NACIONAL

Domingo 9 de Abril de 2006

Carabineros allanó su casa en La Pintana:
Se suicida sospechoso del descuartizamiento

Se trata de Jorge Martínez Arévalo, el heladero que inicialmente se vinculó como pareja homosexual del asesinado joven drogadicto Hans Pozo Vergara.
PEDRO LEZAETA Y RODRIGO VERGARA

"Buenas tardes, OS-9 de Carabineros". Eso fue lo único que escuchó Jorge Martínez Arévalo (41) antes de salir corriendo hacia el interior de su fábrica de helados en La Pintana.

Los policías a cargo del caso del descuartizado Hans Pozo tenían que realizar una entrevista de rutina por su cercanía con la víctima. Pero el sospechoso no quiso responder nada. Lejos de cooperar, se encerró en una pieza, gritó unos segundos y se mató de un tiro en la cabeza.

Ésa es la versión de los efectivos que llegaron a las 15:35 horas a la microempresa de Martínez, en Venancia Leiva con Santa Rosa, sector sur de Santiago.

El fallecido, quien también trabajó para la Municipalidad de La Pintana, desde un principio fue identificado como pareja homosexual de Pozo por sus vecinos y conocidos.

Esta tesis la siguió el OS-9 de Carabineros, que ahora tiene elementos para sospechar de que fue en las cámaras de refrigeración del negocio de Martínez donde Hans Pozo pudo ser mantenido tras ser asesinado. Se piensa que en ese recinto fue donde lo desmembraron. Ello habría ocurrido tras una presunta disputa por el robo de un celular, unas joyas y algo de dinero.

Según fuentes policiales, en un sector posterior de la empresa fueron encontrados rastros de sangre, al parecer, humana y ropa que pertenecería a Hans Pozo Vergara.

Las primeras apreciaciones de los policías apuntan a que el arma usada por Martínez podría ser la misma empleada para matar a Pozo.

Cerca de las 18 horas se detuvo a otros tres presuntos implicados en el crimen. Dos de ellos fueron llevados a la Brigada de Homicidios, y el tercero a un cuartel de Carabineros.

Pedradas y gritos

Además de la tensión del procedimiento dentro de la fábrica de helados, la policía debió lidiar con una serie de pobladores que atacaron carros y efectivos a pedradas. Fuerzas Especiales tuvo que acordonar el área con un importante contingente. Además, el hermano de Jorge Martínez, Róbinson, las emprendió contra los uniformados, asegurando que ellos habían matado a su familiar. "Ellos se metieron a la casa y le pusieron dos tiros", vociferaba. Posteriormente fue a prestar declaración ante la policía que buscaba a Martínez para realizar sólo una entrevista de rutina cuando se supo de su cercanía con Hans Pozo, quien lo visitaba frecuentemente en su oficina.





Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales