NACIONAL

Miércoles 15 de Diciembre de 1999

CHILOE:
Rebajan Pena de Muerte a Triple Homicida

Con golpes de hacha, Rubén Darío Millatureo Vargas, de 38 años, mató a su padre, a un vendedor y a una secretaria, sepultando los cadáveres en el patio de su casa.
PUERTO MONTT (Juan Barrientos).- La Corte de Apelaciones de Puerto Montt dictó fallo ayer en el caso del recluso de Castro, triple homicida de Queilén, Chiloé, Rubén Darío Millatureo Vargas, 38 años, aplicando presidio perpetuo y rechazando la pena capital que había aplicado el juez de Castro, Francisco Javier del Campo, quien instruyó el proceso en primera instancia. Aún no se sabe si la defensa apelará a la Corte Suprema, lo cual se resolvería una vez que el defensor abogado de Castro Patriek Miniert conozca el fallo.

El sentenciado a presidio perpetuo en segunda instancia, dio muerte en su residencia en Queilén a su padre Isidro Millatureo Ruiz, de 73 años, hecho ocurrido el 24 de septiembre de 1997. Hubo una discusión con el progenitor y lo agredió por la espalda con un hacha, elemento que empleó en todos los homicidios.

Posteriormente, el 13 de diciembre de 1997 dio muerte al vendedor de Temuco Claudio Eduardo Reyes Sandoval, de 36 años, y el motivo fue porque le cobró un par de cuadros de pintura que le había vendido.

Ambos cuerpos, el de su padre y el del vendedor los sepultó bajo el piso de tierra de una leñera ubicada al interior de la casa-habitación de calle La Paz 925. Los cuerpos fueron exhumados el 6 de marzo de 1998.

Finalmente el 5 de marzo violentó sexualmente y dio muerte igualmente con el hacha empleada en los dos casos anteriores a María Gabriela Formantel Macías, de 26 años, funcionaria de una pesquera y quien había retirado dinero de un banco en Castro para pagar a los trabajadores.

Una vez consumado el homicidio, Millatureo Vargas dejó el cuerpo sin vida en el piso de un habitación, le sustrajo un millón 512 mil 530 pesos que la joven portaba y se retiró. Al día siguiente fue detenido portando 929 mil 450 pesos, con el resto canceló varias deudas que tenía.

Al bajar la pena se estimó que dada "la peligrosidad del sentenciado, para el cumplimiento de los fines de la pena basta sólo con segregarlo de la sociedad, internándolo de por vida en un centro penitenciario, más o darle muerte".

Se señala que acorde con lo dispuesto en el inciso primero del artículo 73 del Código Orgánico de Tribunales, la pena inmediatamente inferior a la pena de muerte es la de presidio perpetuo, la que se aplicará al sentenciado.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales