NACIONAL

Jueves 21 de Septiembre de 2006

Ex integrante de Misión de Paz de la ONU:
Suboficial FACh decidió adoptar a una niña haitiana

Corte Suprema debe decidir si valida o no adopción de la menor hecha en Haití por el militar chileno Mario Castillo y su familia.

UZIEL GÓMEZ

Un lento, costoso y burocrático trámite debe hacer el suboficial de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) Mario Castillo para inscribir en Chile a su hija adoptiva haitiana Berdine.

Luego de nueve meses de intenso papeleo en Puerto Príncipe para obtener la patria potestad de la menor de seis años, ayer comenzó una nueva etapa, cuya complejidad lo tomó por sorpresa y visible angustia.

Castillo, quien estuvo seis meses en Haití como parte de la Misión de Paz de la ONU, tiene dos problemas nuevos que resolver: la residencia de la menor y su adopción.

Berdine llegó con visa de turista en la madrugada del martes 19 a Santiago, por sólo 90 días.

Por lo tanto, tiene que tramitar las visas de residencia temporal y definitiva para luego nacionalizarla.

Esto lo desconocía el suboficial, quien pensaba que por ser su hija sería chilena de inmediato.

Chile desconoce adopción

El otro problema consiste en que Haití reconoce que Castillo es el padre legal de Berdine, pero Chile no, por lo que tiene que hacer el proceso de exequátur ante la Corte Suprema, que verifica si una sentencia judicial emanada de un país extranjero reúne o no los requisitos que permiten su homologación en Chile.

Para ello deberá contratar los servicios de un abogado y asumir importantes costos -no cuantificados aún- en la defensa jurídica y en la traducción del francés al español de toda la documentación.

Castillo reconoció que el proceso puede durar meses y que deberá afrontar solo los gastos jurídicos.

En la jornada, que comenzó ayer en la mañana en el Registro Civil de la calle Huérfanos, el suboficial Castillo, su cónyuge Patricia Lillo, Berdine y su hermana chilena Macarena, desfilaron entre funcionarios y escritorios hasta que los recibió y orientó el director metropolitano Iván Arcos.

Los inconvenientes obligarán a la familia, residente en Iquique, a quedarse en Santiago y no regresar el fin de semana como tenían planeado.

Su nuevo hogar

Un dormitorio especial, peluches, regalos y mucho cariño de la "familia militar" esperan por Berdine en su nuevo hogar de Iquique, donde tendrá mar y sol, como en su Haití natal, pero no tanta humedad. La chica se notó ayer tranquila, muy observadora, jugando con su muñeca y acompañada de su hermana chilena Macarena, quien la acariciaba y abrazaba, mientras sus padres lidiaban con los funcionarios del Registro Civil. "No habla español y nos entendemos por señas", dijo orgullosa su mamá Patricia. La niña conoció a sus abuelos y familia materna de Santiago y su primera comida fue sopa y ajiaco. Le encanta la Coca-Cola y toma agua embotellada. Su padre adoptivo la conoció en un orfanato en Puerto Príncipe, donde vivía la menor, que no es huérfana, pero cuya madre y otros cuatro hermanos no pueden mantenerla.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Una nueva y amorosa familia encontró Berdine en sus padres chilenos, Patricia Lillo y Mario Castillo, y su hermana Macarena Castillo.
Una nueva y amorosa familia encontró Berdine en sus padres chilenos, Patricia Lillo y Mario Castillo, y su hermana Macarena Castillo.
Foto:CLAUDIO BUENO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales