ACTIVIDAD CULTURAL

Martes 17 de Abril de 2012

Biografía de bolsillo:
Libro recupera la lúcida conciencia de Clotario Blest

Maximiliano Salinas aborda la fe en el Cristo Obrero y la lucha democrática del fundador de la CUT.  
Romina de la Sotta Donoso "Mientras no desaparezcan el hambre y la miseria, no podrá haber democracia y, sin ésta, no podrá haber paz", dijo Clotario Blest en 1957. Para el investigador Maximiliano Salinas, ése es el mayor legado del fundador de la Central Única de Trabajadores (CUT): "Su convicción de postular una democracia no formal ni frágil ni de apariencias, sino una nacida de la vida y las necesidades del pueblo, verdaderamente portadora de la paz", dice el académico de Historia de la Usach, quien acaba de publicar una biografía de Clotario Blest (1899-1990) en la colección "Grandes de Chile" de la Editorial Usach.

"Para las iglesias, su testimonio es el del hombre libre, identificado sin intermediarios con la figura de Jesús", dice, y agrega: "Él nació en el Chile del triunfo de la oligarquía: un mundo muy ceremonioso y austero. Un Chile nada de democrático, con un Estado organizado militarmente bajo una severa disciplina, jerarquía y autoridad".

También destaca el rico mundo popular de entonces, con espacios de lucha, juerga y esparcimiento. Mundo que Blest conoció y amó. Y el romance fue mutuo. Salinas lo demuestra con décimas de Santos Rubio, cantor que "supo llegar con una profundidad mística al conocimiento de un místico".

La biografía aborda la intrepidez del dirigente social, y revela cómo muchos políticos -incluido el Presidente Ibáñez- intentaron seducirlo con honores y glorias. "Quisieron aprovecharse de él para sus propios fines, pero no hubo caso. Era insobornable. Y al comprobar su independencia invulnerable, lo combatieron", confiesa Salinas, quien hace resonar a Gabriela Mistral en el libro. "Existe una íntima sintonía social y espiritual entre ambos. Él la admiró profundamente, por su espíritu rebelde, de pobreza y franciscanismo". Blest aplaudía que ella hubiera descubierto "ese filón de oro y diamantes oculto en la masa anónima: nuestra alma proletaria, humillada y escarnecida por los déspotas de esta tierra, pero siempre pura y grande".

En 1962, por protestar contra el bloqueo de Cuba, Blest estuvo tres meses preso en la Cárcel de Santiago, en el Patio de los Cogoteros, quienes lo protegieron. "Usted nos ha enseñado que todos somos hermanos. ¡Así lo hemos tratado!", le dijeron. "Siempre se emocionaba al hablar de esa amistad. Ese espíritu cristiano no lo conoció en los ambientes formalmente humanistas y cristianos", confiesa Salinas.

Blest, el clásico manifestante de overol, arrastrado incluso a los 80 años por las Fuerzas Especiales, fue el emblema de la no violencia. "Tenía un carácter apasionado, entusiasta y jovial. Aunque le dolían en carne propia las violaciones a los derechos humanos, no se dejaba llevar por el derrotismo o el espíritu de venganza. ¡Su alma estaba llena de paz!", recuerda Salinas, y profundiza en su espiritualidad: "Es expulsado del seminario por sus actitudes rebeldes frente a las autoridades eclesiásticas de la época. Ante el Cristo Rey, propugnado como un emblema contra la descristianización de la sociedad impulsada por el ideario liberal, él reacciona con la imagen del Cristo Obrero, un Jesús no restauracionista, sino humilde e identificado con los humildes, los plebeyos, los trabajadores", dice Salinas.

>> "Clotario Blest fue un hombre de excepción", dice Maximiliano Salinas.>> 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales