INTERNACIONAL

Lunes 27 de Febrero de 2012

Plebiscito manchado por hechos de violencia en bastiones rebeldes:
En medio de represión estatal, sirios votaron en referendo con el que Al Assad busca legitimarse

Reforma constitucional permitiría el "pluralismo político" y limitaría los períodos presidenciales, pero también permitirá al actual Mandatario quedarse otros 16 años. La oposición llamó a boicotear el proceso y Occidente lo calificó de una farsa.  
 En medio del diario baño de sangre que vive el país, los sirios votaron ayer en un referendo constitucional que incluía una serie de ofertas de reformas democráticas hechas por el régimen de Bashar al Assad, que sus críticos calificaron de tardías y escasas, y que los líderes occidentales describieron como una "farsa".

Los incesantes ataques de las fuerzas estatales, que mataron a 57 personas ayer, y la ausencia de observadores independientes también levantaron dudas sobre la legitimidad de la votación.

Unos 14 millones de sirios fueron convocados para pronunciarse sobre el texto que instaura el "pluralismo político" en el país y reemplaza el artículo 8 de la Constitución de 1973, que establece que el partido Baas "es el dirigente del Estado".

La reforma, sin embargo, está llena de trampas. De partida, le otorga amplias prerrogativas al Presidente, como escoger al Primer Ministro independientemente de la mayoría parlamentaria. Luego, el artículo 88 prevé que el Mandatario sólo puede optar a dos periodos de 7 años, pero el artículo 155 precisa que esto no se aplicará hasta las próximas presidenciales de 2014, por lo que Al Assad -que ya lleva 12 años al frente del país, luego de tres décadas de gobierno de su padre Hafez- podría mantenerse en el poder otros 16 años, hasta 2028.

"Somos más fuertes"

Mientras emitía su voto en la sede de la radiodifusora estatal, Al Assad no mostró señales de ceder ante las demandas internacionales para poner fin a su ofensiva. Y como lo ha hecho antes, desvió la culpa en otras direcciones, asegurando que Siria estaba bajo un "ataque de los medios de comunicación". "Ellos pueden ser más fuertes al aire, pero somos más fuertes en el suelo, y aspiramos a ganar tanto en el suelo como al aire".

La oposición y los militantes contrarios al régimen, que exigen la salida del Al Asad, llamaron a boicotear el referendo, pero el gobierno igualmente logró realizar la consulta. El poderoso aparataje estatal permitió a las autoridades abrir mesas electorales incluso en aeropuertos y puestos fronterizos, así como en edificios gubernamentales, para que votaran los funcionarios.

"Voto porque es la culminación de las reformas del Presidente y si esto tiene éxito, tendremos una democracia", afirmó a AFP Balsam Kahila, de 32 años, en las urnas instaladas en el ministerio de Finanzas en el que trabaja en Damasco. "Voto a pesar de las bandas armadas", añadió, retomando así la versión del régimen que se niega a admitir la importancia de la protesta y habla del "terrorismo" llevado a cabo por "bandas armadas" apoyadas por al exterior.

En Homs, la ciudad más golpeada por la violencia, este supuesto ejercicio democrático pareció no llegar. Hadi Abdalá, militante rebelde, afirmó que recorrió varios barrios tomados por el Ejército Sirio Libre y no vio "a nadie en las calles y ni un sólo centro de votación".

"Esta es la nueva Constitución. El que pide la libertad es bombardeado por los cohetes", afirmaron unos militantes del barrio de Bab Amro en un vídeo difundido en internet que muestra la destrucción de la ciudad.

EE.UU. y sus aliados, por su parte, rechazaron el referendo y lo calificaron como una "farsa" con la intención de justificar la sangrienta represión.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, calificó la votación como "una táctica cínica" e instó a los sirios que todavía apoyan a Al Assad para que le den la espalda: "Es un referendo falso y va a ser utilizado por Al Assad para justificar lo que le está haciendo a otros ciudadanos".

______

Más de 80 mil sirios que han huido en los 11 meses de violencia en su país están refugiados en Jordania, informó el gobierno de Amán.

 Morir o partir, las alternativas del PresidenteLas noticias desde Siria no dejan lugar a dudas: el régimen de los Assad ha decidido resistir, aunque en el intento se lleve por delante barrios, pueblos o ciudades, con decenas de miles de muertos.

Nadie está dispuesto a repetir una intervención externa como en Libia, salvo que la soliciten Turquía y la Liga Árabe, pero si continúa la destrucción de casas y la muerte de civiles, tarde o temprano la potencia regional musulmana y la organización regional más importante exigirán una intervención exterior.

Si la Liga Árabe no la pide, las potencias occidentales concentrarán sus esfuerzos en socavar el apoyo que el dictador todavía tiene en el Ejército.

Se sabe que muchos soldados sirios, en su mayoría sunitas, a las órdenes de oficiales de la minoría alawita, no desertan por miedo a ser fusilados o a represalias brutales contra sus familiares. Pero si el establecimiento de santuarios o refugios en Turquía, Jordania o Líbano lo permite, se organizarán esta primavera (boreal).

Las principales cancillerías occidentales están convencidas de que, debilitando o acabando con el régimen sirio, se debilita a Irán y a su principal marioneta regional, Hezbolá, lo cual es bueno para Israel y bueno para las principales potencias sunitas de la zona.

Desgraciadamente para el régimen sirio, se ha convertido ya en una víctima propiciatoria de un tsunami estratégico que le supera por completo. Para todos, menos Rusia e Irán, los Assad se han vuelto perfectamente prescindibles, un verdadero estorbo, en los tres pulsos estratégicos que condicionarán el futuro de Medio Oriente en los próximos decenios: sunitas frente a chiitas, Islam moderado frente a Islam radical, e Irán frente a Arabia Saudita. Para EE.UU., aunque ninguno de sus dirigentes lo haya reconocido públicamente, Siria ha sido un santuario decisivo para la insurgencia iraquí que, tras ocho años de guerra y miles de muertos, ha obligado al primer ejército del mundo a retirarse sin victoria.

Las conferencias de los países amigos de la oposición siria, previstas para marzo y abril desembocarán, seguramente, en un aumento de la ayuda diplomática, financiera, y, sobre todo, militar a la oposición, condicionada siempre, como sucedió en Libia, a la unificación de los rebeldes y a garantías de que las armas no lleguen a Al Qaeda o Hezbolá.

Pero el miedo a una guerra civil generalizada, que supere las fronteras y salpique a todos los vecinos, complica el rearme del Ejército Libre Sirio. El hecho de que la oposición esté repartida por todo el país y mezclada con la población que apoya al régimen alawita, complica o imposibilita una campaña de bombardeos como la de Libia.

"Mejor malo conocido que bueno por conocer", repiten los defensores de Assad. Es el mismo argumento utilizado por los defensores de Jaddafi y de Mubarak. Sirvió durante muchos años, pero ha quedado obsoleto. Las revueltas árabes han producido el milagro, y cuanto más brutal sea la respuesta del Ejército sirio y más firme la resistencia, más difícil será la supervivencia del dictador o su salida con vida.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>EL APARATAJE ESTATAL</b> convocó ayer a miles de personas a manifestarse en las calles de Damasco a favor del régimen sirio.
EL APARATAJE ESTATAL convocó ayer a miles de personas a manifestarse en las calles de Damasco a favor del régimen sirio.
Foto:FRANCE PRESSE


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales