DEPORTES

Lunes 25 de Abril de 2005

MARCELA CÁCERES:
Me siento exiliada

El año 2004 fue nefasto para la patinadora. Por primera vez desde 1990 no clasificó al Mundial y perdió los beneficios del alto rendimiento. Aun así, está segura de que aún puede entregar más.

LAURA SOLÍS

Hace una década, su nombre llenaba las páginas de diarios y revistas, y su rostro era habitual en las noticias. En 1995, el Círculo de Periodistas Deportivos coronó a Marcela Cáceres como la mejor deportista del año. Nueve medallas, en nueve meses de competencia, le abrieron las puertas a la gloria.

"Fue mucho", admite hoy. "Un deportista puede ser tildado de ser una máquina, pero somos humanos. Es importante sentirse querido y apoyado, más que endiosado. Eso hace daño", dice, con la experiencia que le dan sus 14 años en el alto rendimiento. Años en los que, ininterrumpidamente, integró la selección nacional de carreras en patines en Sudamericanos, Panamericanos de la especialidad, Juegos Odesur y Panamericanos y Mundiales.

A los 29, Marcela Cáceres es hoy una mujer distinta. Más madura. Repasa con orgullo su historial deportivo y aplaude los buenos resultados que ahora consiguen otros: "José Guzmán es un gran velocista. Lo que él y Catherine Peñán hicieron ahora en Mar del Plata es fantástico. Igual que Pamela Verdugo y Siegridt Salinas, quienes han ganado medallas mundiales".

Ahora, cuando por primera vez observa de lejos el cometido de la selección chilena, siente pena, nostalgia e impotencia. Está feliz por sus compañeros, pero desilusionada de las autoridades deportivas, que, según ella, los "discriminan". Y que, en su caso particular, le han "negado una oportunidad".

"Los dirigentes tienen clara la película: quieren una medalla de un deporte amateur en Beijing 2008. Pero no pueden discriminar a los deportes que no son olímpicos. No a una disciplina que le ha dado tanto al país, como las carreras en patines".

-¿Por qué dices que los discriminan?

"Porque no es justo que te digan que un año sirves y al otro no. En los Odesur de La Habana '91, los únicos oros fueron de Gert Weil y Francisco Fuentes. En Mar del Plata, Alberto González y yo. Hasta entonces se premió con medallas cada prueba. En Winnipeg '99 y Puerto Rico 2003 cambió la normativa y eso nos afectó: promediaban los resultados de dos o tres especialidades para otorgar una presea. Así y todo, Guzmán y Verdugo aportaron dos platas. Pero ahora que no estamos en el programa de los Odesur de Bolivia 2006, no servimos. Los analistas ven que no conviene invertir en nosotros. Pero en 2007, para los Juegos Panamericanos de Brasil, nos van a llamar".

-¿Y cómo te afecta a ti?

"En varias cosas. Tuve el Proddar (Programa de Apoyo a Deportistas de Alto Rendimiento) desde 1992 hasta noviembre de 2004, pero cuando me fue mal, me quitaron todo. Deportistas con mi currículum no figuran en ningún proyecto. Si hubiese ganado una medalla olímpica, sería más valorada...".

-¿Realmente sientes eso?

"Es que ahora sólo valen las medallas. Si no cumples con esa meta, lo pierdes todo".

-¿Te parece justo?

"No. ¿Cuántos se mantienen 14 años en el primer nivel? Todo lo que tuve me lo gané corriendo. Pedí una oportunidad y me le negaron".

-¿Qué pediste?

"Que me apoyaran hasta junio, porque voy a participar en los clasificatorios para el Mundial de China (agosto). Pedí implementación, porque los patines y las ruedas son caros. No me la dieron. Pedí permanecer en el hotel del CAR hasta junio, para entrenar como corresponde. Y me dijeron que tenía que irme el 31 de marzo. Sólo me dejaron el almuerzo de los lunes, los miércoles y los viernes, más algunos beneficios de salud. Francisco Fuentes me entrena gratis; mi preparador físico, Carlos Santis, también. Para mantenerme activa acabo de vender mi casco y mi bicicleta profesionales, ahora sólo troto. Agoté todos los conductos regulares y nadie me recibió. Hasta el alcalde de Santiago (Raúl Alcaíno), quien me dijo que lo fuera a ver, ahora no me contesta".

-¿Por qué seguir, entonces?

"Porque me encanta. Considero ilógico que una deportista que sale quinta y sexta del mundo en 2003 sea crucificada. El pasado fue un mal año, pero quiero irme bien".

-¿Sientes que te están obligando a retirarte?

"Los analistas me lo dijeron en la cara: que cometo un gran error al seguir, que ya gané lo que tenía que ganar, que cuando me retire me darán una beca de estudio. Me siento exiliada".

-¿Y si no clasificas a Beijing?

"No sé. A lo mejor varios se alegrarían, pero yo opté por el deporte. Toda mi plata la invertí en mantenerme en el alto rendimiento. Si hubiese hecho negocios, no habría conseguido todo lo que mi currículum dice hasta 2003. Antes de un Mundial iba a otros torneos y me lo pagaba yo, compraba buenos patines...".

-¿Cómo estás físicamente?

"Nunca he tenido una lesión grave ni nada que me impida entrenar bien. Sólo necesito paciencia".

El futuro

-¿Lamentas no haber estudiado una carrera?

"Para nada. Ésta ha sido mi carrera y, aunque no le importe a nadie, es mi vida. Entreno todo el día, estoy enfocada en las competencias".

-¿Qué harás después?

"Una de mis grandes frustraciones es no haber formado una familia. He resumido mi vida en el patín, quizás por miedo a que no me resulte mezclar las cosas. A veces me gustaría tener otra vida".

-¿Otra vida?

"Digo, algo más. Un marido o hijos, que me vieran desde la galería. Alguien más que mi mamá cuando termina el entrenamiento. La parte afectiva ha sido mi talón de Aquiles. Siento que tengo tiempo para eso, pero no para el deporte".

-Con todo lo que has vivido, ¿valió la pena entregarle tu vida al deporte?

"Sí. Todo lo que he conseguido es hermoso, pero quiero que termine bien y no que me obliguen a dejarlo".

MUNDIALISTA

Desde Colombia 1990 hasta Venezuela 2003, Cáceres participó en todos los mundiales. Espera volver en agosto, en Beijing 2005.

SUS MEJORES MOMENTOS

1995. Es la gran figura chilena en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata. Gana un oro, dos platas y dos bronces.

En agosto, conquista dos bronces en los primeros Juegos del Pacífico, en Colombia.

En noviembre, en el Mundial de Australia, obtiene

las primeras medallas chilenas de la especialidad (plata y bronce).

Recibe el premio a la mejor deportista del año.

1996. Estuvo a punto de no viajar al Mundial de Italia, en Venecia, por criticar la gestión de los dirigentes de su federación. Finalmente, acude y regresa con un bronce en la prueba de medio maratón.

1998. Después de sus malas actuaciones en los Mundiales de 1997 y 1998, se reivindica en los Juegos Odesur de Cuenca, Ecuador. Conquista cuatro medallas: platas en cinco mil pista y 10 mil ruta, y bronce en 15 mil pista y 10 mil ruta.

1999. En los Panamericanos de Winnipeg, gana la prueba de los 15 mil metros por eliminación en ruta, pero su quinto lugar en la prueba combinada y su sexto en cinco mil puntuación le niegan la presea.

2000. Remata en el segundo lugar en el maratón de Long Beach, detrás de la campeona mundial Julie Glass.

2001. Finaliza cuarta en los 10 mil metros ruta del Mundial de Francia.

2002. Cuarta en los 10 mil combinados del Mundial de Bélgica.

2003. Quinta en la prueba de 10 mil relevos, junto con Siegridt Salinas y Leslie Armijo, del Mundial de Venezuela.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Toda una vida en patines. Comenzó a los cuatro años.
Toda una vida en patines. Comenzó a los cuatro años.
Foto:Mauricio Palma


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales