EDITORIAL

Miércoles 6 de Febrero de 2008

Cincuenta años de Colegio del Ingenieros

Chile tiene todos los recursos para transformarse en un país desarrollado, y los ingenieros esperamos contribuir para que esta meta sea una realidad al más corto plazo.

MÁXIMO HONORATO ÁLAMOS
Presidente Colegio de Ingenieros de Chile A.G.

Hace 50 años, el 6 de febrero de 1958, inicia sus actividades el Colegio de Ingenieros de Chile, bajo la Ley 12.851 durante el gobierno del Presidente Carlos Ibáñez del Campo.

En la década de los 50, surgió la necesidad de contar con una institución reconocida oficialmente que congregara a los ingenieros civiles, comerciales y militares, los representara ante el gobierno, defendiera el nivel académico, velara por el respeto a la ética de la profesión y por los intereses del gremio.

Es así como se crea el Colegio de Ingenieros, cuyo primer presidente fue Domingo Tagle de la Barra, destacado ingeniero contratista de obras públicas. El primer consejo lo integraron destacados profesionales de distintas especialidades, como Raúl Sáez, Jerónimo Pérez Zañartu, Carlos Ceruti, José de Mayo, Francisco Soza, Mario Durán y Arnaldo Furman, entre otros. Asesor legal fue designado el abogado don Sebastián Vial, quien sigue desempeñándose hasta hoy.

A lo largo de estos 50 años, más de 25 mil profesionales figuran en nuestros registros. Son varias las generaciones de ingenieros que han dado vida a esta institución, entregando su labor solidaria y profesional al país. Cabe destacar que dos de nuestros colegas han alcanzado la Presidencia de la República: don Jorge Alessandri Rodríguez y don Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Uno de los principales objetivos de nuestro colegio es contribuir al desarrollo del país mediante la definición e impulso de iniciativas estratégicas en ámbitos de gran impacto económico y social. Un ejemplo lo constituye nuestro proyecto País, un plan realizado desinteresadamente, con gran esfuerzo y dedicación por más de 250 profesionales destacados, buscando una estrategia de desarrollo nacional con horizonte al año 2010. En estos momentos, se está finalizando una segunda etapa de dicho proyecto, que cubrirá hasta el año 2020.

En la gran modernización económica chilena de los últimos 30 años, cabe un reconocimiento especial a la capacidad demostrada por nuestros ingenieros comerciales, apreciada incluso mucho más allá de nuestras fronteras. Asimismo, la sofisticación y avanzada tecnología de nuestras naves y aviones de la defensa nacional y en al área militar misma son pruebas de la excelente preparación de los ingenieros de nuestras academias politécnicas de las Fuerzas Armadas. La gran infraestructura pública y productiva de Chile y las edificaciones sismorresistentes son logros de nuestra ingeniería civil.

Institucionalmente hemos asumido clara conciencia de nuestra condición de órgano intermedio de la sociedad, reconocido en la Constitución Política, que puede servir como referente en materias de su competencia. Así, hemos manifestado públicamente nuestra posición frente a temas coyunturales que atañen al país, tales como la TV digital terrestre de libre recepción, el Transantiago, la inversión en energía, el desarrollo de la infraestructura nacional y, en el ámbito profesional, los tratados de libre comercio y la justa relación entre la ingeniería extranjera y la nuestra, la acreditación de carreras de ingeniería, el buen uso y correcta definición del título de ingeniero según la ley, etcétera.

Estamos conscientes de que como país tenemos muchos desafíos por delante. Chile tiene todos los recursos para transformarse en un país desarrollado, y los ingenieros esperamos contribuir para que esta meta sea una realidad al más corto plazo.

En esta línea, históricamente hemos puesto a disposición de las autoridades correspondientes toda nuestra capacidad técnica para colaborar en situaciones de catástrofe en el país. Nuestros colegas han participado en terreno evaluando estructuras y viviendas con posterioridad a los grandes sismos, aportando su trabajo en forma solidaria.

Es nuestro deber transmitir los ideales y valores de nuestra orden a las futuras generaciones, para que continúen sustentando la entrega generosa de experiencia profesional, la solidaridad entre pares, el liderazgo y la responsabilidad ética que nos otorga la sociedad, ahora pensando en los próximos 50 años.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales