DEPORTES

Jueves 7 de Septiembre de 2000


Agustín Salvatierra

El líbero y capitán de Palestino piensa - y dice- lo suyo. El santiaguino cree que la incómoda posición de su equipo en el torneo no corresponde a los nombres del plantel y que las urgencias dirigenciales impiden siquiera aspirar a grandes logros deportivos.
Pasar de jugar frente a 30 mil personas a correr frente a 200 tiene sus ventajas. Por lo menos yo, en Palestino, estuve más cerca de ser seleccionado que en Colo Colo.
Agustín Alex Salvatierra Concha nació en la capital de Chile el 7 de diciembre de 1970. Futbolísticamente hablando, sólo se ha puesto tres camisetas: la del Club Social y Deportivo Colo Colo (entre 1987 y 1995), la del Club Deportivo Palestino (de 1996 a la fecha) y la roja de la selección nacional (1996). Como entrenadores, tuvo a Arturo Salah (1987/90), Mirko Jozic (1990/93), Vicente Cantatore, Ignacio Prieto y Eddio Inostroza (1994), Gustavo Benítez (1995), Germán Cornejo (1996), Orlando Aravena y Jorge Aravena (1997), Manuel Pellegrini (1998), Juan Carlos Carotti (1999) y actualmente, Ricardo Dabrowski, además de Nelson Acosta en el combinado nacional.

¿Cree, al igual que el ex entrenador del club, Rodolfo Dubó, que Palestino está desequilibrado?

Lo que yo creo es que la experiencia de los más viejos del plantel se complementa con la juventud de los otros. Nuestro problema no es ese. A nivel inmediato, nos cuesta mantener la regularidad. A largo plazo, lo que falta es que podamos contar con un equipo durante dos temporadas consecutivas.

Por nombres, Palestino...

...No ha reflejado lo que debería, no está donde debiera (hoy está antepenúltimo con 12 puntos). Nuestro gran problema ha sido que no mantenemos la regularidad. Somos poco constantes. Nos mandamos primeros tiempos horribles y luego jugamos como nunca. Somos un equipo de mediana o baja estatura, pero muy bien dotado técnicamente. Pero, como regalamos goles, después nos cuesta un mundo... en la Eurocopa quedó claro casi siempre: el que hace el primer gol, gana.

¿Cómo se mantiene la motivación año a año si los objetivos dirigenciales apuntan a proyectar jugadores para venderlos y a no descender?

Para nosotros, los jugadores que ya no estamos en proyección, es fatal que Palestino sea un club surtidor de jugadores. Todos los años se comienza con un equipo y poco a poco se va desmoronando todo el castillo que se ha armado. Lamentablemente, eso no depende de nosotros

¿Sigue pensando que a fin de año van a estar entre los ocho primeros?

La meta ha cambiado, pero no para mal: queremos ganar un tramo y entrar a la Liguilla. Ojalá que si lo conseguimos, se den cuenta de que este equipo hay que mantenerlo y no desarmarlo.

O que los refuerzos no sean parches.

Es curioso porque Ricardo Dabrowski le saca el jugo a los jugadores, sabiendo que después igual va a terminar quedándose sin ellos. Y a veces, algunos jugadores que llegan, no lo hacen para el equipo sino de manera más individualista, es decir, como diciendo si juego bien aquí, me voy a fin de año. Y somos los que quedamos los que debemos lidiar con la complicación.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El Cucho aún no cumple 30 años, pero es el jugador-emblema de Palestino.
El Cucho aún no cumple 30 años, pero es el jugador-emblema de Palestino.
Foto:Eduardo Beyer
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales