PORTADA

Sábado 18 de Diciembre de 1999

Acto Ecuménico:
Exhortación De la Iglesia a Lavín y Lagos

Monseñor Francisco Javier Errázuriz los llamó a asumir un compromiso de respeto al servicio del país y a construir la unidad en la pluralidad.
Igualmente los instó a preocuparse por los más desposeídos, con un estilo de campaña que no atente contra la fraternidad.
El Presidente Eduardo Frei dio gracias porque los chilenos viven en libertad y democracia.
Comandante en Jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, agradeció por el silencio de las armas y la paz en las fronteras.
El inédito acto cívico, religioso y ecuménico para celebrar los 2.000 años del nacimiento de Jesucristo, fue el escenario elegido anoche por el Arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, para exhortar a los candidatos presidenciales Joaquín Lavín (Alianza por Chile) y Ricardo Lagos (Concertación) a que desarrollen un estilo de campaña que no atente contra la fraternidad sustancial de los chilenos, sino que la construya.

A ellos, así como también a los comandos que los apoyan, les dijo que lo que todo Chile quiere percibir durante las semanas previas a la segunda vuelta electoral es un espíritu constructivo de respeto, de amor a la verdad, de servicio al país, de compromiso con su bienestar material y espiritual, y de preocupación por los más desposeídos.

Monseñor Errázuriz los invitó, en el nombre de Jesucristo, a hacer del año 2000 un tiempo de gratitud y de gozo, de renovación y compromiso, y a darle en él un lugar central a la persona de Jesús, y a su herencia espiritual que vivifica nuestra cultura.

La exhortación del prelado co-bra especial trascendencia por el momento político que vive el país, puesto que, por primera vez en su historia, se ve enfrentado a una segunda vuelta electoral en virtud de la bipolarización que surgió en la elección del pasado domingo 12 de diciembre.

La ceremonia de anoche reunió, ante un escenario levantado en la Plaza de Armas, a más de tres mil personas, encabezadas por el Presidente de la República, Eduardo Frei; a todo su gabinete; a los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, y a representantes del mundo civil, religioso, cultural, político y social.

Especialmente invitados concurrieron los candidatos presidenciales de la Alianza por Chile, Joaquín Lavín, y de la Concertación, Ricardo Lagos, quienes llegaron a las 21.40 horas acompañados de sus respectivas esposas, para ubicarse en los lugares previamente asignados, ante el estrado ubicado frente a la Catedral Metropolitana, junto a las autoridades presentes.

El acto, cuyo lema central era "Con Cristo Abramos las Puertas al Nuevo Milenio", fue transmitido en directo por Canal 13, TVN y Megavisión.

La acogida que encontró esta iniciativa superó las expectativas de sus organizadores (monseñor Errázuriz, el padre Joaquín Alliende y el alcalde de Santiago Jaime Ravinet) así como de las autoras de la idea, las periodistas Marta Sánchez, Gloria Stanley y Mónica Domínguez. La ceremonia, que siguió un orden cuidadosamente confeccionado, se dividió en tres momentos litúrgicos: Alabanza y Adoración; Momento de Reconciliación; y las Bienaventuranzas. En cada uno de ellos intervinieron los representantes del mundo civil, militar, religioso y político, así como de los gremios y los empresarios.

El Presidente Eduardo Frei leyó un breve mensaje dando gracias porque los chilenos viven hoy "en libertad y democracia" y el país avanza por los caminos crecientes de justicia y solidaridad.

El Comandante en Jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, a su vez, agradeció por "el silencio de las armas" y la paz en las fronteras, así como por el encuentro de los chilenos en un camino de unidad.

A su vez, la diputada María Rozas (DC) dio gracias por la dignificación del trabajo, mientras que la diputada María Pía Guzmán (RN) pidió que se valorizara a la mujer, a la esposa y la chilena trabajadora como la imagen de la madre de Jesús.

El presidente de la Asociación Chilena de Exportadores, Ronald Bown, dio gracias porque en Chile se han creado fuentes de trabajo y pidió que el crecimiento económico favorezca a los más necesitados, en quienes - dijo- se reconoce el rostro de Cristo.

El profesor Ernesto Livacic, dio gracias a quienes como Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Claudio Arrau, y tantos otros, han contribuido a dar identidad a la cultura chilena.

La historiadora Sol Serrano, integrante de la "mesa de diálogo", a su turno, pidió perdón a las familias de los detenidos desaparecidos y de los miembros de las Fuerzas Armadas muertos por injustas agresiones.

El animador de televisión, Mario Kreutzberger (Don Francisco), junto a un niño discapacitado, pidió perdón por aquellos menores afectados de malformaciones y expresó su esperanza de que logren mejores condiciones de vida.

Benito Baranda, presidente de la Comisión Nacional para la Superación de la Pobreza, pidió perdón por los maltratos a los niños así como por los abusos sexuales y la pornografía, en tanto que el diputado Jaime Orpis (UDI) abogó porque más jóvenes chilenos puedan ser librados del flagelo de la droga. Y, en un mensaje grabado en Italia, el seleccionado nacional Marcelo Salas pidió perdón por no saber proteger ni conservar la naturaleza.

El mensaje final estuvo a cargo de monseñor Errázuriz, quien invitó a todos los asistentes a celebrar el año 2000 conforme a su sentido originario, como una fecha que une a los chilenos.

Al iniciar sus palabras, el prelado pidió que la paz del Señor esté con todos los presentes y los invitó a darse la paz entre ellos, gesto que tuvo particular significado al estrechar sus manos Ricardo Lagos y Joaquín Lavín.

En su intervención el arzobispo de Santiago expresó que "en nuestra patria la inmensa mayoría comparte la fe en Cristo. Y todos los chilenos, también los que profesan otra religión y aun los que no creen en Dios, reconocen con sinceridad que en nuestra cultura hay una siembra sobreabundante de valores que llegaron a nuestra patria por Jesús de Nazaret", expresó.

Más adelante habló sobre la huella del Buen Pastor y dijo que ella se puede reconocer en tantos lugares de oración y de predicación, de alabanza y reconciliación, que se multiplican a lo largo de nuestra geografía.

Monseñor Errázuriz resaltó que la fuerza vivificante del Evangelio está profundamente enraizada en la cultura de los chilenos y que no hay valor humano que no haya adquirido entre los chilenos, por la vida y la gracia de Jesús, una mayor fuerza y nobleza, un sentido más profundo y un aliento de superior esperanza.

"Así ocurre con la dignidad humana, en virtud de la vocación de ser hijos de Dios. Así ocurre con nuestra convivencia, porque quienes se saben hijos del mismo Padre, en verdad son hermanos entre sí. Así ocurre con el pluralismo, como espacio de la búsqueda de la verdad y del mutuo enriquecimiento, ya que estamos llamados al conocimiento, al respeto y a la paz", dijo.

Luego habló del valor inestimable del ejemplo de Cristo, en cuanto a dignificar el trabajo, a comprometerse con la verdad, a practicar la justicia y a avanzar por el camino de la sana convivencia.

Terminado el acto, los candidatos a la Primera Magistratura de la Nación coincidieron en el importante significado del encuentro celebrado en la Plaza de Armas.

Joaquín Lavín, candidato de la Alianza por Chile, señaló que reinó un espíritu de unidad, "que espero persista no sólo durante esta campaña, sino que todo el año 2000", destacando como "un gesto importante no sólo en lo personal para ambos, sino también para el país", el haberse saludado con Ricardo Lagos, en el momento de darse la paz.

El abanderado de la Concertación, por su parte, valoró la jornada y su significado y aseguró que tanto él como Lavín, van a satisfacer "plenamente" la exhortación que les formulara monseñor Errázuriz.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales