VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Miércoles 2 de Septiembre de 2009

Pasajes pospuestos para después de 2035:
Por qué el hombre insiste en viajar a Marte

A pesar de que hoy ningún país tiene los fondos para llegar al planeta rojo, no lo han eliminado de su agenda. Investigación, tecnología, nuevos lugares para vivir son lo que promete el viaje que se avizora cada vez más lejano.  
Lorena Guzmán H. "Con el actual presupuesto, EE.UU. no puede volver a la Luna en 2020", concluyó el comité que revisa el programa espacial de ese país. Durante meses, el equipo encomendado por el Presidente Obama ha hecho consultas públicas y revisado las cuentas. Según lo planeado, las platas simplemente no alcanzan.

Hace cinco años comenzó Constellation , un programa de la administración Bush que pretendía -con 108 mil millones de dólares- volver a la Luna en 2020 y llegar a Marte en 2035.

La NASA ya ha gastado 7 mil millones y aún no pone un cohete en el aire.

El jueves pasado debía encender los motores el Ares I, pero 20 segundos antes de la ignición cancelaron la prueba por una falla con la energía. Y Orion, la cápsula en la que iría la tripulación, también ha fallado; sus paracaídas y sistemas funcionan a medias.

Para qué seguir

¿Para qué seguir con el proyecto? "Por el conocimiento en sí; se hace ciencia para saber", dice Roberto Rodríguez, físico de la Universidad Católica. "Todo lo que se puede avanzar en la creación de nuevos materiales, la mejora de sensores en condiciones extremas, hasta lo que se recolecte, ¡todo es interesante!".

Esa tecnología puede terminar transformada en un clavo, un sartén o un resistente vidrio antigolpes. Son infinitas las posibilidades.

Roscosmos, la agencia espacial rusa, acaba de firmar un acuerdo con su homóloga europea (ESA) para seguir en conjunto a la sonda Fobos Grunt. Ésta será enviada a Marte en octubre, tomará muestras de la superficie y las traerá de vuelta. Lo que se descubra servirá para preparar a los viajeros interestelares, pero ellos tienen casi todo en contra.

Ir y volver de Marte tarda al menos año y medio. Dieciocho meses encerrados en un mismo espacio, con la misma gente y la misma comida.

Roscosmos y ESA finalizaron en julio el proyecto "Mars 500". Durante 105 días, seis voluntarios se aislaron del mundo en el mismo espacio y condiciones que tendría una base en Marte. Salieron enteros, pero hubo roces. Cómo evitar esas claustrofóbicas rencillas es la tarea de los psicólogos.

No será la única dificultad. "El mayor impedimento en el espacio es la radiación cósmica que atraviesa todo. Los que viajen podrían desarrollar cáncer", dice Claus Behn, fisiólogo de la U. de Chile. "La tolerancia a ambientes extremos y la simple falta de oxígeno también son peligrosas. La minería de altura enfrenta situaciones parecidas, y estudiarlas nos sirve para ambas actividades".

Gaspar Galaz, astrónomo de la Universidad Católica, opina que "el hombre tiene que salir sí o sí del planeta. Si pensamos en una humanidad eterna, finalmente transformaremos el hábitat o nos chocará un meteorito. Necesariamente tendremos que colonizar otros planetas".

Las sondas enviadas han estado explorando la atmósfera marciana, dice, pero será muy distinto "ir, tocar y ver la geología".

Ningún país tiene los fondos para emprender el viaje solo. La semana pasada, la NASA le propuso a Rusia una misión conjunta, que incluiría a europeos y el resto de países que participan en la Estación Espacial Internacional. No ha habido respuesta oficial, pero Rusia ya había reconocido que no lo podía hacer solo.

"Si llegamos a Marte y encontramos alguna forma viviente podríamos conocer si la vida terrestre se originó ahí y, por ende, saber si somos marcianos o no".

ARMANDO AZÚAASTROBIÓLOGO DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA

 La búsqueda de vida"Hay cosas que sólo el hombre puede hacer en terreno", dice Armando Azúa, astrobiólogo de la Universidad Católica.

"Un robot no se puede hacer preguntas frente a lo que descubre y cambiar de rumbo si le llama la atención otra cosa".

Para la astrobiología es fundamental poder confirmar si hay vida fósil o actual en Marte, opina.

"Si encontramos algún tipo de vida en ese planeta, lo primero que podemos esperar es que esa vida tenga el mismo origen que la nuestra. Pero si no es así, su ADN o sus proteínas podrían ser muy distintas a las nuestras", dice el científico. Algo sobre lo que nadie puede aventurar todavía.

TransporteHay dos opciones de vehículos bajo evaluación. Una única nave que lleve y traiga a los viajeros, o dos de ellos. Una para ir, que quedaría en Marte, y otra para volver.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<STRONG>MÁS TIEMPO EN ÓRBITA.-</STRONG> El comité que revisa el programa espacial de EE.UU. asegura que para preparar un viaje tripulado a Marte se necesita extender la vida de la Estación Espacial Internacional hasta 2020. Es el único lugar donde se pueden reproducir y experimentar las condiciones de la vida en el planeta.
MÁS TIEMPO EN ÓRBITA.- El comité que revisa el programa espacial de EE.UU. asegura que para preparar un viaje tripulado a Marte se necesita extender la vida de la Estación Espacial Internacional hasta 2020. Es el único lugar donde se pueden reproducir y experimentar las condiciones de la vida en el planeta.
Foto:AP


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales