REVISTA YA

Martes 2 de Agosto de 2011

Neva Milicic, psicóloga:
El mejor regalo es el tiempo sin apuro

Un regalo no es solo un objeto o un juguete que se da en una ocasión especial, dice la experta infantil Neva Milicic. Dice que los más significativos para los niños, y que recuerdan para toda la vida, son los instantes: un jugo tomado en una terraza con alguien que se quiere, un momento de juego, un instante disfrutando de la naturaleza.  
Por Neva Milicic M.  Probablemente usted tiene el recuerdo de algunos regalos que recibió en la infancia y que por su especial significación quedaron grabados en su memoria: una muñeca especial, una esperada bicicleta, un auto a control remoto o una mascota que lo acompañó por muchos años. Seguramente se recuerda incluso quién se lo regaló.Festividades como la Navidad, el Día del Niño y los cumpleaños, nos llevan a reflexionar sobre el sentido de los regalos y los riesgos de que se transformen en una manifestación más de un espíritu consumista y no en lo que realmente deberían ser, una expresión del amor y de cuidado que los adultos ponen por el bienestar psicológico de los niños.

El Diccionario de la Real Academia Española (RAE) lo define como una dádiva que se hace voluntariamente o por costumbre. En el mejor de los escenarios, un regalo es una señal de afecto y así lo viven los niños, cuando la familia logra entregarles un sentido de lo que significa dar y recibir en una relación. No es malo que los niños reciban regalos. Sí puede llegar a serlo cuando existe una sobredosis. Si existe moderación y si además de recibir, ellos también aprenden a hacer regalos y a ser generosos, no tiene por qué ser dañino sino más bien es beneficioso para su bienestar socioemocional. Primera lección:Un regalo no es solo un objeto Enseñar a los niños a aprender a vivir lo que nos trae la vida como un regalo es una enseñanza que les permitirá vivir la vida con una mirada agradecida y positiva. Una puesta de sol, un viaje, un nuevo hermano, la visita de unos amigos, la recuperación de alguien que estaba enfermo, pueden ser vividos como un regalo y ser valorados como tales.

Un regalo no es sólo un objeto o un juguete que se da en una ocasión especial. Muestras de afectos más intangibles también lo son y generan sentimientos de felicidad. Se puede enseñar a los niños a visualizar así gestos de esta naturaleza, como escribir una carta, regalar un dibujo o una foto y a además de recibirlos a entregarlos con frecuencia. Una llamada o una frase en un minuto apropiado se inscriben en los recuerdos como un hermoso obsequio. Segunda lección: Saber regalar es un arte Saber regalar es un arte, las personas que saben regalar son habitualmente, además de generosas, empáticas. Regalar algo que haga realmente feliz a la persona a quien se regala supone una conexión profunda con ella, una captación de sus necesidades o un vincularse con sus gustos y con sus intereses. Así, por ejemplo, regalar una pelota de fútbol a un niño que detesta ese deporte, es un signo de desconexión o de falta de preocupación con lo que realmente motiva al niño; en cambio, regalarle un instrumento a quien valora la música es ser capaz de visualizar lo que el niño o la niña quieren, y que además va a favorecer su desarrollo.

Tercera lección: Ser justos con los regalos Muchas personas recuerdan cómo un regalo apropiado marcó sus intereses. Un arquitecto, un lego muy especial; una escritora, los libros que le regaló su abuela; un científico, un microscopio; un mago famoso, unas entradas para un espectáculo de magia; un músico, la primera vez que fue al Municipal.

Es necesario ser creativo y cuidadoso al momento de buscar lo que se quiere regalar y además ser justo. Eloísa, una niñita diabética, detestaba a una tía que cuando iba a los almuerzos de los domingos llevaba chocolates para todos los hermanos y primos y para ella, nada. Afortunadamente, su mamá encontró dulces para diabéticos y cuidó que siempre hubiera algo para ella, cuando se dio cuenta de lo que le sucedía. Es frecuente oír quejas de niños y niñas, cuyos padres se han vuelto a casar, que se hacen diferencias evidentes, especialmente en las familias políticas a favor de los hijos de la nueva pareja. Esto, que se hace sin maldad, puede dañar las relaciones familiares.

Cuarta lección:Enseñar a los niños a agradecer Otro factor esencial es enseñar al niño a ser agradecido y educado y a valorar lo que recibe, que a veces puede no llenar sus expectativas, pero que siempre es un gesto de afecto. Los padres deben modelar una actitud agradecida, valorando lo que reciben sin hacer comentarios negativos, menos delante del niño y además enseñando a valorar los esfuerzos que hay en la compra de un regalo. Quinta lección: Un regalo es una inversión de tiempo Regalar bien es un signo de generosidad. Supone además de dinero, una importante inversión de tiempo. Intente no atiborrarlos con dulces. Ocasionalmente está bien, pero a veces regalar unos globos o libros para recortar y pintar o pequeñas sorpresas desarrolla en los niños la capacidad de jugar y no engordar.

Los mejores son los regalos que se conectan con los intereses de los niños. Ejemplos son los juegos constructivos, como legos y rompecabezas, una cámara de foto, juegos colaborativos, juegos de mesa como el ojo de lince. Regalar posibilidades de ir a espectáculos, como teatro, cine, conciertos, aumenta el bagaje cultural de los niños. O simplemente a paseos como el zoológico, una ida a la nieve o a la playa. Sexta lección:Identificar los regalos inolvidables Hay regalos inolvidables. Una persona que trabaja en temas de familia relata que el mejor recuerdo de su niñez fue un viaje realizado junto a su padre, porque le regaló un tiempo precioso que quedó guardado para siempre en su memoria. No siempre es posible hacer regalos de tanta significación, pero tanto para los adultos como para los niños hay regalos que se recuerdan toda la vida: un jugo tomado en una terraza con alguien que uno quiere puede ser el mejor regalo que se puede recibir; un instante en un tren, observando la naturaleza o leyendo un libro junto a alguien muy querido; una ida al cine y compartir después la película con una persona significativa, puede ser para un niño otro regalo que no se olvida.

Séptima lección:Los regalos no siempretienen que ser sorpresa Los regalos no siempre tienen que ser sorpresa. Hay momentos que pueden ser importantes en torno a los regalos, por ejemplo, ir a comprar juntos el día antes del cumpleaños significa un acercamiento en la relación padre-hijo, abuelo-nieto, tío-sobrino, padrino-ahijado; puede ser mágico para una relación. Y lo escribo en género masculino, porque socializamos poco a los hijos en el arte de regalar y ello crea después frustraciones y desilusiones en la vida familiar.

Resulta patético ver a un hombre importante que es capaz de tomar difíciles decisiones abrumados ante la idea de tener que comprar un regalo de aniversario. A las niñas, en cambio, las socializamos más a ser generosas y creativas cuando se trata de regalar.

La preocupación por escoger algo que le guste o sirva al otro puede ser un gesto de cariño y preocupación difícil de olvidar. Es por eso que programar una salida de a dos para cumplir con un deseo de los niños puede significar mucho más que el regalo en sí. Puede significar el afianzar los vínculos afectivos, y si junto con ello se sale a comer algo, aun cuando sea sencillo, con una comida o simplemente un sándwich. Puede transformarse en una ocasión muy especial, si se rodea de afecto e intensidad en la comunicación.

Hay regalos que llegan en forma inesperada y constituyen una sorpresa, por ejemplo, los que se hacen en un no cumpleaños, un no aniversario, es decir, un día cualquiera, simplemente como una forma de expresar cómo y cuánto uno quiere al niño. Ellos deben ser hechos en forma ocasional, porque si no, ya no constituirían sorpresa, y para no acostumbrarlos a estar recibiendo continuamente regalos.

Pero, sin duda, el mejor regalo para un niño y para sus padres es el tiempo pasado sin apuro con ellos, disfrutando de toda su atención.

"Saber regalar es un arte. Las personas que saben regalar suelen ser habitualmente, además de generosas, muy empáticas".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:GETTYIMAGES
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales