ARTES Y LETRAS

Domingo 14 de Agosto de 2005

FOTOGRAFÍA. Los fabulosos Valck:
Tres generaciones tras la cámara

Con el libro "Los pioneros Valck. Un siglo de fotografías", que se publica esta semana, se inicia la serie "Relatos del ojo y la cámara" que recuerda el trabajo de algunos pioneros de la foto nacional.

MARCELO SOMARRIVA Q

"Los pioneros Valck" es el primer volumen de la colección "Relatos del ojo y la cámara" dedicada a recoger el trabajo de algunos pioneros de la fotografía chilena, dirigida por Margarita Alvarado, antropóloga visual, y Mariana Matthews, fotógrafa. Este libro muestra el trabajo de tres generaciones de fotógrafos de la familia Valck a través de una selección de fotos representativas precedidas por artículos de Carolina Odone, Mariana Matthews y Margarita Alvarado dedicados respectivamente a reconstruir la historia de estos fotógrafos, a profundiza en sus aspectos técnicos y a estudiar las fotos que los Valck tomaron de los mapuches. La producción y la coordinación de este y los demás libros está a cargo de la fotógrafa Carla Möller.

Pioneros

Cuenta Hernán Rodríguez Villegas, en su trabajo "Fotógrafos en Chile en el siglo XIX", que fue el retratista itinerante Philogne Daviette quien trajo a Chile la técnica del daguerrotipo en 1843. Habían pasado apenas cuatro años desde que el invento se hiciera público en Francia por Daguerre. De acuerdo con Mariana Matthews, la primera oleada de fotógrafos que llegaron a Chile estuvo formada por franceses y norteamericanos; en la segunda -entre 1860 y 1900- se les añadieron ingleses y alemanes.

Entre estos últimos se encontraba Christian Heinrich Valck, nacido en Alemania el 23 de abril de 1826, que llegó a Chile junto a su mujer, Elisse Wiegand, a fines de 1852. La joven pareja se radicó en Valdivia, donde Valck cambió su nombre por el de Cristián Enrique, y al cabo de cinco años abandonó también sus útiles de zapatero para convertirse en fotógrafo.

Según Mariana Matthews las primeras vistas de Valdivia que se conservan, tomadas por Valck entre 1858 y 1859, antes de que un incendio destruyera la ciudad en 1859, revelan que debió haber conocido el oficio antes de llegar a Chile. Si no fue así, lo aprendió rápido. Tampoco se sabe cómo pudo haber conseguido sus equipos de fotógrafo, útiles escasos y de necesidad más bien incierta en lo que entonces se conocía como la frontera. El asunto es que hacia 1867 Valck era "el retratista" de Valdivia, dedicado eminentemente a fotografiar a la comunidad de emigrantes alemanes. Cristián Enrique murió el 17 de agosto de 1899 a los 73 años, pero lo sucedieron sus tres hijos hombres, Jorge, Fernando Maximiliano y Enrique, fotógrafos todos (aunque respecto de este último hay algunas dudas).

El mayor de los hermanos Valck Wiegand, Jorge (1853-1933), trabajó junto al padre hasta que decidió radicarse en Valparaíso en 1875. Allí formó una sociedad con el fotógrafo Félix Leblanc, instalados en el famoso estudio fotográfico ubicado en la convergencia de calles Cruz de Reyes, donde hacia 1840 se habían asentado los hermanos Helsby y que luego ocupó la sociedad formada por el pionero francés Emilio Garreaud y Félix Leblanc. La sociedad entre Leblanc y Valck prosperó hasta fines de la década del noventa. Luego, Valck alcanzó gran renombre repartiendo su tiempo entre las fotografías de la sociedad porteña y sus labores como fotógrafo oficial de los presidentes Ramón Barros Luco y Juan Luis Sanfuentes. Hacia 1924, pocos años antes de su morir, dio un giro interesante a su actividad de fotógrafo e inauguró la productora cinematográfica Valck films.

Su hermano Fernando Maximiliano Valck Wiegand (1859-1909) también siguió el negocio familiar. Hasta 1890 trabajó junto a su padre y luego extendió su actividad desde Valdivia a las ciudades de Concepción y Chillán. Un detalle de su trayectoria fue haber incorporado en su estudio a la pintora y retratista Frida B. de Boehmwald, que se dedicó a la fotografía en las primeras décadas del siglo XX y que probablemente es una de las primeras fotógrafas chilenas.

Enrique, el menor de los hermanos (1868-1932), probablemente también trabajó en los estudios fotográficos de su padre o su hermano Fernando. Al menos, sus dos hijos, Bruno y Arnulfo Valck Momberg, continuaron con la tradición familiar dedicándose a la fotografía y haciendo algunas incursiones en el cine. Arnulfo trabajó en la productora cinematográfica de su tío Jorge, que sólo alcanzó a producir una sola película, "Esclavitud", que dirigió Alberto Santana con escasísimo éxito. Arnulfo, que intervino como camarógrafo en esta película, siguió su carrera profesional en forma independiente trabajando en la filmación de muchas películas, varias de ellas filmadas en Antofagasta, ciudad que alguna vez fue reputada como la Hollywood de Sudamérica.

Poses etnográficas

El legado fotográfico de los Valck no sólo sirve como testimonio de la formación de la colonia de inmigrantes alemanes en Valdivia o para observar la evolución social de las clases altas y medias en las ciudades donde ellos ejercieron su trabajo, sino también como un valioso registro etnográfico. Como observa Margarita Alvarado, Valdivia, al igual que otras ciudades fronterizas, recibía habitualmente la visita de indígenas que viajaban a las ciudades a hacer compras. Las fotografías que el patriarca de los Valck tomó a algunos de estos indígenas son uno de los primeros testimonios visuales de este pueblo, que entonces vivía un momento de esplendor. Se conservan alrededor de cincuenta de estas fotos tomadas por Cristián Enrique Valck, algunas de las cuales fueron reproducidas posteriormente por su hijo Fernando. La mayoría de ellas son retratos tomados según las convenciones: en estudio, con telones pintados y decoración de mampostería. La diferencia está en que en ellos figuran los mapuches en forma anónima, vistiendo sus trajes y atavíos, y en ocasiones representando una "escena étnica".

Entre las fotos seleccionadas en este libro pueden encontrarse pequeñas sorpresas. Puede hacerse por ejemplo un curioso contraste entre dos fotos que tomó Cristián Enrique Valck. En una aparece un grupo de señoras de la sociedad valdiviana pertenecientes al llamado "mate club", donde eventualmente se reunían a conversar y a tomar mate. La fotografía las muestra sentadas en torno a una mesa con poses de calculado relajo mientras una de ellas carga los mates con una tetera presumiblemente vacía. La otra foto muestra a un grupo de señoras mapuches de distintas edades acompañadas de algunos niños. Una de ellas sostiene a una niña inquieta que tiene un raro color negro. Curiosamente, los dos grupos de señoras posan delante del mismo telón, sentadas sobre una alfombra, elegante en un caso, y en el otro tan ordinaria que apenas alcanza a cubrir unos tablones polvorientos.

Las damas del mate club eran tan elegantes como las mapuches, dentro de su respectiva sociedad, nótese que llevan encima una cantidad impresionante de plata y usan ponchos elaborados que revelan su alcurnia. De acuerdo con Margarita Alvarado, es probable que los mapuches fueran a los estudios de los fotógrafos o que ellos mismos se trasladaran al campo cargando cámaras, lentes y escenografías. No se sabe exactamente cómo conseguían que los indígenas posaran para ellos. Sin embargo, una fotografía revela que los ciudadanos valdivianos estaban muy dispuestos a suplantarlos en el caso de que no hubiera mapuches dispuestos a posar, tal como lo hace una señora valdiviana que posó en el estudio prolijamente adornada.

FICHA

Los pioneros Valck
"Un siglo de fotografía en el sur de Chile"
"Relatos del ojo y la cámara"
Varios autores
Pehuén editores 2005


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Una foto de Valdivia en su origen firmada por Enrique Valck
Una foto de Valdivia en su origen firmada por Enrique Valck
Foto:Valck


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales