ESPECTÁCULOS

Lunes 21 de Julio de 2003

Reality show:
La historia no contada tras el fracaso de TVN con Tocando las estrellas

Los involucrados en el programa relatan cómo se gestó y desencantó el mayor traspié televisivo en lo que va de 2003.
Rodrigo Munizaga Y Soledad Gutiérrez

La escuela de talentos de Tocando las estrellas (TLE) está desmantelada. La casa, arrendada por la productora Roos Films, será entregada. Y exorcizada, agregan algunos con ironía. Acá, participantes del programa de TVN cuentan - pidiendo reserva de sus nombres- la historia del mayor traspié televisivo en lo que va de 2003.

El proyecto: TVN quería un reality show. A comienzos de 2002, hizo una larga investigación sobre el fenómeno de Operación Triunfo en España, país al que viajaron el entonces director de programación del canal, Jaime de Aguirre, Michael Müller y el director de Buenos días a todos, Mauricio Correa. Pero la compra de la licencia y puesta en marcha era muy cara: significaba un tercio del total del presupuesto de producción de programas de TVN en un año. Tras desechar OT, el gerente de producción del canal, Juan Carlos Altamirano, le pidió a la productora Roos Film un presupuesto para realizar un reality propio. ¿Por qué ellos? Porque habían demostrado eficiencia y porque son buenos para los números, explica un ejecutivo de TVN.

Yo opino: TLE fue pensado para debutar en marzo. Sería el primer reality de la TV chilena y así fue anunciado. TVN calculaba que en el verano las empresas no se sumarían a un proyecto así. Fue un error, porque Canal 13 se adelantó con 'Protagonistas de la fama' y arrasó, relata un ejecutivo de TVN. Y comenzaron los cambios. Se pusieron cámaras en los dormitorios, una idea rechazada en un inicio. A fines de marzo Eugenio García, director de programación y uno de los pilares del reality, se fue del canal. Y luego de eso, todos opinaban y nadie tomaba decisiones. Era una chacra, cuenta una fuente del canal.

Casting: El proceso de selección de los participantes de TLE fue hecho por TVN y Roos Film. Pero la productora era la que tomaba las decisiones en ese sentido. Se quiso obviar la imagen, dar la impresión de que era un reality para el pueblo, donde cualquiera podría estar. Y así fue, literalmente, confiesa otro ejecutivo de TVN.

Aquí, en vivo: Originalmente los programas diarios del reality serían editados previamente. Es decir, grabados. La productora hizo una marcha blanca: durante diez días, 15 actores fueron encerrados para probar el funcionamiento de la casa. Pero 10 días antes del debut, TVN echó pie atrás: los segmentos diarios ahora debían ser en vivo. En Roos Film se opusieron, pues no tenían las condiciones técnicas. El canal dispuso entonces de una unidad de transmisión para las emisiones en vivo. Además, los programas diarios aumentaron de 30 minutos a una hora.

Los desconocidos: Faltaban pocos días para el debut de TLE y no había conductores para los programas diarios. El piloto de un programa juvenil presentado por la productora Imaex dilucidó las dudas: llamaron a sus conductores, los periodistas Ignacio Gutiérrez y María José Álvarez. Él, con experiencia como reportero en Hola Andrea. Ella, de relaciones públicas de la Municipalidad de Las Condes. La producción se dividió en dos: La mayoría se opuso a colocar a dos desconocidos a animar. Los flamantes conductores alcanzaron a dar un par de entrevistas hasta un día antes del debut. Entonces les comunicaron que quedaban fuera del programa, sólo les ofrecían acompañar a Julián Elfenbein. Pero rechazaron la idea. Se les dijo entonces que serían los noteros del reality. Quedaron de pensarlo, pero no alcanzaron a realizar notas y renunciaron. Fueron indemnizados y se les pagó un porcentaje por los cuatro meses que duró el programa. Gutiérrez volvió a su empresa de asesorías comunicacionales y desde hace una semana es editor de N-Migas, de Chilevisión. El caso de Álvarez fue distinto: tras renunciar a su anterior trabajo, quedó cesante. Desde hace poco trabaja asesorando a la Viña Santa Carolina y Aeronáutica.

Cada cual por su lado: El equipo realizador de los estelares de los miércoles, encabezado por Oro Colodro, no se coordinaba con el que hacía los programas diarios, dirigido por Rodrigo Sepúlveda. La directora de contenidos del reality, Ximena Otto, pidió ser sacada de los créditos del estelar en sus últimas emisiones. Eran dos bandos: el de los que perdían en rating una vez a la semana y los que perdían la semana entera, sintetiza una fuente.

De los cinco que tenía...: En materia de platas, TVN perdió cerca de US$ 1 millón en su puesta en marcha. A eso se le debe sumar tener un programa al que se le fueron cuatro de sus cinco auspiciadores iniciales. Se quedó uno: Puig, al que TVN bonificó por su lealtad con avisos en otros programas.

Fiesta

El jueves 17 se realizó una fiesta en la casa de Tocando las estrellas. Asistieron algunos de sus ex ocupantes, miembros de Roos Film y sólo un ejecutivo del canal: Michael Müller, interventor del reality.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Según miembros del equipo de Tocando las estrellas, era tal la desazón provocada por el reality, que a una semana de su partida ya no había ánimo de continuar con el programa.
Según miembros del equipo de Tocando las estrellas, era tal la desazón provocada por el reality, que a una semana de su partida ya no había ánimo de continuar con el programa.
Foto:Mario Muñoz
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales