ACTIVIDAD CULTURAL

Martes 9 de Agosto de 2011

Premio Revista de Libros de "El Mercurio":
Hoy recuerdo la tarde en que gané un concurso de novelas

Este viernes empezará a escribirse la historia de un nuevo ganador del concurso auspiciado por Empresas CMPC. A tres días del cierre de la convocatoria, Tito Matamala evoca su triunfo, en 1995.  
Tito Matamala No era un mal año, 1995: me había titulado y tenía mi primer contrato de trabajo en serio: académico universitario. Antes ya había publicado un modesto libro de cuentos: "Yo la amaba pero eso no era lo más ridículo", y en pocas semanas escribí una novela breve de título extenso. También pensaba autoeditarla, pero dos amigos, Carlos e Isabel, leyeron mi texto y me recomendaron que lo enviara al concurso de "El Mercurio", que por esos días cerraba la convocatoria.

Unos meses después estaba en el diario Crónica y la secretaria me pasó un llamado de Santiago. Era una periodista de "El Mercurio" que me saludó con amabilidad, como si me conociera, y luego me dijo que había ganado el concurso. No le creí. Y en una fracción de segundo traté de calcular quién me estaba jugando la broma, cómo alguien podría haberse enterado, si había enviado mi novela en el más absoluto secreto. La periodista insistió, y cuando al fin le creí debió notárseme en el rostro porque mis compañeros se acercaron a ver qué me ocurría.

La noticia también se filtró a las editoriales. En los días siguientes tuve numerosas ofertas para publicar mi libro, cada una ofrecía más dinero que la otra. Era un sueño, estaba a punto de alcanzar lo que había sido mi meta desde niño: ser escritor o, bueno, dibujante de historietas. Pero enseguida empecé a pagar el noviciado: elegí la peor editorial, con la que también publiqué una segunda novela, para el olvido.

Estaba convencido de que el premio de "El Mercurio" iba a cambiarme la vida, y así fue, aunque de manera más paulatina. Ahora, a la distancia, se puede apreciar la inflexión en mi destino. No tuve mucha suerte con los primeros libros, no fui un éxito en ventas ni un escritor de culto, pero jamás dejé de perseverar. De ahí en adelante prácticamente todo lo que he conseguido en la vida está relacionado con mis libros, y con el momento en que, esperanzado, envié las copias de mi novela a Santiago bajo el seudónimo de Juan Bastías.

El Premio Revista de Libros me abrió la puerta y me puso condecoraciones literarias instantáneas. Lo demás dependía de mí. Nunca he bajado la guardia y aquí me tienen ahora: hartos libros publicados, con mayor o menor impacto, y afanado en la literatura infantil, continuando la saga de "La gran breve guía de los animales salvajes".

Aquí cabe un recuerdo un poco más antiguo: una noche viajaba en bus a la capital, incapaz de dormir y mirando por una rendija de la cortina. De repente se me ocurrió que podía escribir una novela que comenzara así: "Hoy recuerdo la tarde en que le vendí mi alma al diablo". Más adelante, quizás en Rancagua, le agregué un paréntesis: "(Era miércoles y llovía elefantes)". En una de ésas, pensé, podría funcionar.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Tito Matamala</b> ganó el Premio Revista de Libros con la novela
Tito Matamala ganó el Premio Revista de Libros con la novela "Hoy recuerdo la tarde en que le vendí mi alma al diablo (era miércoles y llovía elefantes)".
Foto:BEATRIZ PARCET
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales