INTERNACIONAL

Sábado 28 de Agosto de 1999

SURGE TESTIGO EN ASESINATO DE OBISPO GUATEMALTECO:
Vinculan al Ejército con Crimen de Gerardi

Dijo que la muerte fue preparada por integrantes del Estado Mayor Presidencial y mencionó nombres de sus planificadores.
CIUDAD DE GUATEMALA.- Un nuevo testigo del asesinato del obispo guatemalteco Juan Gerardi vinculó esta semana al Estado Mayor Presidencial (EMP) del Ejército con el crimen y proporcionó el nombre de su autor, reveló ayer el diario "Prensa Libre".

El testigo, identificado como Jorge Manuel Aguilar Martínez, quien trabajó durante nueve años en el EMP, ha salido al exilio a un país no identificado junto a su familia, por las amenazas de muerte que recibía, según abogados vinculados al caso.

Aguilar prestó su testimonio el miércoles ante la juez Flor de María García, titular del juzgado Segundo de Primera Instancia Penal, y su declaración se tomó como "un anticipo de prueba" para el eventual juicio público contra los que resulten responsables.

Según el periódico, el testigo dijo que el asesinato de Gerardi, la noche del 26 de abril de 1998, fue debidamente preparado por ese cuerpo de elite del ejército, y acusó al mayor Juan Francisco Escobar Blas y al capitán Byron Lima Oliva de su planificación.

Añadió que los dos oficiales "limpiaron la zona del crimen" para dejar expeditos los alrededores de la casa parroquial de la iglesia de San Sebastián, en cuya cochera se perpetró el brutal asesinato.

Aguilar, siempre de acuerdo con la versión periodística, aseguró que el vehículo de color blanco que fue visto transitar la noche del hecho frente a la iglesia está en las instalaciones del EMP.

El testigo también proporcionó al tribunal el nombre del supuesto autor material del asesinato y su declaración refuerza la tesis del crimen político.

Aguilar ocupó distintas funciones en el EMP, desde camarero hasta subjefe de servicios, puesto que ocupaba el día en que el obispo auxiliar de Guatemala fue asesinado a golpes en la cabeza, añadió el rotativo.

Además de a Escobar y Lima, el testigo involucró en el crimen al coronel Rudy Pozuelos, jefe del EMP, responsable de la seguridad del Presidente del país y su familia, y a otros dos militares, sólo identificados como el capitán Dubois y el especialista Galiano.

El portavoz del ejército, coronel Douglas Barrera, admitió que Aguilar trabajaba para la institución armada, pero como conserje.

Uno de los actuales directores de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHA), Nery Rodenas, calificó ayer de "mucha importancia" el relato de Aguilar y explicó que la versión coincide con la declaración de otro testigo, Jorge Diego Méndez Perussina, también en el exilio.

El actual obispo auxiliar de Guatemala, Mario Ríos Montt, dijo que la Iglesia Católica confía en el fiscal especial del caso, Celvin Galindo, y la juez para que le den el camino correcto a las evidencias que surjan para aclarar el asesinato de Gerardi.

Galindo, quien retornó en las últimas horas de Washington con los resultados de las pruebas de ADN tomadas a 17 sospechosos en mayo pasado, entre ellos doce militares, considera que en unas dos semanas podrá quedar aclarado el caso.

Gerardi fue asesinado 54 horas después de haber revelado su informe de la Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI), Guatemala: Nunca Más, que la ODHA preparó durante al menos cuatro años.

En ese informe se documentaron más de 55.000 violaciones de los derechos humanos durante el pasado conflicto armado guatemalteco, de las que el el 80 por ciento se imputaron al ejército y el 7,3 por ciento a la entonces guerrilla.
EFE




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales