto para levantar este templo, el 25 de agosto de 1844, dándole el nombre de San Saturnino. En él se venera una vieja imagen de este mártir tallada en madera. La escultura, que antes se encontraba en San Francisco de la Cañada, la trajo de Quito el obispo agustino fray Gaspar de Villarroel.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>El creciente desarrollo</b> del barrio llevó al Arzobispado de Santiago a crear la nueva parroquia en 1844.  
El creciente desarrollo del barrio llevó al Arzobispado de Santiago a crear la nueva parroquia en 1844.  
Foto:CRISTIÁN CARVALLO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales