ARTES Y LETRAS

Domingo 5 de Septiembre de 2010

Paradigmas de la sociedad actual:
Artistas del aislamiento

Waldemar Sommer Soledad, incomunicación y aislamiento parecen ir convirtiéndose en paradigmas de nuestra sociedad actual. Pese a las proclamas de solidaridad, de hermandad entre los hombres, se impone el individualismo egoísta, infecundo, sin más horizonte que lo inmediato e inmanente. El arte, como sensible barómetro del sentir universal, sabe reflejar el problema. En nuestro propio país, por ejemplo, coinciden en probarlo ciertos expositores que, coinciden en Santiago. Así tenemos las obras ofrecidas por las galerías D21, Isabel Aninat y Patricia Ready. En pleno corazón de Providencia, la primera de ellas muestra seis artistas alrededor de la idea de "La isla absoluta". Es decir, se propuso a éstos producir metáforas personales de una reclusión insular, pero en desplazamiento permanente. Al modo de como sucede en una nave espacial. Veamos, a continuación, en qué medida soluciona el desafío cada uno de aquellos autores.

Encabeza el grupo de nombres, en su mayoría poco conocidos, nada menos que Alfredo Jaar. Entrega un panel de quince fotografías con color, de 2005, y un video del presente año. Ambos "The sound of silence" se complementan estrechamente. El primero capta interiores y exteriores de la isla sudafricana donde estuvo preso Nelson Mandela. El segundo, mientras tanto, se detiene en un detalle pleno de intimismo, dentro de la enrejada celda de confinamiento. Esta visión de utensilios elementales, perteneciente al conjunto fotográfico citado, además se va desvaneciendo de manera gradual, para surgir de nuevo en su integridad. Aquí, la simple y expresiva belleza visual se convierten en la metáfora más potente de todo lo exhibido en D21.

En cuanto al resto de los concurrentes, Cristóbal Lehyt acierta mejor con el video excelente de una casa en ruinas en medio del desierto, donde el recorrido culmina con un mítico NO, grabado sobre un destartalado muro interno. Entretanto, su dibujo impreso de un "Trabajador" posee cierto aire beuysiano. Un tercer integrante del grupo, Carlos Navarrete, obtiene una adecuada interpretación de la isla, a través de un cuarteto fotográfico, protagonizado por vegetales diminutos, aislados en macetas diversas. No siempre sucede lo mismo con el resto de los expositores. Si Claudia del Fierro convence a través de un casi agujero circular, que nos hace vislumbrar un paraíso vegetal en la ladera, su video resulta confuso y rebuscado, no alcanzando a explicarse por sí mismo. No olvidemos que, también, el buen acercamiento conceptual no necesita recurrir a explicaciones. Francisca García, por su parte, aporta el rostro de la habitante de una colonia nuestra autónoma y famosa, mediante seis placas de plástico superpuestas e iluminadas. Aunque de argumento poco claro, más gracia ostenta su par de figuras femeninas impresas sobre el vacío. Por último, la construcción en acero de Mario Navarro nos parece temáticamente lejana y poco interesante como volumen.

Manuela Viera-Gallo

Una instalación permite a Manuela Viera-Gallo concretar su idea de confinamiento e incomunicación, en el pequeño subterráneo de Galería Isabel Aninat. Consiste ella en un enorme teléfono de madera, descolgado, con un corte radical en el cordón y que marca siempre ocupado. El video de una habitación en desorden y abandonada se agrega al objeto anterior. Sin embargo, las dos imágenes no armonizan plenamente entre sí ni el participante electrónico resulta explícito. Otra exhibición -por desgracia, hoy termina- nos conduce a una segunda cima respecto a interpretación plástica de la idea de aislamiento y soledad. Es, en Galería Patricia Ready, la de Alicia Villarreal. Nos proporciona un conjunto de caseros jardines en miniatura, recolectados y colocados cada uno como impresión fotográfica de contornos netos sobre relucientes fondos blancos. Al mismo tiempo, las vasijas que sirven de soporte a esas plantitas vulgares constituyen un segundo actor capital: albos envases reciclados, que van desde tambores viejos hasta botellas partidas o bases de estufas desechadas. Descontextualizados, maceteros y vegetales subrayan su potencia visual sobre el blanco absoluto del soporte. Desde luego, la artista sabe simbolizar la nostalgia humana por la naturaleza lejana. De ese modo, estos verdaderos paisajes privados alcanzan un lirismo de rica proyección conceptual.

"La isla absoluta"

Lugar:

Galería D21,

de Providencia con Lyon

Fecha:

hasta el 25

de septiembre´

"No signal-sin señal"

Lugar: Galería Isabel Aninat

Fecha: hasta fines de

septiembre

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales