ARTES Y LETRAS

Domingo 15 de Octubre de 2006

EN GALERÍA ARTESPACIO
Fotopoética de la ensoñación: Las nuevas imágenes de Valeria Zalaquett

El célebre artista David Hockney suele decir que "la fotografía está muy bien si a uno no le importa mirar el mundo por una fracción de segundo desde el punto de vista de un cíclope paralizado". Por cierto que estar en el mundo no consiste en eso y la fotografía fija, como a Hockney le gusta recordárnoslo, se ha mostrado sistemáticamente incapaz de capturar la experiencia de vivir en medio del tiempo, del movimiento y de las asociaciones libres. "La fotografía es buena en superficies", agrega Hockney "pero impotente en cuanto al espacio y a lo que media entre el aquí de ver y el allá de la cosa que se ve". Por su parte, el eminente artista de la luz, Robert Irwin, contemporáneo de Hockney, rehusó por muchos años permitir que se fotografiara ninguno de sus trabajos porque la foto sólo capturaría todo aquello de lo que la obra no se trata, es decir, su imagen, y nada de lo que sí se trata, esto es, su presencia. A su vez, la presencia es algo que se incrementa gradualmente, con el tiempo y es precisamente el paso del tiempo lo que la fotografía no puede atrapar.

Es en esta danzante espiral de perplejidades y paradojas donde la fotógrafa chilena Valeria Zalaquett se adentra con una luminosa y fresca colección de obras de... ¿exactamente qué?... Bueno, está claro que no son simples fotografías.
Sucede que en su trabajo diurno (¿o debiéramos decir nocturno?) Valeria se ha hecho conocer como maestra de una imaginería instantánea, vívida, impetuosa, que registra en sus fotografías toda la energía pulsante y mareadora de sofisticados espectáculos teatrales y musicales. Pero en esta otra faceta de su labor (su trabajo nocturno, ¿o debiéramos decir diurno?) mientras se halla sola en su estudio, inclinada sobre su computador, con la vista clavada en la pantalla, manipulando con gran sutileza (de un modo muy pictórico) series de tomas que ha reunido en diversos sitios del mundo, Valeria se entrega a una búsqueda que no tiene nada de superficial. Por el contrario, es lo opuesto a la externalidad de la superficie. Lo suyo más bien evoca la cadencia y el espacio interno de los trances y los ensueños.

En este punto aprendemos de Gastón Bachelard: "Borrachos de realismo, los sicologistas insisten con demasiado énfasis en el elemento escapista de los ensueños", señalaba el viejo profesor, en su obra maestra de 1960, "La Poética de la Ensoñación". Y agregaba: "no siempre reconocen que la ensoñación teje tenues hilos en torno al soñador, que es un envoltorio que, en el sentido más estricto del término, "poetiza" al que sueña. ¿Dónde estoy?, ¿quién soy?, ¿de qué reflejo del ser soy el ser? Todas estas preguntas son demasiado pensantes. Un filósofo las reforzaría con dudas. En cambio, la ensoñación desdobla al ser de modo más gentil, más natural... la personalidad de quien divaga despierto es soberana en sus sueños". En otro pasaje del mismo libro se lee: "La ensoñación no es un vacío mental; es, más bien, el regalo de aquel momento que descubre la plenitud del alma".

El libro de Bachelard es sobre poesía; por tanto, sobre palabras y lenguaje. "Soy un soñador de palabras, de palabras escritas", nos dice el autor. "Creo que estoy leyendo; una palabra me detiene. Dejo la página. Las sílabas de la palabra comienzan a girar, los acentos a invertirse. La palabra abandona su significado como si fuera una sobrecarga demasiado pesada que impide el sueño. Entonces las palabras cobran otros significados, como si tuvieran el derecho de ser jóvenes y se alejan, deambulando entre las grietas y rendijas del vocabulario, en busca de nueva compañía". Sin embargo, este libro podría, del mismo modo (y quizás más pertinentemente, dado su tema de ensueño), referirse a la efusión de la imaginería visual.

Cuando Bachelard escribe que "las palabras del mundo quieren hacer frases", está anticipando lo que Valeria Zalaquett nos demuestra que las imágenes también desean hacer y, de hecho, no pueden evitar hacer. En sus obras existe la imagen y luego los velos de deseo que flotan suspendidos - cristalinos, barométricos - entre nosotros y el paisajimagen de su visión. He ahí el aporte mágico de Valeria Zalaquett. En una de sus obras, por ejemplo, aparece delante nuestro el jardín de Monet en Giverny, con su laguna de nenúfares. Aunque una foto, siendo lo que es, lo alejaría de nosotros, lo situaría necesariamente y para siempre "allá", sucede que mediante un giro de inspiración, Valeria completa la escena con una revelación: un torbellino de arcoiris, un túnel improbable que, mirado con atención (y es lo último que notamos antes de abandonarnos en caída libre al ensueño), no es sino el plácido reflejo de la superficie de otra parte de la laguna.

Autor, entre otros, de los libros "David Hockney’s Cameraworks" y "Vermeer in Bosnia"

BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA
VALERIA ZALAQUETT

Nació en Santiago en 1971. Se licenció en Filosofía en la Universidad Católica de Chile, con una tesis especializada en Teoría del Arte. Realizó estudios en Fotografía, Cine y Vídeo. Desde 1993 ha trabajado profesionalmente como fotógrafa para revistas, compañías de espectáculos, sellos de música, editoriales y largometrajes. Dirigió el Diplomado en Fotografía en la Escuela de Cine de Chile. El año 2000 se trasladó a Barcelona, becada por la Fundación Ford, para realizar un Master en Artes Digitales en la Universidad Pompeu Fabra. Desde entonces, su exploración artística y su desempeño profesional han estado marcados por el uso de las tecnologías digitales, extendiéndose, además, hacia el diseño gráfico y la realización de videos.

Fundó en Amsterdam el estudio "Vizuale", desde el cual ha realizado producciones fotográficas para compañías internacionales de espectáculos. Durante cuatro años ha sido la fotógrafa del proyecto "Ars Virtual" de la Fundación Telefónica en España. Ha obtenido diversos premios y distinciones. En los últimos años ha expuesto sus obras en Chile, España y Holanda.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Fotografías de Valeria Zalaquett se expondrán en Artespacio.
Fotografías de Valeria Zalaquett se expondrán en Artespacio.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales