VIDA Y SALUD

Miércoles 5 de Diciembre de 2001

Salud:
Investigan las virtudes medicinales del ajo

Ayuda a combatir la hipertensión arterial y previene la diabetes y los ataques cardíacos.
El ajo se ha usado para detener a los vampiros, pulverizar a las bacterias, curar los hongos de los pies y dar sabor a los espaguetis. Ahora, en Israel, un grupo de científicos está empeñado en conocer sus secretos medicinales.

Investigadores del Instituto de Ciencias Weizmann están investigando la alicina, un compuesto que utiliza la naturaleza para proteger al ajo de los insectos, hongos y bacterias. El bioquímico David Mirelman, del Instituto Weizmann y director de un equipo de científicos que clonó el gen de la alicina, sintetizó y estabilizó la molécula, altamente volátil, que es responsable de todo lo bueno y malo del ajo. Su penetrante olor es el resultado de una reacción química que crea la alicina al combinar el sustrato, alina, con una enzima llamada alinasa.

Las pruebas realizadas por Mirelman y otros estudios científicos mostraron que la alicina es muy eficaz para prevenir la hipertensión, tratar la diabetes, curar la diarrea, reducir el riesgo de ataques cardíacos y destruir las células cancerosas. En pruebas con ratas de laboratorio, los científicos también hallaron que el ajo impide engordar e incluso podría servir para adelgazar.

Mirelman lo llama el "medicamento maravilloso" y dice que está a la altura de la aspirina, descubierta hace más de un siglo y todavía altamente eficaz para prevenir accidentes cerebrovasculares, entre muchos otros males. "Se ha demostrado que la alicina influye sobre los microorganismos, por lo que es un antibiótico, es decir, mata a los microorganismos".

El bioquímico israelita se interiorizó de las propiedades medicinales del ajo en un viaje a China, donde conoció su gran efectividad como remedio contra la disentería. Un equipo de médicos del hospital Tel Hashomer, también en Israel, usó la alicina de Mirelman en pruebas en ratas para comprobar si efectivamente puede combatir la hipertensión arterial y prevenir la diabetes y los ataques cardíacos. La sustancia destruyó la acumulación de placas en las arterias coronarias y redujo los síntomas de diabetes y la tensión arterial en ratas alimentadas con altas dosis de fructosa.

Durante las pruebas, los investigadores se dieron cuenta de un efecto secundario interesante. Ninguna de las ratas que recibió alicina engordó. Por ello, esperan realizar tests en ratas obesas para ver si la alicina sirve para adelgazar. Mientras tanto, Mirelman, está tan seguro de la eficacia de la alicina que la toma todos los días mezclada con yogur.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales