EL SÁBADO

Sábado 27 de Marzo de 2010

Ricardo Rivadeneira y su hijo
De Rivadeneira Rivadeneira

Aunque fue pinochetista, Rivadeneira padre trabajó por la democracia desde Renovación Nacional. El tercero de sus ocho hijos heredó su vocación política y hoy aporta ideas al Presidente Piñera en el segundo piso de La Moneda. Dos hombres clave en la derecha y en la historia política del actual Presidente hablan juntos por primera vez.  
Raquel Correa Desde La Moneda  llega a la casa familiar  Ignacio Rivadeneira Hurtado. Se acerca a su padre  y le da  un  beso en la cabeza. De bajo perfil, este abogado de  la U. de Chile -34 años, soltero, Magíster en Políticas Públicas en la U. de Harvard- lleva años apoyando a Sebastián  Piñera. Ahora es director del departamento de estudios y contenidos del llamado "segundo piso".

Da la casualidad que los Rivadeneira viven casi exactamente frente a la casa del nuevo Presidente de Chile.

Ricardo Rivadeneira Monreal (casado con Mercedes Hurtado, ocho hijos) ya octogenario, tiene problemas de salud, pero la inteligencia  intacta. Mira al tercero de sus hijos con ternura. Abogado como él, tiene una larga vida pública: 32 años miembro del Consejo de Defensa del Estado;  jefe de gabinete del ministro de Hacienda de Ibáñez, Jorge Prat;  profesor de Derecho Constitucional y el primer presidente de Renovación Nacional (RN).

Rivadeneira padre recuerda que Jaime Guzmán quiso conquistarlo para la UDI. "Pero a mí no me gustaba", dice con voz bajita. Tiempo después, Jarpa y Allamand lograron llevarlo a las filas de RN. "Terminé aceptando,  acogiendo un argumento que me pareció válido: algunos no querían plebiscito ni nueva Constitución y que Pinochet siguiera eternamente, como Franco.Y  pensé "si la centroderecha no se organiza bien, esto va a ser un desastre".

-Ricardo, ¿se siente orgulloso de que su hijo esté en La Moneda?

-No sé si orgulloso, pero contento, porque creo que hay que ayudar a Piñera. La Presidencia se la debe a él mismo en un gran porcentaje, pero también a Renovación Nacional.

-¿En qué hay que ayudarlo?

-A que haga un gobierno lo mejor posible. Y mirando para adelante, porque cuatro años son pocos. Hay que ayudarlo para que este sector esté en el gobierno ojalá 20 años como la Concertación. Nos toca a nosotros.

"Nacho" (Ignacio) interviene:

-Tenemos que cumplir las metas audaces que nos propusimos y, encima, hacerlo en una situación de catástrofe como la que nos tocó. Es una tarea titánica.

-¿Cómo es trabajar con Piñera?

-Es una persona muy exigente -dice el joven asesor-, pero siempre se exige más a sí mismo. Eso facilita la conformación de equipos. Ver a un líder que enfrenta las dificultades como él, que cuando se cae se pone de pie; obviamente uno se siente formando parte de algo grande y trascendente.

Él trabaja junto a Sebastián Piñera desde 1998, recién egresado de la universidad,  alternándolo con el ejercicio profesional. Destaca que el Presidente tiene mucho sentido del humor "Es capaz de reírse de sí mismo, lo que facilita las relaciones".

-¿Lo ha visto enojarse alguna vez?

-Sí. Se enoja, pero luego se le pasa. Mi sensación es que el Presidente Piñera da las batallas que valen la pena.

-¿Usted le dice Presidente?

-Ante otras personas, sí. En  privado nos tuteamos.

-¿Cuál es la mayor virtud de Piñera?

Ricardo: La inteligencia.

Ignacio: La inteligencia es una ventaja, no una virtud. La capacidad de vencer obstáculos, de autoexigirse. Su mayor virtud es su capacidad de entrega hasta cumplir las metas que se propone.

-Y su mayor defecto:

Ricardo: Requiere mayor ponderación. No hacer las cosas precipitadamente.

Ignacio: Él dice que es impaciente, pero yo encuentro que en este tiempo ser impaciente no es un defecto. Impaciencia que  -cuando alguien ejerce el cargo de Presidente de  la República- se transforma en una virtud. Los tiempos son cortos y tenemos que apurar el tranco. Si algún defecto tiene, es que da la impresión de que no escucha a los demás, lo que no es así.

-Ignacio, se critica que el gabinete es muy tecnocrático y ABC1.

-Se ha incorporado en plenitud al gobierno a gente que no había tenido la oportunidad de participar en la actividad política.  Tenemos ministros que vienen de la academia o del área privada que han dejado condiciones de vida muy ventajosas para dedicarse a un proyecto político. Pero también cuenta con personas con mucha experiencia política,  como Joaquín Lavín, José Antonio Galilea, Cristián Larroulet -gran gestor de los acuerdos alcanza- dos en los últimos 20 años por parte de la oposición-, Rodrigo Hinzpeter, Magdalena Matte. Un gran gabinete.

-¿De acuerdo con que no se nombrara ministro a Pablo Longueira ni a Andrés Allamand?

-Yo era muy partidario de no recurrir a parlamentarios en ejercicio para integrar el gabinete. Eso rompía una cierta regla democrática: sacar, para otra función, a personas elegidas por el mandato popular.

sobre Pinochet

A Ricardo Rivadeneira le correspondió, como abogado del Consejo de Defensa del Estado, intervenir en el proceso del Banco de Talca, cuyo gerente general era Sebastián Piñera. Cuando se le pregunta si Piñera le guarda rencor por eso, replica:

-En el caso del Banco de Talca yo me corrí, no conocía a Sebastián. Yo nunca pedí que lo sometieran a proceso. Y a él  y a Carlos Massad la Corte Suprema los dejó fuera del problema. Lo que quería el gobierno militar era que todos estos caballeros fueran presos, para culpar a los bancos de la crisis -recuerda hoy.

En ese tiempo, Ricardo Rivadeneira estaba muy preocupado por los atropellos a los derechos humanos. Sin embargo, declinó después integrar la Comisión Rettig a la que fue convidado por el entonces Presidente Patricio Aylwin. Explica:

-Para un partido con tanta gente de derecha y tantos pinochetistas, el tema de los derechos humanos es delicado de manejar.            -¿Se arrepiente de haber defendido a Pinochet en el antejuicio de desafuero por los atropellos a los derechos humanos?

-No -replica con firmeza.

-Usted declaró que Pinochet "no tuvo participación personal en hechos delictuosos".

-No creo que haya tenido responsabilidad penal. Y no podía ser procesado: no estaba con  capacidad para defenderse. Eso  motivó que Inglaterra lo enviara a Chile. Por su demencia muy avanzada no resistía un juicio.

-En julio del 2000 usted dijo que "Pinochet no incurrió en responsabilidad penal de ninguna naturaleza". ¿Tampoco civil?

-Tampoco.

-¿Lo exime de toda responsabilidad?

-No. Le atribuyo una importante responsabilidad política. Eso se lo dije a él y lo repetí en la Corte. Pero responsabilidad penal, no.  Y añade:

-Fui partidario del movimiento militar, así como no fui partidario del plebiscito y voté en blanco. El 11 de septiembre de 1973 yo estaba a favor de que asumieran las Fuerzas Armadas, pero que terminaran lo antes posible y se volviera a la democracia.            -¿Habría defendido a Pinochet por las platas del  Riggs?

-Yo creo que no.

-Tantos crímenes, muertos,  desaparecidos, ¿y él no sabía nada?

-Creo que puede haber sabido. Estoy de acuerdo en las razones que explican el golpe, pero no del atropello de los derechos humanos. Pinochet dijo que durante su gobierno no se movía una hoja sin que él lo supiera, pero a mí me dijo que había muchas hojas que durante su gobierno se movían sin que él lo supiera.Ignacio lo escucha atentamente e interviene:

-Para mí esto es hablar de otra época, completamente superada. Mi papá fue muy crítico del manejo de los derechos humanos e integró la Comisión Contra el Exilio, a principios de los años 80. Fue muy crítico de la forma en que el gobierno militar enfrentaba este tema. Y así se lo dijo pública y privadamenta al propio Pinochet cuando lo vio poderoso y fuerte;  pero cuando lo vio débil, enfermo y abandonado, fue el primero en salir a defenderlo. Eso demuestra una nobleza infinita de mi padre.

-¿Quién lo abandonó?

-Lo abandonó la derecha, el país.

Al estilo Piñera, Ignacio tiene un block con anotaciones. Y dice:

-Mi papá tuvo siempre una actitud muy consecuente respecto de los crímenes del gobierno militar. Pertenece a una generación muy notable, anterior a los Chicago boys. Una generación humanista, católica, austera, práctica. Una generación de espíritu portaliano,  como Julio Phillipi, Jorge Prat, Jaime Eyzaguirre.

Nacho -como le dicen sus muchos amigos- destaca que su padre fue criado en el campo,  en Colchagua. Que iba a caballo a la escuelita y sus compañeros eran los hijos de  los  inquilinos,  y que se formó en la sencillez de la vida campestre y el amor por la naturaleza. -¿Coincide con la  visión de su padre sobre Pinochet?

-Juzgar a partir de ahora resulta más simple. En el gobierno militar se cometieron crímenes muy crueles, inéditos  en la tradición republicana chilena. Pero sería ingenuo pretender que hubo unos militares republicanos que se transformaron en asesinos  de un día para otro. Un país polarizado con desigualdades sociales, como las que tenía Chile, lo más probable era que terminara como terminó. Pero esa generación que tuvo mucha responsabilidad en esto tuvo la sabiduría de mirar al futuro y hacer una transición, entre todos, bastante exitosa. En los últimos 20 años, Chile ha cambiado enormemente, optó por un desarrollo democrático y económico.

Rivadeneira padre vuelve a los derechos humanos:

-Yo tenía claro que lo de los detenidos desaparecidos era una cuestión gravísima, que debe ser considerado delito permanente, no susceptible de prescripción ni amnistía.

El poder de la udi  Al revés de otros miembros de Renovación Nacional, Ignacio Rivadeneira estuvo de acuerdo con la proclamación de Sebastián Piñera como candidato presidencial en 2005, durante el consejo del partido, lo que lo llevó finalmente a derrotar a su compañero de coalición,  Joaquín Lavín, en diciembre de ese año. "Fue una decisión muy espontánea", admite Ignacio hoy.

-Ahora se dice que Piñera puso de ministro de Educación a Lavín "para castigarlo"...

-No. Al contrario. Es una persona de cualidades muy extraordinarias. Y estoy seguro de que si le hubieran dado a elegir, habría elegido un ministerio complicado en que pudiera hacer un aporte significativo.

-¿No encuentra un error poner de ministro de Educación a un Opus Dei?

-No veo por qué. Ha sido candidato presidencial, está muy consciente  de la diversidad valórica. No veo ningún riesgo. El Presidente pertenece a una matriz liberal, y en la campaña se pusieron temas conflictivos como la planificación familiar.

-Ignacio, ¿le encuentra razón a la UDI en su reclamo, porque no le informaron de algunos nombramientos?

-Pertenecemos a una coalición política y por tanto debemos tener relaciones fluidas con los parlamentarios y los partidos. Hay varios ministros, gobernadores e intendentes de la UDI. Cosa distinta es si se les va a dar un poder de veto a ellos sobre determinadas designaciones: eso no corresponde. Son cargos de exclusiva responsabilidad del Presidente. Se está trabajando muy coordinadamente con los partidos de la Coalición.

Interviene el padre:

-Desde fuera, creo que la UDI, en general, está trabajando lealmente por Piñera y va a hacer todo lo posible porque le vaya bien. Estos roces se producen porque la UDI se siente, con razón, el partido más poderoso del país y defiende ese capital político. La UDI cree, con cierta razón, que los gobernadores o intendentes pueden disputarles en el futuro los cupos parlamentarios a la UDI. Pero no puede privar al Presidente de su derecho a designar ministros, gobernadores, etc. Pero hay que manejare con cuidado con la UDI -concluye riendo.

-¿Qué tiene que demostrar la derecha en este gobierno?Ricardo: Que es capaz de gobernar con seriedad,  y mejor que sus adversarios políticos. Y hay que empezar a pensar en la sucesión del gobierno de Piñera.

Ignacio: Lo que la inmensa mayoría siente: que la transición quedó atrás. Y ser un gobierno acogedor, con buenas relaciones con los distintos grupos sociales, capaz de gobernar para todos.

 "Soy partidario de mejorar el sistema binominal"Definiciones del director de contenidos del Segundo Piso-Ignacio, ¿sugeriría al Presidente terminar con el sistema electoral binominal?

-Sí. Es un sistema que puede haber tenido alguna utilidad en una determinada parte de la historia. Siempre he sido partidario de perfeccionarlo. Creo que tarde o temprano  se impulsará una reforma política no sólo del sistema electoral, sino la incorporación de millones de personas que no están participando. Para eso se debe establecer inscripción automática y voto voluntario.

-¿Cuánto influye el "segundo piso" en las decisiones gubernamentales?

-Lo que quiera el Presidente. La idea no es hacer un gabinete paralelo sino facilitarle el trabajo diario al Presidente. Formamos parte de un equipo y lo que importa es que al Gobierno le vaya bien. Lo importante es mostrar logros concretos.

-Lo que más le interesa:

-Todo lo que tiene que ver con la participación política. Ampliar la democracia. Y  lo relacionado con modernizaciones, especialmente la educación pública que es bastante pobre. Condenamos todos los años a dos millones de niños a tener una pésima educación.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales