DEPORTES

Lunes 13 de Septiembre de 2004

Diga Iquique glorioso

Gabriel Pozzo dio un paso enorme hacia el título de la N3 al dominar en los intratables caminos de la Primera Región. Nissan, que completó el un-dos con Luis Westermeier, podría quedarse también con el campeonato de marcas. Santiago decide todo.

Rodrigo Fluxá

Enviado especial a Iquique

Para un piloto, el motor es un amigo. Más que un amigo, un hermano. Y a los hermanos se les cuida. En Hyundai, siempre precavidos, les prepararon a sus motores un coqueto snorkel para que pudieran respirar en medio del desierto. El resto del parque miró con incredulidad los tubos de PVC que salían de los capós de los autos amarillos. No es así como se ganan las carreras, decía un tripulante que miraba a lo lejos.

Es que Hyundai no dejó nada sin resolver previo al rally de Iquique. Pasaron horas y gastaron millones preparando la prueba, básicamente porque sabían que decidiría, casi por completo, el título este año. Y creían que los tubitos podían aportar.

Llegaron el lunes a la Primera Región y estuvieron instalándose varios días. Y ayer, tras el décimo prime - el 11° fue suspendido porque la ruta era simplemente intransitable- ya no quedaban huellas de su aparatosa infraestructura. Se veían, apenas, las caras largas de los pilotos y navegantes, que recibían pésames al pasar.

Es que algo se murió, por más que no esté emitido aún el certificado de defunción.

Gabriel Pozzo, de Nissan, fue un carnaval en Iquique y ganó todo lo que se podía ganar. Anduvo rápido, cuidando el auto, fórmula sólo soñada para buena parte del parque. Nos preguntábamos hace dos fechas si era posible pelear el campeonato y mira cómo estamos ahora, decía el argentino ya sin el buzo.

¿Cómo está? Está 20 puntos arriba del Hyundai más cercano y sólo con los 28 puntos del rally de Santiago por disputar. Y eso, cuando hay un ex campeón del mundo entre el asiento y el volante, significa título asegurado.

Habrá que ver, se limitaba a decir Osvaldo Pirles, apenas cuarto ayer. Lo perdimos antes. En La Serena, cuando se me paró el auto a metros de la meta. O cuando me descalificaron en Pucón, aportaba Ramón Ibarra, casi convencido de que en este caso la posibilidad matemática no significa posibilidad real.

Para colmo, Luis Westermeier completó su mejor fin de semana del año y cerró el un-dos para Nissan, que está ahora, con dos autos - Hyundai tiene cinco- , apenas cuatro puntos debajo en el campeonato de marcas. Y eso que hace cuatro meses, según ellos, el campeonato estaba arreglado para que ganaran otros. Lo que cambia el mundo en un par de carreras.

Pérez celebró

Sólo dos cosas pueden empañar el campeonato de Marcelo Pérez en la N2. Una: que Juan Carlos Froilich no haya corrido en Iquique abriéndole la puerta al título. La otra - mucho más discutible- son los incontables rumores sobre la legalidad de su auto. Que hablen no más. Los que están en la ruta son los que saben cómo ando, dice.

Insidias de lado, Pérez demostró este año talento de sobra al volante. De hecho la serie menor le queda evidentemente chica. ¿Qué hará? No sé bien todavía. He conversado con harta gente, pero acá cuesta cerrar las cosas. Yo sé que tengo nivel para andar arriba en la N3. Si no, sigo corriendo mi autito, dijo ayer. La etapa del domingo la ganó, en todo caso, Ángel Bartolomé.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Gabriel Pozzo dejó su huella en las rutas de Iquique: ganó todo lo que se podía ganar.
Gabriel Pozzo dejó su huella en las rutas de Iquique: ganó todo lo que se podía ganar.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales