ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 19 de Marzo de 2006

HACIENDA. La voz de la experiencia:
Más sabe el diablo por...

Cinco ex ministros de Hacienda -Lüders, Cáceres, Büchi, Costabal y Marfán- se aventuraron a recomendar al actual inquilino de Teatinos 120 ciertas claves para una buena gestión.

M. CRISTINA SILVA.

"Los consejos no pedidos suelen ser contraproducentes", afirmó el ex biministro Rolf Lüders, pero tras haber hecho esa aseveración, se arriesgó a darle algunas sugerencias al nuevo Ministro de Hacienda, Andrés Velasco, tal como se lo solicitó Enfoques. Y fue el que más se entusiasmó con la tarea. Lüders prefirió hablar de las lecciones que "he aprendido de la historia, analizando la actuación de personas que han estado en cargos relevantes".

La idea, en todo caso, no fue que le dijeran qué hacer en materia de política económica que debiera implementar en esa poderosa cartera de gobierno. Más bien, se trataba de recomendaciones respecto de las habilidades más blandas para administrarse en ese desgastador cargo. No todos los ex ministros se aventuraron con la pluma. Sergio de Castro, después de pensarlo bastante, optó por pasar, diciendo que no se sentía cómodo dando consejos. Lo mismo Eduardo Aninat, que muy gentilmente se disculpó diciendo que le parecía de mal gusto mandar consejos por la prensa a un amigo que alguna vez fue su subalterno, en los tiempos en que al ahora embajador en México le tocó liderar los equipos que trabajaron en los Tratados de Libre Comercio.

Al final, fueron cinco los que accedieron a responder. Lüders destacó también que en Chile, el jefe de la cartera de Hacienda ha pasado a ser -de facto- el líder del equipo económico y es conveniente que así sea. Y destaca que eso requiere que "defina con absoluta claridad los ejes centrales de la acción estatal en ese ámbito y que lo comunique, comunique, comunique. Esa acción, más la suerte -léase términos de intercambio-, han determinado la percepción que tenemos de la calidad de la gestión de los ministros de Hacienda", afirma.

Contestaron, además de Rolf Lüders, los ex ministros del gobierno militar Carlos Cáceres y Martín Costabal, último ocupante del sillón de Teatinos 120 antes de la llegada de la Concertación y que acaba de ser nombrado integrante de la comisión que estudiará la reforma previsional. Actualmente es presidente de la AFP Habitat.

Hernán Büchi nos remitió a su libro "Del estatismo a la libertad económica", concretamente del capítulo X, "Después de la batalla", en el cual da algunas recomendaciones a autoridades económicas.

De los ex ministros de Hacienda de la Concertación, sólo Manuel Marfán, actual consejero del Banco Central, aceptó el desafío.

He aquí sus claves y secretos para una buena administración, que resultan últiles para cualquiera que tenga una función directiva.

ROLF LÜDERS, agosto 1982 - febrero 1983

"La experiencia sugiere que la definición y comunicación señalada antes no sólo debe ser muy explícita en cuanto a los grandes objetivos de cambio a lograr, sino también en cuanto a qué políticas e instituciones preservar, de tal manera de minimizar la incertidumbre para los agentes económicos. La historia económica de Chile es muy clara: la libertad económica, incluyendo la apertura exterior, y la disciplina fiscal han sido la gran fuente de progreso económico. Y un importante gasto social, bien focalizado, ha permitido mantener la paz social."

"Los ministros de Hacienda chilenos efectivos seleccionaron entre la multitud de problemas económicos existentes en el país unos pocos para resolverlos durante sus gestiones. Los problemas seleccionados fueron aquellos que -teniendo en principio soluciones con amplio apoyo político- generaran los mayores beneficios netos para la sociedad; es decir, eran los 'importantes'. Ello les permitió concentrar la mayor parte de sus energías en la solución de esos problemas y lograr generalmente los objetivos propuestos. En ese sentido, los casos de Ross, De Castro y Foxley, para nombrar sólo algunos, son ilustrativos."

"Los ministros de Hacienda exitosos fueron capaces, además, de seleccionar equipos de trabajo competentes y con los que se entendían muy bien. La gestión económica no se puede limitar a los proyectos prioritarios del ministro de Hacienda, sino que debe abarcar el día a día en muchos ámbitos. Por ello, definidas las líneas directrices, la administración propiamente tal debe quedar en manos de los integrantes del equipo mencionado, como generalmente sucedió en los casos de las administraciones eficaces."

"Los equipos de trabajo de los ministros exitosos no los integraron sus amigos, sino que profesionales competentes que compartían la visión económica. La dirección política la da el o la Presidente y el ministro. El ideal es que el personal subalterno sea integrado por personas con las mejores calificaciones profesionales posibles -en el sentido amplio del término-, independientemente de su color político y que, para evitar conflictos de interés, no se encuentren relacionadas familiarmente con sus superiores o dependientes. Este tema se relaciona con la reforma del Estado, de primera prioridad para aumentar la eficiencia del aparato estatal chileno, tarea que definitivamente le compete al Ministerio de Hacienda."

HERNÁN BÜCHI, febrero 1985 - abril 1989

"El tiempo del cual dispone una autoridad económica al final siempre es breve. Siempre van a quedar muchos desafíos pendientes, pero lo importante es dejar soluciones perdurables para todos los que sea posible. Sé de muchos que pasaron por el gobierno y no supieron aprovechar bien su momento. No lo dicen, pero en ese aspecto se les nota arrepentidos. Las oportunidades para modernizar, para liberalizar, para abrir y despejar caminos no se presentan dos veces en la vida".

"No hay salidas fáciles. Posiblemente esta sea la más categórica de las lecciones de la experiencia económica chilena, con la serie de situaciones diversas que experimentó a lo largo de su modernización".

"Posiciones demasiado rígidas pueden ser dañinas. En la conducción de una economía la flexibilidad, dentro de ciertos rangos, no sólo es recomendable sino también necesaria".

"No debemos caer en convertir -el mundo al revés- los instrumentos de política económica en un fin en sí mismos. Esto desde luego puede generar muchas distorsiones y muy pocos retornos. Comprender a cabalidad la realidad de cada sector es de gran utilidad; los conceptos teóricos globales deben ir acompañados de un conocimiento de detalle de la realidad concreta, para que rindan su máxima utilidad".

"Lo importante es perseverar. Una transformación económica global no es un asunto de 'one shoot'. No es un asunto de un solo disparo. Se necesitan no solamente muchos disparos sino también muchas batallas. En el esfuerzo siempre se van a presentar tropiezos, ya sea internos, donde las autoridades tienen cierto manejo, o externos, donde prácticamente no tienen ninguno.

* Extractos del libro "Del Estatismo a la Libertad Económica", capítulo X, "Después de la Batalla".

MARTÍN COSTABAL, diciembre 89 - marzo 1990

Estrictamente en el plano de la gestión y la manera de trabajar, Costábal le sugiere lo siguiente al nuevo ministro:

"Lograr, al más alto nivel del Poder Ejecutivo, un fuerte compromiso por un gasto público ordenado en monto y calidad".

"Hacer un esfuerzo personal por conocer, de los programas del Estado que originan gastos fiscales y contingencias económicas, casi tanto como los ministros sectoriales respectivos. No basta que los conozcan los asesores de Hacienda: a veces no los tendrá a mano cuando vengan las presiones".

"Tener presente, por una parte, la gran relevancia de las grandes empresas públicas para las finanzas del Estado y la economía del país. Por otra, la mayor dificultad de controlarlas e influir en el quehacer de las mismas en comparación con el sector público centralizado".

"También que, predicando con el ejemplo, él y su equipo sean ejemplos de sobriedad dentro del Estado y del país".

"En términos más amplios, y yendo algo a la política económica, le recomendaría buscar que la administración de la cual forma parte escape a la visión de las actividades económicas, desgraciadamente generalizada entre muchos gobiernos, que el ex Presidente Reagan resumía así: 'Si se mueve, póngale impuestos. Si se sigue moviendo, regúlela. Y si se deja de mover, subsídiela' ".

MANUEL MARFÁN, diciembre 1999 - marzo 2000

"En materia de política económica propiamente tal, Andrés Velasco no necesita consejos. Sólo quiero compartir dos reflexiones. La primera tiene que ver con la relación entre la economía y la política. Uno de los pilares de la fortaleza del Chile actual es la conciliación entre ambas esferas. Un buen Ministro de Hacienda no debe permitir que la lógica política domine hasta apabullar la lógica económica. Un buen Ministro de Hacienda también debe empujar la lógica económica, pero sólo hasta el límite de no exacerbar la política. Al final de cuentas, cuando una de las dos lógicas es "planchada" por la otra, más temprano que tarde viene una vuelta de mano en la dirección contraria. El construir acuerdos políticos amplios en torno a las decisiones económicas claves -tanto dentro como fuera del gobierno- es un punto esencial de la estabilidad".

"La segunda reflexión es que la proyección histórica de los gobiernos tiene más que ver con cómo terminan que con cómo comienzan. Lo que se desprende es que el cumplimiento del programa económico del gobierno debe calendarizarse de manera de terminar bien el 2010".

CARLOS CÁCERES, febrero 1983 - abril 1984

Las recomendaciones que el ex ministro Carlos Cáceres le hace al nuevo titular, Andrés Velasco, son cuatro:

"En el momento en que se ponen en juego las convicciones, respecto a lo que debe hacerse, no olvidar que siempre existe la alternativa que el Ministro presente su renuncia".

"Focalizar su gran tarea en el logro de propósitos muy definidos, como podría ser la modernización del Estado en la perspectiva de mejorar la competitividad del país".

"Al momento de tomar decisiones, formularse siempre la pregunta: ¿qué valor agregado le entrega al país el resultado de la decisión que se adopta?".

"Aun cuando el siguiente consejo proviene de Milton Friedman, 'padre de los Chicago boys', es válido también para los 'boys' de cualquier universidad. Toda Constitución debería tener el siguiente artículo: "Toda persona tiene el derecho a hacer el bien, siempre y cuando sea a costa de su propio bolsillo".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Alex Moreno


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales