ARTES Y LETRAS

Domingo 8 de Julio de 2007

En el MAC:
Fotografía tripartita


WALDEMAR SOMMER

Escogidos por un curador del país respectivo, fotógrafos actuales de Francia, Argentina y Chile muestran sus obras en el Museo de Arte Contemporáneo. Esta vez se busca relacionar -comparación inevitable- tierras francas con Sudamérica. Dejando de lado el enorme progreso técnico y el acercamiento progresivo a la imagen en movimiento, comunes a las tres naciones, cada una de ellas ostenta atributos bastante particulares. De esa manera, los franceses entregan, en general, registros más abiertos al mundo de hoy y sus situaciones, a la realidad racial, a la relativa identidad geográfica. Los artistas de los dos países sureños, en cambio, aparecen más localistas e introvertidos. Aunque cualitativamente parejos, detengámonos en los autores que nos parecen más interesantes.

Destacados

Al comenzar por el estado europeo, dos Valérie llaman ahí la atención. En blanco y negro, pues, Belin convierte en imágenes vigorosas publicidad muy marcada por el pop art y una ambigua identidad que indaga los límites entre lo real y lo artificial. Jouve, por su parte, nos introduce en sutiles situaciones individuales o colectivas, dentro de ámbitos de belleza plácida. También, especial fuerza visual posee la visión estática de un hecho policial en manos de Kader Attia. Igual intranquila quietud acecha al par de escenarios urbanos, de Pierre Faure, y al monumental grupo de casilleros a medio llenar de Bruno Serralongue, captado en la sala de prensa de una Cumbre Mundial.

De los ocho fotógrafos argentinos, algunos nos deparan la novedad de abandonar lastres sensacionalistas y proporcionarnos productos más concentrados en sí mismos. Están sobre todo, entonces, Raúl Flores, Jorge Macchi y Matías Duville. El primero mucho se hace admirar. Sus pareadas naturalezas muertas con banales documentos colgados o con ropajes de obreros ofrecen una atractiva naturalidad antropológica y, tras su serenidad, cierto eco social. El imaginativo video de Macchi, entretanto, convierte las pistas de una avenida en pentagrama, donde el tránsito metropolitano de vehículos a distintas alturas engendra respuesta en notas musicales. Por desgracia, su otro video no funcionaba el día de nuestra visita al MAC. Respecto a Duville, a partir de coloreadas perlas de resina altera el paisajismo habitual, construyendo bonitas visiones puntillistas -sobresale la con un grupo de personas caminando en la playa-. Agreguemos a los productos citados la irónica selva interior a que se aproxima el living de Alberto Goldenstein. Por último, los dos retratos de Marcos López se hallan influidos, sin duda, por los guatemaltecos Gónzález y Riedel.

Ya en el campo chileno, observamos cómo el blanco y negro constituye el intermediario de sus mejores fotógrafos: Sashiyo Nishimura, Paz Errázuriz, Jorge Brandtmayer, Mariana Matthews. Fiel a su temática tan propia, Nishimura desarrolla un políptico, fresco grandioso, un dinámico montaje de banales, de contaminantes cables y postes ciudadanos. En las antípodas de esta última, Errázuriz destila de la más anecdótica y risible de las secuencias un mensaje de expresiva humanidad. Sentimos, por el contrario, la soledad, la amplitud majestuosa del paisaje nacional, las ráfagas del viento costino en las cinco extensas estampas de Brandtmayer. Al video recurre Matthews. Mediante él, y al compás de la adecuada música de Arvo Pärt, emprende un fantástico contrapunto entre la estatuaria clásica del hipercivilizado parque europeo y la irrupción allí de los primitivos e indefensos moradores de Tierra del Fuego.

Pero a los artistas sin color recién anotados resulta de justicia agregar aquí un aporte multicolor. Es el de Álvaro Hoppe. Éste, bajo apariencias festivas, cala hondo en los sentimientos e inquietudes de nuestra Revolución Pingüina, de 2006. Una vez más, aborda él acontecimientos masivos de mucha actualidad. Y si a actualidad se refiere, hay que reconocer que varios de los trabajos representantes de Chile ostentan fechas de hasta hace 20 años . Eso no ocurre en el caso de los visitantes extranjeros.

CLAVES

Ojo con el ritmo acerado, monumental de la chilena Nishimura y con el verismo social y apolítico del argentino Flores.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Desarrolla un políptico, fresco grandioso, un dinámico montaje de banales, de contaminantes cables y postes ciudadanos.
Desarrolla un políptico, fresco grandioso, un dinámico montaje de banales, de contaminantes cables y postes ciudadanos.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales