WIKÉN

Viernes 8 de Junio de 2001


Comedia mediante

Con el programa A la suerte de la olla, Fernando Alarcón se saca por un rato la chaqueta de animador y vuelve a ejercitar músculos que conoce de memoria: los de comediante.
por Francisco Aravena F.

En el antiguo Jappening con ja, Fernando Alarcón andaba con un sostén en un bolsillo y una petaca de pisco en el otro para intrepretar a Ricardo Canitrot en La Oficina. También se ponía chaqueta a rayas, acusaba a Don Francis de ser un guatón copión y se llamaba Pepito TV. Otras veces era el Licenciado de la Mora y perdía la memoria después de salir a comprar cigarrillos, o se llamaba Segismundo Vega y juraba ante las cámaras que no se había robado ningún chancho .

Hoy, Fernando Alarcón toma el micrófono para ser uno de los reporteros familiares de Si se la puede gana y habla por teléfono para conducir el programa interactivo Para eso estamos, siempre como Fernando Alarcón. Cuando se llama de otra manera se llama Warren, y es un mozo que interviene de vez en cuando en programas magazinescos estacionales como La movida del Festival o algún programa con fines institucionales de canal 13. Pero en la calle le siguen diciendo Canitrot. Lo siguen llamando Pepito TV.

A Alarcón no le ha faltado qué hacer, pero A la suerte de la olla lo devuelve a un esquema en el que no estaba hace tiempo: la comedia de personajes. Desde el final del poco exitoso programa humorístico Tuti cuanti (en 1997), las ha hecho de comediante sólo en espacios como Teatro del humor o algunos segmentos de Sábado Gigante.

- En estos últimos años de carrera has sido más animador que comediante ¿ha sido algo intencional o circunstancial?

El espectro de labores que he desempeñado es muy amplio. Todas las he tomado como grandes desafíos a los cuales he tratado de brindarme por entero. El mundo de la comunicación es mi mundo. Y uno tiene que estar dispuesto.

- Pero uno tiene preferencias...

Claro, a mí gusta la comedia. Y dentro de la animación incorporo la comedia. Soy alguien que está en participación activa con el público, cuento chistes, intervengo con el artista, me voy a la platea. Es el tipo de animaciones que me han hecho tener una cartera de clientes en la época estival, de festivales y eventos de final de año. Me llaman especialmente por esta característica interactiva que tengo con el público.

- Nunca pudiste superar personajes como Canitrot o Pepito TV. Los personajes posteriores nunca alcanzaron esa trascendencia...

Lo que pasa es que la continuidad favorece a un personaje. El Jappening... iba todos los domingo, y metía a los personajes por insistencia. Mis personajes nuevos no han tenido la continuidad, han sido muy puntuales para un determinado programa....

- Pero has repetido harto al Warren, este mozo que sirve café, y no ha sido un personaje potente...

Claro, porque el gallo entra y se va para que siga la conversación. Distinto sería si me quedara, tendría que inventar otra cosa. Pero si voy a entrar a producir el momento humorístico que se necesita, el chiste, no puedo estar todo el rato ahí. Además que no puedo robarme la película. Pero eso no significa que no tenga el éxito, por supuesto, porque a estas alturas de la vida... .

- ¿A qué te refieres con eso de a estas alturas de la vida?

A que a estas alturas de la vida a mí no me preocupan mucho ese tipo de críticas. La gente sabe lo que hago, no tengo que dar examen, me conocen por lo que soy. En los focus group que han realizado acá, por lo que me han dicho, la gente me siente como una persona que llega bien. Y eso me tiene muy contento. La crítica puede ser buena hoy, mala mañana. Pero la opinión de la gente es buena. Por lo menos hasta ahora. A veces yo no hago nada, y la gente igual me aplaude. Por eso te decía: a estas alturas de la vida uno se desprende de muchas cosas que antes lo angustiaban...

- ¿Has visto el nuevo Jappening... ?

No me vas a creer, pero no lo he visto. Lo que pasa es que vivo en el Cajón del Maipo, y estaba suscrito a una compañía de televisión por cable que no tenía Megavisión. Ahora recién me cambié a otro sistema que sí lo tiene, pero no he podido verlo porque a esa hora estoy trabajando. Pero siento que lo que están haciendo ellos es válido, porque veo el rating y tienen harto.

- ¿Crees que ha cambiado la manera de hacer comedia en Chile?

Mira, de repente uno se arma esquemas de la comedia que uno ha visto en televisión, que es la comedia norteamericana. Lamentablemente, porque yo la encuentro muy buena, no ha tenido repercusión en Chile. La concepción de comedia acá es otra, quizá más rayano en el Café Concert, la talla contingente, no importa que haya una lógica o línea dramática....

El que ríe último ríe mejor

Es una cosa de ciclos, explica Fernando Alarcón. Dice que por eso cree que A la suerte de la olla - que lo reencuentra con sus ex compañeros del Jappening..., Jorge Pedreros y Gladys del Río, después de la violenta separación de ellos de Eduardo Ravani- será un programa exitoso: porque hace tiempo que no se hace una comedia como ésa, que llegue al público al que apunta.

Fíjate que hoy en sintonía radial el éxito es el recuerdo de las canciones de los 60, ejemplifica. Es la música de mi época, de mi generación, que tiene poder adquisitivo, que no tenía un espacio. Y creo que en la televisión debe estar pasando algo parecido: a mi juicio, hay un público desatendido, como la tercera edad, y estábamos despreciándolo. Y ése es nuestro objetivo ahora.

- ¿Y crees que va a resultar?

No soy científico en esto, pero es por la señora en la calle que se me acerca y me dice ¿cuándo van a hacer un programa así? Esa gente está esperando esto.

- ¿Te piden algo como el Jappening..?

Exacto, como el antiguo Jappening.... Algo que les divierta. Basado en eso, en que los niños son un público receptivo para este tipo de humor y en que la gente quiere un cambio en esto, hemos propuesto esta idea.

- A la suerte de la olla te ha reencontrado con Jorge Pedreros. ¿Te da pena pensar que nunca van a poder reencontrarse artísticamente con Eduardo Ravani los tres? ¿O no es imposible?

No, en absoluto. En cualquier momento puede reeditarse eso. Todos cambian. Si el muro de Berlín lo tiraron abajo, cómo no se va a poder solucionar un problema personal de ese nivel.

A la suerte de la olla
Lunes a viernes, 19 hrs.







Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Las caras de Alarcón:   Pepito TV, Alaraco, El negro Papalapapiricoípi, Ricardo Canitrot, Warren y su nuevo personaje,  Angel Custodio Norambuena.
Las caras de Alarcón: Pepito TV, Alaraco, El negro Papalapapiricoípi, Ricardo Canitrot, Warren y su nuevo personaje, Angel Custodio Norambuena.
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales