ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 24 de Agosto de 2014

Jacques Ergas, ex dueño del banco Monex, y Juan Carlos Saffie, ex síndico de Colo Colo:
Nosotros, desde Chile, podemos ayudar mucho más a Israel y Palestina validando una buena convivencia

Ergas y Saffie son socios y amigos desde hace más de 40 años. Uno es judío y el otro de origen palestino. Por eso accedieron a hablar de su relación de amistad en momentos en que el conflicto en Gaza ha desatado un clima de agresividad que ellos no comparten y abogan porque se termine. A.G.  
 Se conocieron hace más de 40 años. Era inicios de los 80 y en una reunión en la oficina de Hugo Ovando -hoy presidente de la constructora Almagro- coincidieron Juan Carlos Saffie Duery, quien años más tarde sería el conocido síndico de la quiebra de Colo Colo de 2002, y el ex banquero Jacques Ergas Benmayor.

Tras aquel encuentro, Saffie y Ergas hicieron un primer negocio juntos. Dieron vida a una firma metalúrgica en Arica, Cormetar, que aún hoy es proveedora de la gran minería y en la que ellos y sus familias siguen siendo socios.

Desde ahí se hicieron inseparables. Saffie -colocolino- se integró al directorio del entonces Banco Monex que Ergas -hincha de la U- lideró hasta que lo vendió al grupo Consorcio en noviembre de 2009.

También juntos han invertido en diversos negocios inmobiliarios, como un predio en la zona de Osorno que pretenden desarrollar para fines de ecoturismo. Asimismo, fueron socios en Ñublense, club del que ya hace años se retiró Ergas.

Juan Carlos Saffie es de familia palestina. Sus abuelos llegaron a Chile desde Belén.

Ergas es judío practicante. Su padre, Moni Ergas, nació en Belgrado, en la ex Yugoslavia, y también emigró, asentándose en Chile en 1948.

Hoy Ergas y Saffie aceptaron conversar con "El Mercurio" de su amistad y relación, en momentos en que las comunidades judía y palestina enfrentan quizá como nunca en Chile un momento complejo, marcado por el conflicto que se desencadenó en la franja de Gaza. La llamada operación Margen Protector, que desde julio afecta a esta zona de Medio Oriente, ha desatado un clima de agresividad más allá de esa región. Y Chile no ha escapado a ello.

"Yo como judío creo que es el peor período que he enfrentado. Como hoy existe internet, la gente puede escribir cualquier cosa, y las cosas que se escriben son horribles. Yo no había vivido esto", dice Ergas, en alusión a los comentarios y actitudes que a nivel de redes sociales, blogs y otras plataformas se han manifestado en el país. El objetivo de Ergas es recalcar que importar el conflicto no ayuda en nada. "No ayudamos en nada tomando tanto partido y estimulando la agresividad", dice Ergas.

Saffie concuerda: "No visualizo cómo podríamos contribuir a la paz en Medio Oriente generando un clima parecido en nuestros países anfitriones".

Ergas agrega que está muy preocupado de cómo en Chile se vive el conflicto entre judíos y palestinos, y cómo este está afectando la sana convivencia. "Con Juan Carlos a lo largo de los años siempre hemos conversado el tema, y la verdad es que -créanlo o no- son más los puntos en que coincidimos que aquellos en los que discrepamos", dice, resaltando que hoy la flexibilidad y la moderación es clave.

Juan Carlos Saffie complementa: "En todo esto hay muchos prejuicios. En primer lugar, el tema religioso. Una cosa es la religión judía y otra es el Estado de Israel. Tengo la más alta consideración y respeto por la religión judía. Creo que todo credo merece respeto, en especial la religión judía, que tiene tantas raíces comunes con mi religión católica. Lamentablemente el mundo de hoy vive momentos muy complicados en que el individualismo, la falta de respeto, los intereses cada vez más fuertes y despiadados complican un clima de vida fraterna y de paz. Yo hago permanentes esfuerzos por no caer en esa dinámica tan destructiva. Naturalmente que nuestros orígenes generan visiones distintas. Sin embargo, dichas diferencias son bastante menores que las que uno supone", plantea Saffie.

Ambos hombres de negocios destacan además que en Chile ambas comunidades tradicionalmente han sido cercanas.

"Nunca he escuchado reproches por nuestra amistad. Es solo una más de las tantas existentes y que han significado tantos motivos de alegría y de iniciativas que solo han reportado bienestar. Hay muchísimos matrimonios mixtos, mucha amistad y lealtad en negocios pequeños, medianos y grandes. Yo estoy tremendamente orgulloso y honrado de mi amistad con Jack, que siempre ha estado en los momentos bonitos y no tantos, sin preguntarme ni mis credos ni mis pensamientos políticos", plantea Saffie.

Líderes y soluciones

Jacques Ergas cuenta que él ha sido crítico de las decisiones de los diferentes gobiernos israelíes que han liderado el país a lo largo de la historia. Y lo mismo del liderazgo palestino. "Los líderes de ambos lados han perdido numerosas oportunidades para encontrar la paz", dice.

A juicio del empresario, ha habido momentos en la historia en que pudo llegarse a acuerdo -cita los acuerdos de Camp David, con Bill Clinton en el 2000, como ejemplo-, y que el denominador común de no llegar a buen puerto ha sido la falta de flexibilidad por ambas partes.

Algo en lo que coincide Saffie: "Tengo serias diferencias por cómo se ha manejado todo este tema allá. Se sorprendería de la relación que existe entre ambas culturas. Hay muchos, demasiados elementos comunes, partiendo por la dificultad que tuvieron nuestros antecesores e incluso nosotros al insertarnos en un país tan lejano y de características tan distintas al de nuestros orígenes", dice Saffie.

Pero el síndico plantea que no pierde esperanzas de que surjan otros líderes que cambien el panorama: "Más Sadat (Anwar Sadat, ex Presidente egipcio, premio Nobel de la Paz en 1978, quien llevó a su país a explorar la paz con Israel, convirtiéndose en el primer país árabe en hacerlo) y Peres (ex presidente de Israel, también premio Nobel de la Paz en 1994 cuando era canciller), que sean capaces de tomar a sus pueblos tan sufrientes de la mano y los lleven por el único camino razonable, la paz", agrega.

Ergas agrega que desde el país es posible contribuir. "Nosotros desde Chile podemos influir en nuestro gobierno, ayudar mucho más a Israel y Palestina validando una buena convivencia, promoviendo estrategias que apunten hacia una paz verdadera, con dos Estados y fronteras satisfactorias para ambas partes", recalca Ergas.

JACQUES ERGAS Y JUAN CARLOS SAFFIE se conocieron a inicios de los 80. Su primer negocio juntos fue una firma metalúrgica en Arica, que aún hoy existe y provee a la gran minería.

"Creo que es importante que no se traiga el conflicto a Chile, que se trabaje para crear vínculos de convivencia, así como el que existe entre Juan Carlos y yo. Si fuera así, todo sería más fácil".

Jacques Ergas.

"Desde hace muchos años conozco a Jack y su familia, y sé de su respeto por el ser humano y de su tremenda sensibilidad por el sufrimiento del pueblo palestino. Cada uno de nosotros hace esfuerzos por el entendimiento entre nuestros pueblos originarios".

Juan Carlos Saffie

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:CRISTIAN CARVALLO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales