ACTIVIDAD CULTURAL

Domingo 19 de Junio de 2005

Cincuentenario:
Irrumpe el arte geométrico adueñándose del primer plano

Tres exposiciones en Santiago revitalizan el movimiento que surgió en Chile en 1953 bajo el nombre de Grupo Rectángulo.

VÍCTOR M. MANDUJANO

Con dos Guerras Mundiales de por medio, el arte geométrico llegó a Chile con más de cuatro décadas de retraso, y se entiende. Las raíces de esa tendencia deben buscarse en el Constructivismo, un movimiento de arte abstracto surgido en Rusia en 1913 de la mano del pintor y escultor Vladimir Tatlin (1885-1953), influido en un primer momento por las esculturas cubistas de Picasso.

En 1920 ya se habían sumado al grupo Alexander Rodchenko (también fotógrafo), Naum Gabo y Antón Pevsner. Los dos últimos publicaron en Moscú el Manifiesto Realista, donde exponen los principios teóricos del nuevo estilo que defendió los ideales del funcionalismo y la abstracción. También en Europa, Piet Mondrian contribuyó con sus planos coloridos y geométricos a dar fortaleza a esta corriente creativa que buscaba las formas y los colores puros.

En Chile

La simiente inspiradora desembarcó en el país en 1953 con el Grupo Rectángulo. Sus principales exponentes fueron Ramón Vergara Grez, Elsa Bolívar, Ximena Cristi, Matilde Pérez, Waldo Vila, Mario y Aída Carreño, y Gustavo Poblete.

"El arte es un arte de ideas", sostenían, con lo que eliminaron de su horizonte la representación y la corporeidad de las formas plásticas.

En 1962, Ramón Vergara Grez precipitó la segunda fase del constructivismo no figurativo al fundar el movimiento Forma y Espacio con motivo de una muestra internacional que integró a constructivos de Argentina y Uruguay, entre los que se encontraba Joaquín Torres García. En su espíritu, la variante chilena buscó las raíces del constructivismo precolombino al comprender que "la cultura tecnológica derivaba muy pronto en artefactos de entretenimiento, decoración y publicidad".

Se unieron en su etapa inicial Adolfo Berchenko, Miguel Cosgrove, Elsa Bolívar, Gabriel Chellew, Kurt Herdan, Robinson Mora, Claudio Román y Carmen Piemonte, entre otros. Durante los 70, Forma y Espacio fue parte de una tendencia reconocida en Latinoamérica como Geometría Andina.

A medio siglo de su fundación, la corriente parece tomar un inusitado vigor: el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) inauguró el miércoles la exposición "Poblete expone", de Gustavo Poblete (1915); la Galería de Arte Isabel Aninat presenta una retrospectiva de Matilde Pérez (1920), y la sala permanente del Museo de Bellas Artes en el Mall Plaza Vespucio tiene, hasta el 10 de julio, la exposición "Geometrías", con obras de 12 artistas chilenos, entre ellos Ramón Vergara Grez (Mejillones, 1923):

"Hemos caído en una relatividad y en una aceptación de todo. Por eso hemos perdido el sentido analítico y crítico. Esto también alcanza a la pintura, a la escultura y a la plástica. Y no hablo de las artes visuales, porque no creo que todo lo visual sea arte", dice Vergara Grez.

-¿Cómo se genera este movimiento geométrico?

"Vendría a ser una intuición que tuve desde muy niño, de que la realidad no se manifestaba de un modo óptico, como espectáculo del ojo. Que atrás había algo que la sostenía. También me pude dar cuenta de que era el cosmos. Tenemos un principio y un fin en sí mismo y esto se relaciona con otras unidades que a veces son otras especies, otros universos. Así lo pensé cuando sentí el agotamiento de la fórmula impresionista y expresionista que ha vuelto más tarde con el Informalismo. El manifiesto de Rectángulo es citado hoy por todos los movimientos de arte geométrico y de arte moderno en América Latina".

-¿Qué permanece de esa primera generación de Rectángulo y de Forma y Espacio?

"Ambos se interrelacionan. Pero es Forma y Espacio el que alcanza la abstracción absoluta. Ese es un principio básico en la consideración de las características de nuestro lenguaje. A raíz de ello, creí que lo que había que poner en evidencia era el hueso de la realidad, la armazón de la realidad, y no el exterior que marcaba el Impresionismo".

-¿De esa generación de fundadores, quiénes han persistido?

"Uno de los valores que lamentablemente se embarcó y tomó otras líneas (lo cual la ha perjudicado en su vigencia) es Elsa Bolívar. Luego vino Carmen Piamonte (que también está haciendo otra cosa). Cosgrove es quien más se ha mantenido entre los jóvenes. El chileno sigue siendo pacifista en el fondo y agresivo en la forma. Responde con mucha agresión, sobre todo en el momento que estamos viviendo. Debiéramos tener un lenguaje para expresar ese momento. Esto es muy importante para ver qué es el movimiento Forma y Espacio y qué es lo que está vigente. Con aportes creativos y no con copias de lo que se hace afuera".

-¿Significa que sus principios continúan vigentes?

"Creo que Chile, por su estructura, debería ser un país de geométricos. Un principio inicial lo veo en el hecho de que no trabajamos, no persistimos. Forma y Espacio ha sido para mí un campo de exploración, porque muchas veces sentí cansancio, con el martillo en el mismo clavo, porque el resto prefería adueñarse de restos de las tendencias de afuera. Nadie miraba su paisaje que no fuera desde un punto de vista anecdótico. Y la abstracción absoluta, como la que hay que perseguir (según mi porfía), es un problema que se desarrolla dentro de ese contexto. En estos días estamos viendo una especie de debilitamiento de las bases de Forma y Espacio. Muchos están reclamando porque dicen que la disciplina es esterilizante. Con eso reflejan una verdad: el chileno no puede ser disciplinado, o está lleno de contradicciones. Todo sirve, todo vale. Los que hablan de decadencia es porque Forma y Espacio está reflejando lo mismo que observan todas las decadencias de nuestro medio, porque el chileno no persiste. Algunos colegas a veces me nombran como el causante de esta academia o de esta prisión ante la cual están reaccionando. Ellos también caen en lo mismo cuando hacen geometrismo, que requiere de un vuelo, de una inteligencia y de una metafísica. La gente prefiere entenderlo como la abstracción de un mueble. Forma y Espacio debería ser un sueño. Poesía pura. La experiencia que recogimos con la gente que tenía más edad no es del todo satisfactoria. No es el futuro. Tenemos más bien que mirar a los jóvenes y la Sección Áurea convertirse en nuestro instrumento básico, en nuestro silabario, ya que ha existido siempre. Está en las relaciones de la naturaleza. El arte abstracto es el mayor esfuerzo intelectual que hace el hombre".

En el cinetismo

Un camino paralelo fue el emprendido por Matilde Pérez: "Soy pionera del arte cinético en Chile, y creo que de casi de todo. No soy farsante, pero me doy cuenta de que se me han ocurrido cosas y las he aprovechado". En su exposición de la Galería Aninat (Alonso de Córdova 3053) exhibe piezas seleccionadas para su retrospectiva en el Museo Nacional de Sao Paulo. Además, presenta por primera vez una maqueta a gran escala de su proyecto de plaza pública, donde trabaja fundamentalmente con la ilusión óptica en el acero.

Su lenguaje se conjuga hoy entre el arte cinético y el minimalismo, donde las formas abstractas se reducen a combinaciones de redes seriales, horizontales o verticales, presentando un espacio sin un foco o centro compositivo. Su obra bidimensional es nítida en la utilización de la forma y el color e investiga en los efectos visuales de las formas. En las obras de arte cinético, el resultado es un efecto visual de movimiento al desplazarse frente a ellas. "En el movimiento no hay limitación de nada, sólo la capacidad mental. También presento obras electrónicas y otras que no son nada de corrientes", dice.

"En algún momento estuve en Forma y Espacio, pero ahora pertenezco a mi espacio no más. Uno va haciendo cambios en la vida y llega el momento en que lo que se hace no coincide con ellos. Entonces para qué seguir ahí".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ramón Vergara Grez mantiene en pie los principios que dieron origen al movimiento hace medio siglo. Su obra participará en una exposición de 3 mil artistas del mundo que se montará en noviembre en los Emiratos Árabes.
Ramón Vergara Grez mantiene en pie los principios que dieron origen al movimiento hace medio siglo. Su obra participará en una exposición de 3 mil artistas del mundo que se montará en noviembre en los Emiratos Árabes.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales