VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Lunes 23 de Febrero de 2009

Reunión de investigadores en Europa:
Volver o no volver a Chile a hacer ciencia

Jóvenes científicos que estudian o trabajan afuera comparten temores y esperanzas. Quieren regresar, aunque no ahora: las condiciones acá no los alientan, más bien los intimidan.
LORENA GUZMÁN H.

"Si desaparecieran todos los científicos chilenos, ¡no pasaría nada!", las más de 50 personas en la audiencia explotan en carcajadas. "Pero si es cierto", dice con voz seria el Premio Nacional de Ciencias Ramón Latorre.

Defiende este punto: si desaparece la ciencia nacional, la ciencia mundial ni se enteraría.

Son las 18:00 horas, en el Instituto Max Planck de medicina experimental, en Göttingen, Alemania. Es el segundo día de Encuentros, una conferencia de jóvenes científicos chilenos que estudian o trabajan en Europa. Además de hablar de ciencia, se reunieron para discutir de la disyuntiva que los une: ¿volver o no volver a Chile a hacer ciencia?

Todos opinan. En el ambiente se respira algo que los amalgama, que les hace mirar a nuestro país con el mismo prisma. Temor, recelo, expectativa y, por sobre todo, esperanza.

Algunos recién comienzan su doctorado y otros ya lo terminaron y siguen allá, porque no sólo les fue bien, sino porque creyeron en ellos y recibieron ofertas imposibles de rechazar; montar laboratorios completos, trabajar con los microscopios más poderosos del mundo, hacer lo que en Chile simplemente no se hace.

Ojos de extranjeros

No se quejan de llenos, tampoco porque no tengan más opción que volver. Ven a Chile con corazón de chilenos, pero con ojos de extranjeros, de esos que se acostumbraron a trabajar con fondos y laboratorios decentes, a que la gente confiara en ellos y a ganarse las cosas compitiendo y no por "pitutos".

"No entiendo cómo un consejo que habla de innovación, aconseja 'innovar' en la minería o la salmonicultura en Chile; eso no tiene nada de nuevo", dice un estudiante de doctorado en el Max Planck.

"¡Cómo volver a las universidades cuando muchas veces publican llamados para contratar investigadores y todo el mundo sabe que al que contratan ya lleva meses trabajando ahí!", pregunta otro del King's College.

Miguel Allende, del Milenio de Genómica de la Célula de la U. de Chile, dice que "no existe una fórmula para el regreso, pero creo que las cosas se deben profesionalizar".

"Existe un desconocimiento mutuo entre la oferta (universidades y empresas) y la demanda (doctorantes y posdoctorantes), por falta de comunicación. En Chile nos haría mucho bien tener concursos competitivos, con postulantes del exterior de alto nivel", concluye. Sugirió la formación de "una red oficial para coordinar este encuentro virtual y permanente". Bionexa.org, la red virtual de científicos chilenos en el extranjero, ya comenzó a crear esos lazos.


>> Aldo Leal

Bioquímico U. de Chile, Doctor en Bioquímica U. de Leipzig, Posdoctorado encargado de Biomateriales en la U. de Bayreuth.

Quiere regresar, pero duda. "En nuestro país, la ciencia y la educación no son prioritarias, ni tomadas con la seriedad y la madurez requeridas. Ser científico es una profesión socialmente reconocida en Europa, pero en Chile no". Cree que a la ciencia chilena le falta autocrítica.


>> Bernardita Araya

Químico ambiental U. de Chile, doctorado en Biotecnología U. de Cambridge, dirige Investigación y Desarrollo en Recalcine Chile.

Estima que los investigadores con posgrados en el extranjero no ven las universidades en Chile como lugares donde "realmente se puede hacer ciencia de punta. No es que no existan las capacidades, pero no está la infraestructura ni financiamiento para hacer ciencia al mismo nivel que en el primer mundo".


>> Emilio Erazo

Ingeniero en biotecnología molecular U. de Chile, Doctorado en Neurociencias Instituto Max Planck, Posdoctorado Instituto Max Planck, MBA IE Business School Madrid, consultor senior en BioSerentia (Madrid)

"Sueño con volver y fundar una empresa en biotecnología, desarrollarla y expandirla a otros mercados globales", asegura. Dice que es la pobre gestión de las políticas públicas y la falta de comunicación de sus iniciativas lo que tranca a la ciencia.


>> Filippo Pacciarini

Biólogo U. Católica, doctor en biotecnologías aplicadas a la medicina U. degli Studi di Milano, posdoctorado U. de Cambridge. Coordina pruebas de drogas anti VIH en el Medical Research Council de Londres.

Quiere volver, dice que Chile es un terreno virgen para investigar, comparado con los países desarrollados. Pero los recursos económicos son limitados y pesa la lejanía geográfica.


>> Tomás Egaña

Ingeniero Biotecnología Molecular U. de Chile, Doctorado en Biología Humana U. de Lübeck, candidato a doctor en Farmacología U. de Chile, investigador U. Técnica de Munich.

"Volver es difícil para un científico, pero no lo es más que para otro profesional que vive en la burbuja de los países ricos", opina. "Lamentablemente, no podemos contratar once buenos futbolistas para tener un equipo competitivo, pero sí podemos hacerlo en ciencias".


>> Felipe Opazo

Ingeniero en biotecnología molecular U. de Chile, doctorado en neurociencias Instituto Max Planck, posdoctorado en el Instituto Europeo de Neurociencias. Cree que se hará tentador volver "cuando políticos y empresarios entiendan que el desarrollo va muy ligado con mejorar la educación e investigación". Alega que no hay una base de datos que le haga seguimiento a quienes salen de Chile a hacer un postítulo.


Õ Frente al aumento de las becas

Fue consenso; ninguno cree que el aumento de becas al extranjero en forma aislada sea lo correcto. Así lo ven desde afuera.

Felipe Opazo financió su doctorado y su posdoctorado con platas alemanas. "Chile debería usar sus recursos para capacitar gente en el país, aumentar los fondos para investigar, traer científicos de afuera, comprar tecnologías. Hay miles de formas de conseguir financiamiento para salir, sin llevarte los recursos de Chile". Tomás Egaña concuerda. "¡Cómo es posible que, por ejemplo, un bioquímico chileno venga a doctorarse a Alemania con una beca chilena! ¡Eso es mandar profesionales a trabajar gratis a países ricos!".

"La ciencia en Chile es una de las mejores del mundo en formación de recursos humanos", opina Emilio Erazo. Por eso "es muy importante que las becas tengan un sistema de selección riguroso y serio, no se pueden otorgar becas express".

Bernardita Araya dice que el programa de becas adolece de un plan integral de gestión de los becarios; Chile no podrá absorber a los nuevos investigadores, advierte. Para Aldo Leal, falta planificación a largo plazo. "La primera generación de estudiantes que vuelva a Chile, seguramente reemplazará a los docentes retirados, pero ¿qué pasará con las siguientes generaciones?".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:LORENA GUZMAN


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales