VIDACTUAL

Sábado 1 de Octubre de 2011

 
Carolina Herrera Jr.: No me gustaría trabajar una línea con mi madre. Ella no necesita a nadie

En su paso por Chile, la hija de la diseñadora se reunió con "El Mercurio" para hablar del futuro de su trabajo y de la empresa que su madre creó hace 30 años. Amparo Hernández C.  
 Está en una habitación del lujoso hotel W, junto a su asistente personal. Él, en un iPad, revisa la prensa local, y ella se relaja bebiendo un vaso de agua con hielo y admirando la increíble vista de Santiago. Carolina Herrera no esperaba días tan calurosos en Chile. "Los días han estado espectaculares. ¡No hace nada de frío!", dice abriendo esos profundos ojos azules.

La hija de la renombrada diseñadora, nacida en Venezuela y radicada en Nueva York, como siempre, luce impecable. Con maquillaje tenue, pelo tomado y un vestido floreado, totalmente primaveral, habla pausado y con delicadeza. Lo primero que hace es mostrar su última creación: 212 VIP for Men. Lo sujeta con sus manos y comenta: "Mi idea era volver a retomar la familia 212 que es con la que yo empecé. Y esta es una nueva familia, la VIP. Primero salimos con la mujer y este es el hombre, inspirado en Nueva York, su gente, sus fiestas, su vida nocturna y la energía que se crea ahí".

En 1996, Carolina Herrera Jr. creó su primera fragancia para la marca, llamada simplemente 212. En esos momentos vivía en Nueva York (donde llegó a los 12 años junto a su madre), ciudad de la que guarda alegres recuerdos. "Tengo una conexión con esa ciudad que ya no se desaparece, aunque no viva ahí", dice. "Pasa de todo en las noches neoyorquinas, porque hay tantas fiestas, se mezclan tantas culturas, que es una cosa muy creativa lo que ahí sucede", agrega. Por eso, además del perfume, quiso homenajear ese lugar donde pasó toda su adolescencia con un libro editado por el reconocido fotógrafo Luis Venegas. "Buscamos varios fotógrafos y terminamos con cinco que tuvieron puntos de vista diferentes fotografiando la noche neoyorquina", explica esta mujer de 42 años.

Pero no es melancólica. No quiere, necesariamente, regresar a esa ajetreada ciudad. "La quiero muchísimo, pero estoy contenta (donde estoy). No siento que me pierda nada, porque estoy en otra etapa de mi vida. No tengo la añoranza de estar en esas fiestas", asegura. Herrera hija vive en Madrid junto a su marido, el ex torero Miguel Báez, "El Litri", y sus tres hijos, Olimpia (6), Miguel (5) y Atalanta (2). "Hoy estoy en la etapa de madre, de trabajo. Salir por las noches ya no me late tanto como cuando tenía 20 o 30 años. Son recuerdos muy divertidos. Si tengo que escoger, escojo quedarme en casa con mi marido, viendo una peli o bajando a cenar a la casa de una amiga", asegura, aunque reconoce: "De repente me pego el reventón. Si hay una buena fiesta me puedo quedar hasta las seis de la mañana".

Mamá, no colega

Si bien trabaja con su madre desde hace 14 años, la experta en perfumes confiesa que la relación entre ambas es sólo familiar, no laboral. "Me relaciono con ella como hija. Siempre. La admiro mucho por lo que ha hecho, he aprendido muchísimo de ella y lo sigo haciendo, pero cuando la llamo por teléfono es mi mamá", aclara. Quizás eso mismo la aleja de la idea de asumir el mando, en el futuro, de la casa de moda que ella fundó.

"No creo que Carolina Herrera pueda nunca tener una heredera, porque nadie va a llegar ahí y, de repente, coger las riendas y diseñar la ropa. Lo que ella hace es de ella. En ese sentido, no me veo 'heredera de...' y, además, a mi mamá le queda mucho camino por recorrer", dice. Si bien trabajan para la misma empresa, Carolina Adriana está 100% dedicada a la división de perfumes y sólo se ha involucrado en moda cuando ha diseñado ropa infantil. "No me gustaría trabajar una línea en conjunto con mi madre. Ella no necesita a nadie. Ella es ella. Lo que sí quiero hacer es una línea mía, pequeña, diferente, pero nunca-nunca-nunca sería lo que ella hace", adelanta. "Uno de los proyectos en los que estamos trabajando es hacer unas minicolecciones, unas cápsulas de no más de cuatro piezas y por tiempo limitado, que pueden ser de ropa, bolsos, otro tipo de accesorios, joyas; es decir, de lifestyle ", cuenta.

 

 Dinastías de pasarelaRicci, el perfumista heredero

Maria Nielli, cuyo sobrenombre era "Nina", nació en 1883 en Italia, pero se radicó desde muy pequeña en Italia junto a su familia. Recién en 1932, y con la ayuda de su hijo Robert -quien se convirtió en un reconocido perfumista-, fundó la reconocida casa de alta costura. El único heredero que sigue hoy asociado a la marca es su bisnieto, Romano Ricci, quien está a cargo de la división de perfumes.

La sobrina de Versace

Tras el asesinato de Gianni Versace en 1997, su sobrina, Allegra (25), de entonces 11 años, se convirtió en heredera de su fortuna. El 50% de la casa de moda Versace quedó en sus manos; el 20% en las de Donatella, madre de Allegra y hermana de Gianni, y el 30% restante en las de Santo, hermano del diseñador. Hoy, el grupo Versace está a cargo de ambas mujeres, cuya misión es darle una nueva cara a la marca.

La mujer de PradaA los 29 años, Miuccia Prada se sumó al negocio familiar. En 1913, su abuelo, Mario Prada, fundó una empresa manufacturera de carteras de cuero de lujo. Y la italiana, recién en 1985, siete años después de su incorporación en el negocio, tuvo su primer hit con una línea propia. Hoy, Prada tiene en su catálogo ropa de hombre y mujer, perfumes y zapatos. Y, además, Miuccia creó otra marca: Miu Miu.

El futuro de Roberta Armani

Giorgio Armani está al mando de su compañía desde 1975. Ha sido reconocido como el diseñador italiano más exitoso y, claro, su fortuna asciende a siete billones de dólares. A sus 77 años, Armani está más activo que nunca, pero igual está atento al futuro de su imperio. Por eso su confianza está depositada en Roberta, su sobrina regalona, hija de su hermano Sergio. Desde los 16 años, ella trabaja codo a codo con su tío.

La profesión está en su ADN-¿Su madre la involucró desde pequeña en la moda?

"La verdad, me enteré bien tarde de lo que ella hacía. Como que nunca lo traía a casa. No nos usaba a la manera 'vamos a ver qué tal este vestido...'. A ella siempre le ha gustado la moda, siempre tenía moda alrededor, pero era algo muy natural para nosotros. Ahora con la edad sí sé el momento. Cuando lo estaba viviendo nunca me di cuenta cuándo ella se volvió diseñadora, y cuándo esa pasión se volvió un negocio".

-¿Y cuándo se dio cuenta usted de lo que quería hacer?

"Me di cuenta haciéndolo. Cuando empecé a trabajar hace 14 años no era necesariamente lo que quería hacer. De hecho, durante mucho tiempo hice otras cosas y creo que con la experiencia y con sus frutos me fui encaminando".

-¿Cómo crea una fragancia? "Trabajo con perfumistas. Cuando hablamos del proyecto que queremos hacer y de los olores que queremos transmitir, ellos se ponen en marcha y nos traen muchas versiones de lo que va a ser el perfume. A veces vamos por un camino, a veces lo tenemos que encaminar por otro y así. Es un proceso largo".

-¿Y qué le parece que cualquier artista lance su propia fragancia? "Hay muchísimas variedades de perfumes. La gente busca que huelan bien y que también le creen una memoria olfativa importante. Si las fragancias están hechas con buenos ingredientes, con una casa responsable que tiene una trayectoria fuerte, tiene más chance de ser clásico y exitoso que un perfume que se hace en dos minutos con el nombre de una estrella, que lo lanza para hacer mucho ruido".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Herrera estuvo cinco días en Chile. Presentó su nuevo perfume y apoyó una campaña contra el cáncer de mama.<br/>
Herrera estuvo cinco días en Chile. Presentó su nuevo perfume y apoyó una campaña contra el cáncer de mama.



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales