ACTIVIDAD CULTURAL

Domingo 17 de Julio de 2011

 
La revancha del arte chileno de los 70 y 80

Más de 100 trabajos experimentales tendrán una visibilidad inédita desde el 26 de julio. Entonces, el Museo de Arte Contemporáneo retomará una historia de obras hechas con materiales básicos y crítica dura.  
DANIELA SILVA ASTORGA Los hitos, las paradojas, la brutalidad, una política abatida, el silencio, una cultura efervescente y, luego, autocensurada. Todo, hasta lo más nimio del día a día, reafirmaba que los años 70 eran sinónimo de convulsión. Algo se podía vaticinar para los 80, aunque lo más seguro era pensar en una nebulosa. Un contexto tan envolvente, que los artistas cambiaron de giro. "Su característica más representativa en los años 60, e incluso antes, era el compromiso con su obra. Pero en ese entonces pasaron a ser artistas involucrados. Sin opción", comenta el director del Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Francisco Brugnoli, citando las definiciones del filósofo Patricio Marchant. Las preguntas sobre la pintura, que habían instalado los Grupos Rectángulo y Signo, se replegaron ante una nueva fuerza creativa e imbatible. Aparecieron trabajos de materiales pobres y básicos que, de todas maneras, se sostuvieron gracias a las reflexiones espesas a partir de las cuales habían nacido. Los peatones veían acciones de arte impactantes, y una buena obra podía circular en fotocopias. Tiempos de Elías Adasme, Hernán Parada, Juan Castillo, Alfredo Jaar, Kena Lorenzini, Lotty Rosenfeld y Gonzalo Díaz, entre muchos otros actores críticos. Tiempos creativos que, después, se han visto poco. Ahora, el MAC está reescribiendo esa historia.

Las piezas claves para repasarla estarán en su sede del Parque Forestal. El 26 de julio se inaugura "Chile años 70 y 80. Memoria y experimentalidad", un paquete de cuatro exposiciones para tomar, desde múltiples ángulos, contacto con los vaivenes de la época. Hay dos dedicadas a documentos. Una, preparada por la argentina Graciela Carnevale y la chilena Soledad Novoa, con bastante teoría. Otra, de Cristián Gómez, hecha con archivos desclasificados. Y en el segundo nivel del museo revivirá la mítica exposición "Autorretrato. Fotografías intervenidas por sus modelos", que Inés Paulino presentó en la Galería Sur en 1984. Pero el núcleo de todo eso está en "Colección: arte experimental", que reúne unas 110 obras. Fotografías, dibujos, collages , videos, diaporamas, peformances e intervenciones urbanas. Sólo algunas eran parte de la colección del MAC.

Muchas las tenían guardadas sus dueños. Otras estaban perdidas. Y lo que hizo el museo, en 2010, fue llamar a los que sostienen esta época artística y pedirles que donaran una obra. Recibieron más de 70 de 32 creadores, ganaron un Fondart Bicentenario ($62 millones), y en un año de trabajo documentaron, restauraron y hasta volvieron a producir trabajos. "Algunas cosas habían sido borradas. Los negativos originales se han perdido. Revivimos la precariedad de ciertos autores que han pasado al olvido, a pesar de que su legado es sumamente importante. Por ejemplo, el trabajo de Hernán Parada se reprodujo. Nos dio indicaciones de marco, papel y tamaño", cuenta Caroll Yasky, conservadora del MAC que colaboró con Brugnoli en la curatoría.

Espesor inédito

Los trozos recuperados de esa etapa creativa ocupan casi toda la muestra. Sin embargo, se sumaron antecedentes. Por eso, la curatoría parte con José Balmes y termina, entre otros de los 90, con Natalia Babarovic. Antecesor y heredera de una corriente setentera que construyó nuevos lenguajes para el arte. Brugnoli comenta: "Fisuraron los mensajes para que pudieran ser leídos. Además, inventaron otras fórmulas para hacer circular lo que hacían: la gráfica experimental, los fotocopiados y las pinturas aeropostales de Eugenio Dittborn". Y pensaron mucho. Especialmente, Nelly Richard, Ronald Kay y Pablo Oyarzún, sólo por nombrar a algunos. Nada se salvó de su análisis. Era una escena súper dinámica, con afán de producir a pesar de la precariedad. Fue la primera y la última vez. "En Chile, jamás se ha vuelto a desarrollar una época de tanta profundidad. Porque a partir de los 90, cuando había aparecido la pintura de Samy Benmayor y Jorge Tacla, se generó una escena ecléctica", reafirma Brugnoli.

Ese espesor de ideas es más complejo en algunos trabajos. Uno de ellos, el de Hernán Parada, que ambos curadores definen como trascendental. "Tenemos su 'Obra abierta', un trabajo que llamó así, porque no podía cerrarse ni terminar mientras no apareciera su hermano. Es de gran valor político", apunta Brugnoli. En 1978, Parada presentó un estante, muy ordenado, con cuadernos de colegio. Eran los de su hermano. "Hablamos con la mamá, para poder contar con los objetos. Hay muchos temas delicados en la naturaleza de las creaciones que están en esta muestra", agrega Yasky.

También se exhiben varios registros de intervenciones emblemáticas, como "Estudios sobre la felicidad", de Alfredo Jaar, quien instaló en distintos puntos carteles con la pregunta "¿Es usted feliz?". Aparecen, además, las acciones de Víctor Hugo Codocedo y Lotty Rosenfeld, miembro del CADA (Colectivo Acciones de Arte). Algo de pintura, con trabajos de Juan Pablo Langlois Prado, Juan Domingo Dávila y José Balmes; y mucha fotografía. Yasky agrega: "No olvidamos a los autores que participaron en el Tren de la Cultura, que recorrió Chile, entre otras cosas, con una exposición de serigrafía muy colorida. Quisimos dar cuenta de eso, porque la gráfica de ese tiempo tuvo mucha experimentación. Eran autores con su imaginario al servicio de una visión social". La historia se reescribe completa. Y de ella existirá un registro: el museo publicará en octubre un libro de cien páginas con imágenes de estas obras y sus historias. "Tendrá bastante contexto sobre la creación de los trabajos, y se distribuirá gratis en bibliotecas y colegios", anuncia Yasky.

* En tres niveles del MAC Parque Forestal se exhibirá el trabajo de 53 artistas. Entre otros, de Francisco Smythe, Cecilia Vicuña, Juan Castillo, Jorge Brantmayer, Valentina Cruz, Guillermo Núñez, Francisco Copello y Paz Errázuriz. Hay donaciones y patrimonio antiguo.

 Instantáneas ochenterasLa artista brasileña llevaba 11 años viviendo en Chile, cuando se le ocurrió retratar a los protagonistas de la escena cultural. Comenzaban los años 80, trabajaba como reportera gráfica de las revistas Apsi y Clan, y esa tarea le demoró cuatro años. Inés Paulino no quería sólo fotos. Junto a eso, que los 160 retratados intervinieran una copia de su imagen y se la devolvieran, para exponer ambas piezas juntas. "No fue para nada fácil porque, además de no contar con recursos económicos suficientes, eran tiempos en que no existía la tecnología y se trabajaba manualmente. Entonces, todo, desde la convocatoria vía postal, el financiamiento, lograr captar la imagen y luego que me la devolvieran intervenida, implicó un esfuerzo extraordinario", apunta. Logró exhibirlas en la Galería Sur, alentada por Roser Bru, en 1984. Se vio a José Donoso, Gonzalo Díaz, Waldemar Sommer, Francisco Coloane, Juan Luis Martínez, Gema Swinburn, Diamela Eltit y Nena Ossa, entre otros. El paso del tiempo hizo que el trabajo de Paulino se guardara y muchas fotos se perdieron, pero ahora vuelven a exhibirse, tal como en los 80, en el MAC. "La mejor intervención es la de Ramón Vergara Grez, quien recortó un catálogo del Grupo Rectángulo para alterar su rostro. Espectacular", comenta Brugnoli.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b> (1979), de Alfredo Jaar. "Esta obra es fruto de mi idealismo utópico que trataba de combinar con poesía, actividad ingenua pero muy necesaria en aquella época", dijo alguna vez el autor." >
"Estudios de la felicidad" (1979), de Alfredo Jaar. "Esta obra es fruto de mi idealismo utópico que trataba de combinar con poesía, actividad ingenua pero muy necesaria en aquella época", dijo alguna vez el autor.
Foto:ALFREDO JAAR


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales