REVISTA DE LIBROS

Domingo 12 de Junio de 2011

 
El legado de Elvis Presley

José Promis Conocemos tres novelas de Mike Wilson. (Creo que años atrás publicó otro relato titulado "Nachtropolis", del cual sólo tengo referencias). Todas de un corto número de páginas. Pero la brevedad de los textos es el resultado de una voluntad artística de intensificar el efecto de las imágenes que las novelas comunican. Son como píldoras literarias de alta concentración semántica que calan profundo en la sensibilidad de los lectores porque cada una denuncia a su manera ciertas grotescas deformaciones que nos rodean en silencio. Su narrativa se inserta así en esa tendencia recurrente de nuestra literatura actual que busca romper con la familiaridad de lo cotidiano, ya sea destruyendo las siluetas de lo conocido para perturbar con inmisericordia la tranquilidad de sus destinatarios o iluminando el reverso oscuro y apocalíptico de las sociedades triunfalistas contemporáneas.

Para llevar a cabo su proyecto desacralizador y rupturista, similar al que desarrollan otros escritores jóvenes chilenos y con los cuales manifiesta indudables identidades de generación y de sensibilidad estética, Mike Wilson ha echado mano de elementos característicos de la cultura popular, cultura periférica durante la época de oro de las grandes narrativas continentales, pero que hoy recupera el prestigio y el respeto que años atrás se le escamoteaban. El discurso de ficción científica de tendencia apocalíptica es sin duda el más sobresaliente de tales componentes. El texto de El púgil (2008), por ejemplo, nos sumerge en la atmósfera ruinosa de un Buenos Aires desierto, una urbe deteriorada, solitaria, donde las relaciones humanas reflejan la extrañeza que produce la destrucción urbana y donde las permanentes alusiones a personajes y discursos de ficción científica crean el marco semántico del relato. Ambientación más transparente aún en su novela Zombie (2010), donde un grupo de adolescentes sobrevive compartiendo espantos, violencia y degradaciones en medio de las ruinas de un vecindario que era conocido con el nombre de La Avellaneda antes de producirse una terrible conflagración nuclear.

El título de su última novela alude directamente a la cultura "rockabilly" que se desarrolló a partir de la época dorada del rock y cuya figura más prestigiosa fue posiblemente la de Elvis Presley, cultura que se afirmaba en la confianza del triunfo económico y la imagen de la sociedad feliz transmitida por la televisión y la música de esos años. Los verdaderos problemas sociales, entre ellos la segregación racial, no ingresaban, por supuesto, a la imagen mediática de ese mundo radiante. En su novela homónima, Mike Wilson quiere reproducir su lado marginal, oscuro y pestilente utilizando la imagen de un personaje-símbolo de lo que se denuncia y la brevedad textual, la sencillez formal y la concentración de las imágenes como recursos para comunicar un conflicto que golpea con fuerza y autenticidad en los lectores.

Los escasos pero intensos acontecimientos de la historia ocurren durante una noche que se inicia enigmáticamente con una apertura característica de los relatos de ficción científica: un objeto proveniente del espacio se estrella contra una casa de un mísero vecindario americano. Impulsado por la codicia, su dueño, Rockabilly, se pone a cavar frenéticamente, mientras lo observan Suicide Girl, una adolescente con el pecho disparejo debido a una lactancia precoz; Babyface, un hombre contaminado por un virus que se creía extinto; y Bones, un extraño perro que por algunas horas adquiere la capacidad de pensar. Monstruos cada uno a su manera que cohabitan en un barrio de extramuros, abandonado y decrépito, iluminado por la luz artificial de un letrero de Walmart. En pocas horas se desatarán las fuerzas oscuras y siniestras que alimentan la pobreza y el desamparo, exacerbadas, quizás, por la tortuosa belleza de Ella, el tatuaje que Rockabilly exhibe en su espalda. Con sus símbolos de fácil identificación, la novela de Mike Wilson es un relato que merece su lectura.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Rockabilly Mike Wilson Editorial Alfaguara, Santiago, 2011, 125 páginas, $8.900. NOVELA
Rockabilly Mike Wilson Editorial Alfaguara, Santiago, 2011, 125 páginas, $8.900. NOVELA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales