CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Jueves 14 de Marzo de 2002

"Campo expansivo":
Tres escultores exponen en nueva sala

Hasta fines de abril se exhiben en el edificio Grupo Angelini obras de Aura Castro, Patricia del Canto y Mario Irarrázabal.
CAROLINA LARA B.

Un amplio pasillo que va desde la entrada del edificio Grupo Angelini (El Golf 140), inspiró a la empresa Seguros Cruz del Sur para ocupar el espacio con exposiciones de esculturas e instalaciones. La idea otorga dinamismo a la arquitectura, y promueve además estas expresiones artísticas fuertemente vinculadas al entorno, provocando una instancia de interacción entre el transeúnte y las obras emplazadas.

Así, el fin de semana se inauguró en el lugar la exposición "Campo expansivo", con tres artistas ya consagrados: Aura Castro, Patricia del Canto y Mario Irarrázabal. Esta muestra se refiere a propuestas que trabajan con los límites de la escultura tradicional, jugando con las abiertas posibilidades del volumen y los materiales.

Para Aura Castro se trata de un trabajo hacia la máxima síntesis. En grandes formatos - que alcanzan hasta los 2,40 m- entrega cuerpos simples y líneas depuradas, recreando antiguos templos o altares.

"Son cosas arquetípicas - precisa- , que recuerdan lugares mágicos, naves entregadas como ofrendas al mar, o elementos que representaban deidades".

Son tres trabajos en fierro oxidado hechos entre 1998 y 2000, muy abstractos, minimalistas, que dan cuenta del momento que pasa la artista: "Se trata de una búsqueda de lo absoluto y esencial, con preguntas sobre la razón de nuestra existencia en la Tierra; es un momento de maduración y profundidad en que me he interesado en la astronomía, en la ciencia y la arqueología".

En Mario Irarrázabal, la búsqueda se ve encauzada a través de la figura humana que aquí trabajó de manera fragmentada. Las obras expuestas datan de 1995 y revelan un momento en que intentaba "mirar el mundo a través de lo femenino, donde el cuerpo no era objeto, sino una ventana para descubrir algo nuevo", dice el artista, reconocido por las grandes manos en hormigón que ha instalado en lugares como Punta del Este (Uruguay) y la carretera Panamericana Norte.

Las esculturas ahora expuestas - muy sugerentes y lúdicas- son piernas de mujer sin pies ni cuerpos, erigidas como columnas en bronce, y en posturas que invitan a imaginar las formas ausentes.

Más allá de los límites clásicos, los volúmenes de Patricia del Canto son planteados como "ambientes" dispuestos para integrarse a los espacios expositivos y ser recorridos por el espectador. Tres obras de grandes formatos - hechas entre 1999 y este año- recrean lugares sagrados o cotidianos con elementos como troncos, acero, bronce, arena y piedras.

Conservando el carácter de los materiales, naturales o industriales, los reúne, ensambla o transforma sutilmente, sin prescindir del oficio, pero acercándose a la instalación.

A cargo de Milan Ivelic - director del Museo de Bellas Artes- , una comisión especial es la encargada de definir a los autores y las obras que irán ocupando este nuevo espacio, sin desestimar las propuestas que lleguen por otras vías, desde las tradicionales hasta las experimentales, siempre circunscritas al trabajo con el volumen.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Aura Castro.
Aura Castro.
Foto:Anselmo Córdova


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales