VIDACTUAL

Sábado 22 de Febrero de 2014

 
Los rincones capitalinos donde se vive el pasado

Son esos lugares con historia, con sabor a nostalgia, que nos llevan a otras épocas y que, adaptándose a los tiempos, han sobrevivido como testigos de los cambios que ha tenido Santiago.  
Catalina Larraguibel L. En venta está la casa de calle Waldo Silva 2132, en pleno Barrio Huemul, donde una pequeña placa recuerda que allí vivió, en 1922, "Lucila Godoy, a quien hoy el mundo recuerda como Gabriela Mistral". Sus actuales moradores aseguran que la casa, por dentro, está completamente remodelada y no queda nada de los tiempos en que la poetisa la habitaba.

La vivienda, como todas las del sector, de bien cuidadas fachadas continuas con patio interior, está ubicada a media cuadra de la plaza y el teatro, el centro neurálgico del barrio construido para el Centenario de la República, inaugurado por el Presidente Ramón Barros Luco. El arquitecto Ricardo Larraín Bravo concibió un sector modelo para obreros, comerciantes y empleados fiscales. Sus límites son San Diego, la Autopista Central, Franklin y el Parque Isabel Riquelme.

En ese perímetro está la mencionada plaza, la Caja de Ahorros -hoy oficinas particulares- y el teatro, situado en calle Bío Bío y donde cuenta la leyenda que hasta Carlos Gardel cantó allí. No en una función programada, sino que llegó al lugar y encantado por su belleza, entonó sus tangos más conocidos, para el deleite de quienes tuvieron oportunidad de verlo y escucharlo.

Ese teatro, también llamado "el Municipal chico" por su belleza y arquitectura, fue escenario de algunas escenas de la franja del No para el Plebiscito de 1988. En el 2000, Silvio Caiozzi filmó allí "Coronación" y en 2010 fue locación de la película "No".

"Al teatro en las tardes y especialmente los fines de semana llegan jóvenes y hacen cosas bien bonitas", cuenta Gustavo Fernández, encargado del aseo del sector y quien reclama porque "aquí se hacen matrimonios, bien elegantes, se cierran las calles y se ocupa el teatro y las dos plazas que están aquí. ¡Pero dejan todo sucio! Deberían exigir que limpien cuando termina la fiesta, ¿no le parece?"

Para el arquitecto Marcelo Sarovic Urzúa, Licenciado en Arte PUC y director de Constructo, este barrio, "inscrito en un primer período de industrialización en Chile, refleja una completa iniciativa social por asegurar calidad urbana obrera en una llamada 'población modelo'. La población Huemul se constituye en un barrio que incluye una organización urbana con equipamiento colectivo e involucra cercanías a fábricas".

Tesoro religioso

Un lugar que esconde uno de los más grandes tesoros religiosos de Santiago es el Museo de la Merced, en calle Mac Iver, ubicado al lado de la basílica del mismo nombre (donde se venera a San Expedito).

La basílica, perteneciente a la Orden Mercedaria, fundada por San Pedro Nolasco, fue construida varias veces y destruida por sucesivos terremotos, hasta la actual de tres naves, que se levantó en 1795 y que también ha sufrido remodelaciones, la última a fines de los 90, como dice el padre Eduardo Mella.

En su interior destacan sus altares mayor y menores y el púlpito, una pieza de madera tallada y dorada al fuego, de estilo rococó germano del siglo XVIII.

En el coro de la iglesia hay un órgano Walker, desafortunadamente en mal estado, por lo que permanece en silencio. No ocurre lo mismo con el famoso Carillón de la Merced, que todavía se escucha en medio del infernal ruido del centro y al que Enrique Santos Discépolo y Alfredo Le Pera le compusieron un hermoso tango.

Por Mac Iver se accede también al Museo de la Merced. El curador Rolando Báez adelanta que varios de los tesoros que allí se exhiben, se trasladarán hasta el Centro Cultural del Palacio de la Moneda, donde se realizará una exposición, programada para agosto. Se queja que son pocos los chilenos que concurren al museo, no así turistas, que admiran sin reservas la sala de fanales del Niño Jesús, los cálices y candelabros de plata y cuadros impactantes, como por ejemplo El martirio de Santa Cecilia, un óleo sobre tela que data de 1620.

Cola de mono todo el año

A pocas cuadras de este tesoro colonial, en calle Bandera, se ubica un lugar que ya cumple 70 años funcionando con su particular sello: se vende cola de mono todo el año. Se trata del Ciro's Bar, también restorán de contundentes platos de cocina chilena y que son degustados por políticos y principalmente empresarios que aún tienen sus oficinas en el centro. "Estamos abiertos desde las 9 de la mañana a las 10 de la noche", comenta Cristián Bouzo San Martín, uno de los dueños que adquirieron el local hace 15 años y mantuvieron sus tradiciones.

Monjas y estudiantes

Alejado del centro, en Ñuñoa, está lo que hoy es el Campus Oriente de la Universidad Católica, lugar que en sus comienzos fue el Convento de la Congregación y Colegio del Sagrado Corazón Monjas Francesas. Construido en 1926, en 1971 pasó a manos de la UC.

Sarovic explica que su construcción sigue una estructura organizada a partir de patios, teniendo una iglesia al centro del conjunto. Esta obra de la escuela del Beaux Arts, es diseñada en 1926 por los arquitectos Ricardo Larraín Bravo (el mismo del Barrio Huemul) y Juan Lyon, este último lo desarrolló como proyecto de título en la Universidad Católica. "Durante largos años este campus ha sido un foco importante de Ñuñoa. Esta infraestructura probablemente mantiene la imagen histórica del barrio que lentamente ha cambiado de un sector de viviendas unifamiliares al desarrollo de torres colectivas".

Oasis en Vitacura

En Vitacura al llegar a Américo Vespucio está la casa de la familia Yarur, hoy Museo de la Moda. Fue construida en 1962 por los arquitectos Carlos Bolton, Sergio Larraín, Luis Prieto y Jaime Lorca, además de jardines diseñados por Luis Nakagawa. Aun cuando se adaptó para el museo, mantiene intactos muchos de sus espacios.

Sarovic dice que la obra "mantiene el carácter de una magnifica arquitectura del sector que lentamente dio paso a edificios de una escala mayor desapareciendo un barrio completo. El valor arquitectónico de esta casa está en la conformación y fundamentalmente el emplazamiento dentro del terreno y es inseparable de un excepcional jardín, no solo por la mantención y calidad de las especies como los castaños de las Indias, sino que también por la topografía y relación con la casa. La iniciativa de mantener la casa prácticamente en su estado original con los muebles y terminaciones que en una época en Chile eran sencillas, ya que se fomentaba el desarrollo de la industria nacional".

Un lugar que esconde uno de los más grandes tesoros religiosos de Santiago es el Museo de la Merced, en calle Mac Iver, ubicado al lado de la basílica del mismo nombre. La visión de un arquitectoEl arquitecto Marcelo Sarovic Urzúa señala que la arquitectura en Chile durante una primera etapa de desarrollo, a inicios del siglo XX, "ha sido un fiel reflejo de las políticas de Estado así como de visionarios que construyeron muchas veces desde iniciativas solitarias lo que hoy consideramos de valor y que quisiéramos no solo preservar, sino que fueran focos que activen nuevas iniciativas ampliando sus influencias". Sarovic cree que conjuntamente con el aporte de las ingenierías en la construcción de las infraestructuras, uno de los motores estratégicos de la modernización, la generación y consolidación de barrios, fue hasta cierto período lo que organizó espacialmente el desarrollo.

Respecto a los lugares visitados, manifestó que son "cuatro casos destacados -(Barrio Huemul, Museo de la Merced, Casa de los Yarur y Campus Oriente de la UC)-, de diversa naturaleza histórica y arquitectónica". Y que "más que una carga patrimonial para el Estado, han demostrado ser un aporte en la generación de barrios con cualidades al interior de la ciudad, sin el impedimento de congelar sectores urbanos, sino más bien potenciando su desarrollo con un capital sostenido desde la identidad nacional".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El Campus Oriente, ubicado en Ñuñoa, rememora los tiempos del 1920.
El Campus Oriente, ubicado en Ñuñoa, rememora los tiempos del 1920.
Foto:MANUEL HERRERA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales