ESPECTÁCULOS

Domingo 10 de Junio de 2012

 
Sebastián Araya y Tamara Acosta: Unidos por el amor y las películas

Se enamoraron hace casi una década, trabajando en el filme "Azul y blanco". Ahora repiten como director y protagonista del drama "El lenguaje del tiempo", que ya está en la cartelera local. Por primera vez, ambos hablan juntos de su relación de pareja en el cine y en la vida real.  
 Desde su debut en el cine, con la cinta "Gringuito" (1998), Tamara Acosta hizo en diez años una docena de películas. Pero hace cinco que no se estrenaba ningún trabajo suyo en la pantalla grande. Ahora vuelve con dos nuevos filmes: "Mi último round" -que se estrena el jueves 14 y donde tiene un pequeño rol- y "El lenguaje del tiempo", donde es la protagonista absoluta y en la que trabaja, por segunda vez, con el director Sebastián Araya.

"El lenguaje del tiempo" -estrenada el jueves pasado en la Cineteca del Centro Cultural Palacio La Moneda- es un filme experimental e intimista, que con mínimos elementos y una intensa dramaturgia revisa desde tres puntos de vista la desintegración de una pareja. Pero no sólo es su segunda colaboración con Araya tras la película de fútbol "Azul y blanco". Es la primera vez que trabajan juntos en el cine como una pareja ya establecida, luego que se conocieran y comenzaran su relación, precisamente, durante el rodaje de esa cinta hace ya casi una década.

Son una pareja de "bajo perfil" y no suelen aparecer juntos en las páginas de vida social. Tampoco han dado una entrevista juntos, hablando de su relación. Pese a que trabajaron también como director y actriz en la serie de Canal 13 "Vida por vida", en su nueva película, la colaboración fue mucho más íntima por las características del proyecto.

-¿Cuál fue la diferencia de trabajar en esta película, respecto a "Azul y blanco"?

Sebastián Araya: "Hay ocho años de diferencias, ocho años de ideas e imaginarios que se van transformando con el correr de la vida, los sueños y las experiencias. La primera fue un cuento más clásico, que apuntaba más a la entretención. En 'El lenguaje del tiempo' el camino es otro: la necesidad de instalar una poética. Narrar la vida tal y como la percibo".

Tamara Acosta: "La idea de lo íntimo ronda esta película y eso no sólo tiene que ver con las situaciones y los personajes, también en cómo se pensó y se llevó a cabo el proyecto. La producción fue hecha de forma íntima, en familia".

-¿El ser pareja en la vida real hace más fácil o más difícil trabajar juntos?

T.A.: "Más difícil, porque al estar tan involucrada afectivamente, el proceso del rodaje se vive con más nervios, porque una quiere que todo salga bien, que no haya problemas; y en un rodaje, lo más probable es que los haya. Todo es más intenso. También me pasa que, a veces, en el afán de aportar opino más de la cuenta. Aunque eso no llega a ser un problema, de hecho, nos reímos viendo cómo se mezclan la pareja y la actriz. Por otro lado, la felicidad de estar en un proyecto que uno sabe lo importante que es para tu pareja, es la mejor forma de acompañarlo y ayudarlo".

S.A.: "Para mí es más fácil trabajar con Tamara. Como director, tener más información de una actriz permite una mayor aproximación a su psicología. Trabajar con actores es entrar en sus mundos, uno participa de sus experiencias y de sus historias. Y bueno, con Tamara ya son 10 años juntos. Hay material de sobra para utilizar a mi favor".

El cineasta continúa: "Es verdad que a veces se producen encuentros divertidos. No los llamaría negativos, para nada, pero de vez en cuando en el set la actriz desaparece y aparece la pareja. Es divertido y basta una mirada cómplice para que todo vuelva a la normalidad y de nuevo la actriz me mira como a un director y la pareja se encuentra en la casa, para comer algo rico y reírse de lo absurdo que es trabajar juntos".

-Sebastián, ¿cómo describiría a Tamara como actriz?

"Tamara es una gran actriz, muy dúctil y sensible, esto lo puede decir cualquier director que haya trabajado con ella, no lo estoy descubriendo yo. Es increíble el talento que tiene, es una actriz en estado puro, por eso su fuerza está en la intuición. Ella no actúa, ella 'es' el personaje. En ella los roles suceden, no son interpretados. Debido al amor que nos une, se abren nuevas puertas en mi imaginario. Su compañía me da equilibrio, su sonrisa es una constante inspiración, su talento me ayuda a construir personajes profundos que descubren lo femenino que habita en mí".

-¿Cuáles son sus próximos proyectos en cine? ¿Seguirán trabajando juntos?

S.A.: "'El lenguaje del tiempo' es la primera de tres películas. Luego viene 'La salamandra' y, posteriormente, 'El segundo despertar', donde continuará la exploración de la idea del dolor familiar, del quiebre como eje de la narración y de cómo este sentimiento puede transformarlo todo. 'La salamandra' hablará de la urgencia de edificar una nueva historia para ser aceptado. Y en 'El segundo despertar', la pérdida de una hija es el detonante de la pérdida de realidad y cambio de percepción del protagonista".

T.A.: "¡Y por supuesto que vamos a trabajar en todas juntos! (ríe). Y si no trabajo como actriz, puedo trabajar en muchas otras cosas, hasta el catering puedo hacer. En realidad, me encanta estar con Sebastián en sus proyectos, acompañarlo, disfrutar con él de sus películas, y si alguna vez no doy con el casting de algún personaje, pues nada, feliz de aportar desde otras áreas".

Su próximo filme"La salamandra" será rodado el verano del 2013 y tendrá coproducción con China, tras un premio obtenido por Araya con "El lenguaje del tiempo" en el Festival de Cine Underground de Hong Kong.

 Historia de directores y musasEl cine está lleno de ejemplos de largas y fructíferas relaciones entre directores y actrices que fueron pareja en la vida real. Desde Federico Fellini y Giuletta Masina, que trabajaron juntos en siete películas, hasta Woody Allen y Diane Keaton -primero- y Mia Farrow, después. Otros casos famosos han sido los de Orson Welles y Rita Hayworth, Blake Edwards y Julie Andrews, Roger Vadim con Brigitte Bardot, y el caso -escándalo incluido- de Roberto Rossellini e Ingrid Bergman. Otros casos recientes: Kenneth Branagh y Emma Thompson, Joel Cohen y Frances McDormand y Tim Burton con Helena Bonham Carter.

En el cine chileno, aunque no frecuente, también ha ocurrido. Uno de los casos más emblemáticos es el del director Helvio Soto con la actriz Patricia Guzmán, a quien conoció en el rodaje de "El ABC del amor" (1965). Trabajaron juntos en seis películas más, incluyendo "Lunes 1°, domingo 7", "Caliche sangriento" y "Llueve sobre Santiago". Más: Leo Kocking y María Erica Ramos, que protagonizó los dos filmes del director ("La estación del regreso" y "Entrega total"). Pablo Larraín y su esposa, la actriz Antonia Zegers, han colaborado juntos en tres películas: "Tony Manero", "Post Mortem" y en la aún no estrenada "No".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El director Sebastián Araya y su musa, la actriz Tamara Acosta.<br/>
El director Sebastián Araya y su musa, la actriz Tamara Acosta.

Foto:HECTOR YAÑEZ


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales