NACIONAL

Sábado 1 de Julio de 2006

El militar que comprobó el suicidio de Allende

El general (r) Javier Palacios comandó el asalto final al palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973.

Tras una misa en la parroquia de la Virgen del Carmen de Viña del Mar fue sepultado en el cementerio Parque del Mar de Concón el general (r) de Ejército Javier Palacios Ruhmann, fallecido a los 83 años.

Su viuda Inés Maceratta enfatizó que él "nunca tuvo sangre en sus manos".

Palacios, casado dos veces y padre de dos hijas y un hijo, egresó de la Escuela Militar en 1941 y se desempeñó en la Guarnición de Punta Arenas, en la Academia de Guerra, de la que fue profesor, y en otras unidades hasta 1963, cuando fue comisionado por un año a Fort Beninng en Estados Unidos. En el gobierno de Frei Montalva, en 1968, fue ayudante secretario del ministro de Defensa, Juan de Dios Carmona, luego comandante del Regimiento Maipo, 2do.de Línea de Valparaíso y agregado militar en la embajada de Chile en Bonn hasta 1972, año en que fue nombrado director de Inteligencia del Ejército.

El 11 de septiembre de 1973 comandó las fuerzas militares que ocuparon La Moneda. Allí fue herido en una mano, la que vendó con un pañuelo del teniente Armando Fernández Larios.

Éste, en un gesto de admiración, le envió un mes después ese pañuelo "porque no tengo el derecho a mantenerlo en mi poder y, por lo mismo, lo hago llegar a usted, pues comprendo que esa sangre generosa lo ha transformado en una verdadera reliquia", según le expresó en una nota.

El episodio trascendió a ambos y quedó como un testimonio más de aquel día en que encontró el cuerpo de Salvador Allende en la Sala Independencia de La Moneda, instantes después de haberse suicidado.

A los pocos días, entrevistado por la revista "Qué Pasa", el general dijo que, a su juicio, los que más daño habían hecho al país fueron "aquellos que pretendieron introducir en nuestra Patria ideologías foráneas; marxistas obsesionados por un cambio de sistema que no tenía futuro".

El general Pinochet lo nombró vicepresidente de la Corfo entre marzo de 1974 y abril de 1975. Al asumir, Palacios puntualizó que ante él sólo valdrán "los antecedentes funcionarios y no los políticos o los informes mal intencionados".

Después de su retiro, en 1977, fue designado en Nueva York como presidente de la Chilean Trading Corporation, como se conoce allá a Corfo, entre 1982 y 1987.

Con el tiempo, empero, adoptó una posición crítica hacia Pinochet, la que reflejó en algunas entrevistas concedidas a medios como "Apsi" y "La Época", abogando por el éxito de la gestión que iniciaba el recién elegido Presidente Aylwin en 1990 para que lograra que las Fuerzas Armadas "vuelvan a su redil".

Asimismo, sostuvo que seis años como máximo debió haber sido el tiempo del gobierno militar y "mi querida institución estaría en un prestigio muy alto y al general Pinochet, estoy seguro, lo estarían aplaudiendo".

Paradojalmente, seis años atrás la Cancillería chilena recomendó no salir del país a 38 chilenos involucrados por el juez Baltasar Garzón en el proceso en España por violaciones a los derechos humanos. Entre ellos se incluyó al general Palacios.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El general (r) Javier Palacios falleció a los 83 años de edad.
El general (r) Javier Palacios falleció a los 83 años de edad.
Foto:ALEJANDRO CARBALLAL
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales