REVISTA DE LIBROS

Viernes 30 de Enero de 2004

Monseñor Juan Ignacio González
Historia / El Arzobispo del Centenario / Juan Ignacio González

El autor de este ensayo discrepa de Gonzalo Vial respecto de la significación histórica del cuarto arzobispo de Santiago.
Francisco José Folch

El autor (1956), obispo de San Bernardo, integra desde 1995 el grupo de historiadores formado por el Cardenal Carlos Oviedo que ha venido trabajando en el episcopologio de Chile. Anteriormente ha publicado Iglesia y Fuerzas Armadas y El Vicariato Castrense de Chile. 1810-1915. Es muy valioso el aporte de este grupo a la historia del país, que mal puede escribirse sin considerar la de la Iglesia Católica, la más antigua de sus actuales instituciones.

La presente obra, fruto de ocho años de estudio, arroja luz sobre la figura del cuarto arzobispo de Santiago (1908-1918), Juan Ignacio González Eyzaguirre (1844-1918), algo opacada por las de sus inmediatos predecesor y sucesor, Mariano Casanova (1886-1908) y Crescente Errázuriz (1918-1931). El autor discrepa de la apreciación de Gonzalo Vial, quien estima que "durante un decenio tan importante para el país, mientras se rompía definitivamente el consenso entre los chilenos, ninguna luz especial emanó del arzobispo de Santiago, salvo la correspondiente a su santidad como persona privada" (Historia de Chile, Vol. I., tomo II, p. 829). Por el contrario, destaca su difusión de las enseñanzas sociales de la Iglesia, en particu-
lar de la encíclica "Rerum novarum" (León XIII, 1891), apoyada en una labor eclesial - Semanas Sociales, Casas del Pueblo, escuelas nocturnas para obreros, estímulo a los primeros sindicatos, pastoral sobre la cuestión social, fundación de órganos de prensa católica, construcción y ornato de muchos templos- a la que dedicó la fortuna que había heredado, y para realizar la cual hubo de sobreponerse a las fragilidades de su salud.

Sin ambiciones personales, ajeno a la "política veneciana" - dixit Alberto Edwards- del seudoparlamentarismo de su tiempo, mereció la confianza de los Presidentes Pedro Montt, Barros Luco y Sanfuentes. Probablemente, su humildad y prudencia evitaron reavivamientos de las llamadas "luchas teológicas" y pavimentaron el camino a la pacífica separación de la Iglesia y el Estado, en 1925. No es escaso mérito, al atravesar una década en que el mundo sufrió el cataclismo de la Gran Guerra.

El libro está exhaustivamente documentado, pero sorprende la omisión de la bibliografía y de un índice onomástico. Escrito doblemente "desde dentro" - de la relación familiar y de la jerarquía eclesiástica- , el retrato presentado es el del arzobispo; sólo en muy menor medida - casi en nada- el del ser humano. Es lástima grande: con el abrumador cúmulo de información recolectada, habría sido posible - y de mucho interés- ofrecer un cuadro más vasto, del hombre en su época. Sin ir más lejos, los pasajes sobre la relación entre el arzobispo y el imposible internuncio, monseñor Sibilia, o los esbozos sobre el conflicto con el sacerdocio peruano, son indicios del sabor que podría cobrar el relato histórico, si no se lo omitiera sistemáticamente, en aras de una austeridad y un minucioso acopio textual que, en más de alguna página, se torna árido.

HISTORIA

El Arzobispo del Centenario.

Juan Ignacio González Eyzaguirre.

Juan Ignacio González Errázuriz. Centro de Estudios Bicentenario, Santiago, 2003, 400 páginas. Precio de referencia $9.500.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales