ESPECTÁCULOS

Sábado 11 de Octubre de 2003

Perfil
Roberto Márquez: el Illapu irreductible

El líder del grupo es el dueño de la marca y de la empresa Márquez Ltda. a cargo de dirigir los destinos del grupo. Su palabra es ley.
GABRIELA BADE

¿Qué músico de Illapu no podría abandonar el grupo? Roberto Márquez. Él es el líder del conjunto desde su nacimiento en Antofagasta en 1970 y así se ha mantenido hasta hoy, capitaneando la evolución de un conjunto fracturado por la más
reciente decisión de su líder: irse a México.

Entre algunos cercanos al grupo, la actual aventura tiene carácter de incomprensible. Eric Maluenda, uno de sus músicos históricos desde 1974, dejó su militancia en febrero pasado, cuando su disidencia del proyecto México lo obligó
a renunciar a Illapu para quedarse en Chile.

Con el anuncio esta semana del regreso a Chile de Luis Galdames y de Cristián Márquez, ya son tres los músicos que el conjunto estaría perdiendo en menos de un año. La lectura es evidente: hay una crisis al interior de Illapu, a pesar de que Márquez desmiente esa tesis en las últimas dos entrevistas que ha dado, el lunes 6 a TVN y ayer a radio Cooperativa.

En la emisora Márquez fue categórico: Esto no tiene nada que ver con disolver el grupo, que crisis,
etcétera. El proyecto de los Illapu sigue plenamente vigente, estamos en México hace ya cuatro meses, que tampoco es mucho tiempo
para abrir un espacio en un país como éste.

Márquez añadió que su hermano y Galdames vuelven a Chile por asuntos personales. Pero la explicación que circula de manera no oficial es que México no ha sido lo esperado en términos de trabajo y de dinero. Eso además de que ambos dejaron a sus familias aquí.

Patricio Valdivia es un ex miembro del grupo; pasó por él en dos oportunidades: entre 1970 y 1973 y luego, entre 1989 y 1996. Para él lo que hay es un agotamiento del proyecto. Y va más allá incluso: dice que Illapu vive la crisis de los 30 años que están atravesando todos los músicos de la Nueva canción chilena.

Hace así referencia a los quiebres en Inti-Illimani y Quilapayún, dejando constancia de una fatiga creativa. La canción perdió su vínculo con la gente y se ha encontrado sin qué expresar, dice el músico.

Reconocible autoritarismo

A esta visión filosófica otras personas agregan, en el caso de Illapu, el desgaste de las relaciones humanas, dominadas por el liderazgo sin oposición de Roberto Márquez. Todos los que se le han opuesto, han salido del grupo, dice una fuente. Y otra agrega: El grupo fue empequeñeciéndose desde que Roberto se quedó solo tomando las decisiones.

Cercanos afirman que Márquez ha ejercido su liderazgo con un reconocible autoritarismo. Eric Maluenda, de hecho, lo definió como dictador y nadie, hasta ahora, ha dicho lo contrario. No obstante, el cerco de lealtad en torno al grupo es férreo.

Un dato: la mayoría ha dejado que Márquez administre el grupo. Este dejar hacer le permitió, por ejemplo, inscribir la marca Illapu a su nombre, como consta en el Registro de Propiedad Industrial. También fue de esta manera como constituyó la empresa Márquez Ltda., en la que él, además de su esposa Juana Palma y otro integrante del grupo, Carlos Elgueta, son los socios.

Estos trámites legales se hicieron con el fin de formalizar la actividad del conjunto a su regreso a Chile, tras el exilio a fines de los 80. También facilitaron la actividad al resto de los músicos. Pero hoy estos poderes le permiten a Roberto Márquez moverse sin necesidad de lograr decisiones colectivas.

La familia

La influencia de las mujeres en la vida de Roberto Márquez ha sido definitiva. Primero, y fundamentalmente, la de su madre, Aída Bugueño. Su muerte hace tres años ha sido vista por cercanos a Márquez como la raíz de su desmotivación de los últimos tiempos. Su esposa, Juana Palma, ha sido otro de sus pilares. Ella ha tenido una enorme presencia en las decisiones de Márquez. Incluso es su socia comercial.

Los vínculos familiares no sólo son la base del líder, sino de todo el grupo. Al menos seis de los 10 hermanos Márquez han pasado por Illapu, lo que da un cuadro especialmente complejo a la hora de los balances, pues en la historia del conjunto se cruzan aspectos objetivos y emotivos.

No obstante, Roberto Márquez ha tenido relaciones leales no sanguíneas. Hoy, algunos de sus amigos pasados le reprochan su desconfianza: Él no mantuvo cerca suyo a los que le queremos desinteresadamente, dice uno de ellos.

EN BAJA

DESPUÉS de Multitudes (1995), Illapu fue perdiendo terreno público. Tras haber llegado a facturar US$1 millón, vino la baja. Para Patricio Valdivia la crisis actual es creativa, de inserción y desesperación.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales