ACTIVIDAD CULTURAL

Sábado 9 de Febrero de 2013

 
Ricardo III de Inglaterra ¿Mejorará su reputación?

Tras el descubrimiento, 527 años después, del cuerpo del monarca protagonista de una de las obras más famosas de Shakespeare, descrito como malvado y ambicioso, se abre un interesante debate sobre cómo influirá esto en su, hasta ahora, malograda imagen.  
María Soledad Ramírez R. Desde hace 527 años que al difunto rey Ricardo III de Inglaterra no se le aplica un viejo dicho chileno que dice que no hay muerto malo. Al contrario, el monarca inglés, el último de la familia Plantagenet en gobernar -la misma de Guillermo el Conquistador-, el último rey en morir en batalla en Inglaterra, ha tenido la peor de las famas por cinco siglos. Alimentada desde el día de su muerte por sus enemigos políticos -los que lo mataron en batalla en 1485 e instauraron una nueva dinastía reinante en la isla, los Tudor-, por las reseñas de escritores como Tomás Moro y Polidore Vergil y, por sobre todo, convertida en drama escénico por Shakespeare, que lo inmortalizó como un jorobado ambicioso, despiadado, asesino de niños y de todo aquel que se interpusiera en su camino hacia el trono.

Tanta mala propaganda, ¿era solo una operación política de los Tudor, o se basaba en hechos reales? El hallazgo, en septiembre pasado, y la reciente confirmación de que el cuerpo encontrado bajo el estacionamiento de un servicio social en Leicester, Inglaterra, es del famoso rey solo han avivado la discusión sobre el punto. La primera en sacar provecho ha sido, por cierto, The Richard III Society, una organización privada fundada en 1924 con el fin de rehabilitar la figura del monarca, que financió la investigación para encontrar el cuerpo y la reconstrucción facial conocida esta semana.

Los "ricardistas" han ganado un punto dándole a su rostro tridimensionalidad, mostrando un hombre joven, sonriente, sin arrugas, de mirada confiable. Como se señala en un comunicado de la organización, se espera que con esto se deje de hacer mal uso de su figura. "Quizás, ahora que pueden ver que Ricardo III era un ser humano, no un monstruo, ellos dejarán de golpear su reputación y le darán a la verdad una chance para salir a la luz", declaró el director de la sociedad, Dr. Phil Stone.

La verdad de los ricardistas es que no existen pruebas de que haya asesinado a sus sobrinos, los herederos legítimos del trono a la muerte de su hermano, el rey Eduardo IV; que fue un gobernador querido en el norte del país, y apoyó la incipiente industria de la impresión de libros y la justicia "ciega" en los tribunales, entre otras buenas acciones, además de ser un hombre piadoso.

Con ese fino sentido del humor inglés, The Economist publicó, con 500 años de retraso, un obituario sobre el rey. Y señalan que, a pesar de que desde hace ya tiempo se sabe de las virtudes del rey, la mala fama ha persistido. Y esto es porque ya en vida era para algunos un monstruo. Por eso, comenta la revista, su reinado nunca partió correctamente y fue traicionado en la batalla en la cual murió.

"Diría que tuvo la capacidad de ser un rey eficaz, pero no tenía el derecho a ser rey. Obviamente falló", agrega el historiador Michael Hicks, experto en historia medieval inglesa, profesor de la Universidad de Winchester. "Los ricardistas subrayan su lealtad (al rey, su hermano), su buen gobierno y popularidad en el norte. Pero la evidencia es limitada y no tan favorable: él era ambicioso, construyó su poder a expensas de otros, especialmente mujeres (como su suegra)", señala Hicks. El académico agrega que una buena parte de los historiadores dirían que Ricardo III no fue más que un hombre de su época, un noble preocupado de sus intereses; en busca de poder, y cuando obtuvo el trono, se defendió de todos los que estaban contra él.

Sobre su corto reinado (dos años), Hicks es drástico: a no ser por Shakespeare, "él estaría casi completamente olvidado. Hay poca conciencia de lo mucho más exitoso que fue su hermano, Eduardo IV. Nadie habría pensado que era necesario formar una Richard III Society para rehabilitarlo".

Su cuerpo ha provocado otra pequeña disputa: dónde debe ser enterrado. Hasta el cierre de esta edición, Leicester mantendría los restos del controversial monarca, por sobre la petición de York.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Philippa Langley lideró el proyecto para encontrar el cuerpo del rey.
Philippa Langley lideró el proyecto para encontrar el cuerpo del rey.
Foto:REUTERS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales