VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 17 de Marzo de 2007

Edificio Corporativo BCI:
El nuevo hito del Barrio El Golf

Asimétrico, esbelto y luminoso se levanta el edificio corporativo del banco Bci en Avda. El Golf. En su arquitectura, desarrollada conjuntamente por Borja Huidobro y la oficina A4, dialogan vanguardia y alta tecnología, de la misma manera que lo hacen sus espacios interiores, equipados con muebles Vitra, y los pisos de la presidencia, decorados por Enrique Concha y Diseñadores Asociados.
Vea galería de fotos

Texto, Beatriz Montero Ward. Fotografías, José Luis Rissetti

Marcar la diferencia. Esa fue la idea que guió el proyecto del nuevo edificio corporativo del banco Bci, obra del reconocido arquitecto Borja Huidobro en conjunto con los miembros de A4 –Sebastián di Girólamo, Germán Zegers y Cristián Valdivieso–, oficina con la que el profesional trabaja en Chile.

El concepto de diferenciarse debía reflejarse en todo el proyecto, desde lo macro a lo micro, de un modo explícito; reconocible en su imagen desde lejos.

La tarea fue un verdadero desafío para este equipo, pues ellos son autores de varios otros vanguardistas edificios ubicados en la misma Avda. El Golf, donde se levantaría la nueva construcción. Y era imperioso marcar la diferencia. Pero como talento no les falta, después de analizar el terreno, el plano regulador, la orientación y los requerimientos del cliente, decidieron plantear una figura arquitectónica y urbana especial que, además de relacionarse con la esquina curva de su emplazamiento, regalara a la ciudad una extensa plaza verde cuyo recorrido interior uniera Avda. El Golf con calle Bernardita.

- Esta propuesta –explica Di Girólamo– se debió, por una parte, a la geometría irregular del sitio y, por otra, a que la normativa lo seccionaba en dos zonas: en una era factible construir oficinas y en la otra, sólo viviendas. Frente a esta situación, optamos por entregar ésta última, con generosidad, al uso público.

Siguiendo la idea de hacer ciudad, en todo el perímetro de la fachada poniente diseñaron un jardín con cascada de agua que cae hasta el zócalo. "Este tipo de actos está siempre presente en nuestros proyectos. No hay duda de que para los transeúntes y la gente del barrio es mejor escuchar el ruido del agua que el de los autos", agrega Borja Huidobro.

El inmueble, de 18 pisos de altura y 28.860 m2 construidos, está compuesto por dos volúmenes: uno grande que mirado desde arriba parece un bote, y que actúa de eje fundamental, y otro piramidal que se desprende del primero hacia adelante, y que los arquitectos llaman "el diamante". Su forma, así como el tratamiento de sus tres fachadas, no surgió caprichosamente, sino como una forma de responder a diversos requerimientos. Por ejemplo, para satisfacer la necesidad de plantas libres que permitieran completa movilidad a las estaciones de trabajo, resolvieron sacar la estructura de pilares hacia fuera, al máximo, generando una interesante cara sur con un juego de columnas cubiertas de acero, de 50 cm de diámetro por 80 metros de alto.

Asimismo, esta demanda de flexibilidad en el layout, los llevó a disponer los sistemas de aire acondicionado por el piso y a analizar rigurosamente la forma de optimizar la energía. "Debíamos controlar la entrada de calor solar por el norte y el poniente para lograr una máxima eficiencia de climatización. Así, después de investigar, surgió la posibilidad de poner una doble piel de vidrio que permite trabajar con mucha luz pero sin el efecto de calor", explica Di Girólamo. Huidobro agrega, "De lo técnico surge un asunto estético en relación a la fachada y se configura este diamante que da brillos, reflejos, y que le otorga al inmueble un aire etéreo y liviano".

Este es el primer proyecto de un edificio de oficinas en que Huidobro y A4 se encargaron, también, de la arquitectura interior. En él trataron de proyectar hacia dentro los mismos valores de levedad y luminosidad que se expresaron hacia el exterior, a través de materiales como el vidrio. "Con ese criterio se trabajó en la elección del mobiliario de los pisos 2 al 16, tomando en cuenta, además, la dinámica de cambio permanente que requería el banco", explican. Y entre todas las propuestas se escogió la de la firma suiza Vitra, representada en Chile por los arquitectos Ramón Valdés y Pablo Valenzuela.

- Además de plantear una estación de trabajo dinámica, que puede tomar distintas posiciones según las necesidades del usuario, propusimos una manera nueva de manejar el layout de un piso. Se trata de una lógica de uso con un circuito, que va desde que la persona sale del ascensor hasta que se sienta en su escritorio- , indica Valdés.

Bajo este innovador esquema surgieron recintos e instancias que no existen en una oficina convencional, como el "corral técnico", donde están la impresora, fotocopiadora, máquina de café, estante para la correspondencia, gabinete para chaquetas y un alto mesón que sirve como punto de sociabilidad y organización de material antes de instalarse a trabajar. Además, cada planta cuenta con dos salas polivalentes para reuniones privadas con clientes, en las que el ejecutivo dispone de todo el material necesario para conectarse en línea y realizar cualquier operación, y sectores de estar ambientados con sillas Cone rojas del diseñador Verner Panton.

Vitra también equipó el casino, la cafetería para el público, el auditorio y la mesa de dinero, con mobiliario de alto diseño realizado por afamados profesionales como Jasper Morrison, Antonio Citterio, Mario Bellini y Alberto Meda.

Otro de los grandes involucrados en este proyecto fue la oficina de Enrique Concha y Diseñadores Asociados. Ellos trabajaron el lobby, en conjunto con Huidobro y A4, creando allí un gran espacio de exhibición para una colección de joyas mapuches. Pero también se encargaron de la decoración de los pisos 17 y 18, donde están la presidencia, gerencia general, directorio y comedores.

- Para dar un fuerte aire de modernidad a estos espacios se pensó en un mobiliario especial, de líneas muy simples y sobrias, y de alta calidad. En los ambiente también destaca la presencia de obras de arte –parte de la colección del banco–, todo dentro de un marco sobrio y para nada ostentoso- , explica Concha.

Como una manera de agregar señorío, seleccionó algunos interesantes muebles de época, entre ellos, una cómoda Federal americana, un escritorio Regencia, un par de sillas francesas Luis XVI con tapiz original y un arcón gótico de fines del siglo XVII.

- Básicamente, tratamos de imprimirle a los recintos un carácter noble, que va a perdurar en el tiempo, mezclando diseño y arte de vanguardia con piezas clásicas. Pienso que en este proyecto, en su totalidad, no falta ni sobra nada- , sostiene el diseñador.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
1. En la planta zócalo, a la cual se accede a través de un espacio abierto de doble altura, se encuentran las cajas de servicio al público.
1. En la planta zócalo, a la cual se accede a través de un espacio abierto de doble altura, se encuentran las cajas de servicio al público.
Foto:José Luis Rissetti


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales