INTERNACIONAL

Domingo 23 de Noviembre de 2008

Creciente industria aeronáutica:
China fabrica sus propios aviones y les muestra sus dientes a Boeing y Airbus

El dragón asiático acaba de vender su primer aparato comercial y próximamente construirá un superjumbo.

GONZALO VEGA SFRASANI

La ambiciosa industria aeronáutica china acaba de vender a una empresa estadounidense su primer avión regional comercial, en lo que es el primer paso de un programa para tener su propia industria de aeronaves, capaz de hacerle el peso a las gigantes Boeing y Airbus.

En una operación que involucró unos US$ 800 millones, la sociedad estadounidense Gecas, filial de General Electric, firmó un pedido de cinco unidades -con opción de compra de 20 más- del ARJ21, o "avión regional avanzado para el siglo 21", también conocido como "Fénix volador", aparato con una capacidad de entre 75 y 85 asientos (ver infografía) que compite con la brasileña Embraer y la canadiense Bombardier.

"Es el mayor encargo que China ha recibido nunca, y es la primera vez que aviones desarrollados y fabricados en el país entran al mercado de EE.UU.", destacó Zhang Qingwei, presidente de la Corporación de Aviación Comercial de China (Comac), la que ya ha recibido pedidos para fabricar 181 aviones para el mercado nacional.

¿Qué hay detrás de todo esto? La ambición de China de convertirse en una potencia mundial en todos los campos.

"El éxito o fracaso del ARJ21 no puede ser medido solamente en cuanto a las ventas, sino en el paso que da al preparar a la industria aeroespacial nacional para convertirse a futuro en un competidor global", señala David Wolf, director de Wolf Group Assia, con base en Beijing.

Pero el dragón asiático es ambicioso y quiere más. Ya anunció que se embarcará en la fabricación de un superjumbo de gran tamaño, que compita con la europea Airbus y con la estadounidense Boeing, compañías que se reparten el mercado chino de la aviación civil, en fuerte crecimiento.

Con una inversión inicial de US$ 2,8 mil millones, China iniciará su fabricación antes de 2014. Y en 2020 ya debieran estar los primeros modelos en el mercado.

Mano de obra barata

El aparato será diseñado y montado en Shanghai con algunas piezas fabricadas en el extranjero. A fin de comercializar el avión en el mercado mundial, la Comac tiene previsto establecer sucursales de ultramar en Europa, EE.UU., Hong Kong y Rusia.

Rohit Jaggi, columnista de aviación y motos del diario Financial Times, afirma a "El Mercurio" que China tiene una ventaja frente a sus competidores: "Una mano de obra barata. Los fabricantes aeronáuticos chinos tendrán bastante trabajo que hacer a mediano plazo para satisfacer la demanda, sin preocuparse de ser aceptados por Occidente. Mirando más allá de la actual crisis económica, habrá una creciente demanda de más aviones comerciales".

Como señaló la edición online de The Economist, muchos expertos foráneos dudan de que alguna vez las líneas aéreas occidentales estén preparadas para comprar aparatos chinos. "Pero, como en otros campos, China está jugando un juego solitario".

EN CIFRAS

3.815
nuevos aviones de pasajeros añadirá China a su flota aérea civil en los próximos 20 años.

390 mil
millones de dólares representará la demanda china de aviones civiles en las próximas dos décadas.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales