ARTES Y LETRAS

Domingo 28 de Abril de 2002

FOTOGRAFÍA. Mariana Matthews:
Erotismo y silencio

Considerada precursora en el trabajo fotográfico patrimonial, Mariana Matthews se vuelve ahora hacia una temática más íntima, sensual. Su evolución también sorprende con una fotografía más experimental. Una retrospectiva suya se exhibe en el Museo de Artes Visuales.
CECILIA VALDÉS URRUTIA

Ese casi ya mítico proyecto fotográfico sobre las faenas de las papas, de la chicha, de las mingas chilotas ha sido postergado por Mariana Matthews. "Estoy ahora involucrada en mi proceso psicológico, en la importancia de las relaciones, del amor, de la vida y la muerte. Me interesa también llevar a la fotografía todas esas cosas propias del lugar en que vivo: el agua, los árboles".

De ahí que esta retrospectiva, que abarca todo el Museo de Artes Visuales, rompe con varios estereotipos en torno a su obra. Porque no sólo aparecen sus conocidos trabajos de rescate patrimonial, en Chiloé y Valdivia, sino que cobran protagonismo los desnudos, las texturas de los cuerpos, las relaciones de pareja. La muerte.

Asimismo, lo que podría ser la técnica de la fotografía documental cede aquí el paso a una más experimental: con uso del collage, incorporación de la serigrafía y de objetos, con intervención del color, incluso, con cambio de soporte. Mariana Matthews descuelga la fotografía de la pared, la despega del marco y la lleva a la instalación.

En la experimentación

El alejamiento de la fotografía documental partió con su serie "Adoremos" (1998). En ese registro de festividades religiosas de Chiloé, reprodujo su experiencia mística. De ahí que llevó el trabajo a una instalación que recrea la nave de una iglesia y una procesión, acompañada por música, velas y objetos de madera. "Porque sucede que fotografiar no es sólo hacer click, sino que están el olor, la luz, los sonidos".

La "Memoria oculta" (1999) representa su quiebre con la fotografía documental. Utiliza ahí el collage, lo que conlleva a yuxtaposiciones de carácter onírico. Con este trabajo reconoce que vuelve a lo primitivo, a lo pagano. Se apropia de figuras religiosas y reinterpreta sus contenidos, estableciendo nuevos diálogos. Incorpora también una gráfica encontrada en textos antiguos, de gran carácter estético. Y les va creando a ese mundo y personajes toda una historia con magia y leyenda, como fue el caso con ese chilote a quien fotografió y que temía por un "mal de ojo", frente a lo cual la artista para protegerlo le agregó a la imagen unos angelitos volando.

Un entorno aún más pintoresco y kitsch se aprecia en "La boda milagrosa" (1988), realizada en Oaxaca, México. "Gracias a lo que vi en ese país, a ese color maravilloso, fueron surgiendo naturalmente los elementos que incorporo". La artista les añade a las imágenes pequeñas piezas metálicas, ofrendas, ex votos. Colorea a mano las tomas que registran la vida de los campesinos de un poblado. Juega con lo surrealista, con los signos visuales de esa cultura popular. Todo lo cual lo relaciona, además, con lo que a su juicio es lo que viene en este arte: "La intervención de la obras, a partir de la fotografía".

Lo erótico, la muerte

Lo erótico, la sensualidad, toman más importancia en esta retrospectiva. Sus trabajos sobre Eros y Tánato, en los poemas de Gonzalo Rojas -"Qué se ama cuando se ama" y "Réquiem de una mariposa"- abordan con gran plasticidad, sensualidad y surrealismo los cuerpos, las parejas, las escenas íntimas. "Me han dicho que éstas hablan desde el punto de vista del desnudo de una mujer. La verdad es que no sé si un hombre se hubiera volado tanto, por ejemplo, con las texturas, con los géneros". La artista trabaja con modelos conocidos por ella: "Es muy difícil pedirle a cualquiera que tengan esa intimidad y soltura".

Varias de estas fotos tocan también la fragilidad de las relaciones. Lo que hace a través de secuencias, de trípticos, en que el juego de imágenes, luces, erotismo, síntesis y silencio detiene al espectador. Resalta la fuerza y el drama de un auto cubierto. "Estaba en esos momentos muy involucrada en los problemas de la relación de pareja y en la muerte".

Muy onírica es "Des-hago" (2000), la serie en serigrafía sobre acrílico que simboliza tres sueños que presentan el cuerpo femenino como metáfora del amor y finitud de la vida. En uno de esos sueños se entremezclan la pesadilla y lo erótico. Ahí está una de sus fotos más logradas: esa hermosa, sugerente y etérea imagen de su camisa de dormir flotando en medio de los juncos del río. "Cuando hice esta fotografía estaba metida en el barro y muy ilusionada. Fue uno de esos momentos en que uno se siente completa".

La fragilidad del hombre surge también en "Anesthésie locale" (1999). Una serie integrada por imágenes transferidas desde un libro de artista (que ella hace artesanalmente). "Esa superposición de motivos en soportes de acrílico, extraídos de un antiguo libro de medicina sobre la reposición de miembros quebrados, la convierte en una obra de carácter tridimensional".

Al rescate

La artista reconoce que nunca trata de reproducir la realidad: "Para eso usaría la fotografía en color. En cambio, el color lo incorporo a la imagen en blanco y negro para dar una cierta ambientación o contrarrestar el juego con la imagen. Por ejemplo, pinto máscaras, algunas caras, intervengo el cielo. Sin saturar. Porque me gusta que se note que es una fotografía monocroma. Cada tema, en todo caso, pide color o blanco y negro. Y no percibo en el retrato y en la arquitectura el color. Es innecesario".

La artista vive los temas y los lugares. "Gustavo Boldrini me dijo una vez que no los elijo, sino que me eligen a mí. Pero para hacer una fotografía de profundidad hay que involucrarse a fondo en el tema. La serie del 'Bosque Nativo', por ejemplo, respondió a un trabajo de seis años, en el que recogí la semilla, planté el árbol, conocí todas las especies. Ahí era necesario mostrar los matices de lo que es el bosque nativo y por eso lo hice en color".

Nuevos proyectos

La próxima semana presenta, en el Museo de Artes Visuales, su último y hermoso libro de rescate patrimonial de la X Región: "Fragmentos de una memoria", en el que recoge varias de las imágenes históricas y actuales de los fotográfos más significativos de la zona. "Quería hacer una historia de la fotografía que llegara hasta el presente. Porque me había dado cuenta de que la gente se detiene en los años 20. Pareciera que es más fácil hablar de la fotografía desde un punto de vista histórico que de uno estético. No se atreven a referirse sobre Paz Errázuriz o Luis Poirot. Con esta obra, entonces, traté de decir algo también de las fotografías de los años 30, de los 50, de esas imágenes de las celebraciones, costumbres, de la sociedad hasta hoy. Puse, además, una foto mía en el libro (la camisa de dormir en el agua), me iba a excluir, pero formo parte de ello".

Y de los trabajos que vienen cuenta que publicará una gran obra sobre arquitectura en Valdivia. "Viene también el tercer libro de Gonzalo Rojas, titulado 'El silencio', que trata sobre lo espiritual y, deja muy abiertas las posibilidades de lo temático. Sin embargo, respecto a lo técnico, de lo que estoy haciendo últimamente, puedo decir que vuelvo al encuadre sin intervención, en fotografías con cámara de 6x6, con algo muy simple, sencillo, tratando de expresar no ahora en una secuencia, ni en una fotografía intervenida, sino la idea es que la foto hable lo que quiero decir. Es algo muy plástico, casi escultórico, con esa temática más personal, más íntima".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Esta imagen pertenece a esa serie del 2000 que presenta el cuerpo femenino como metáfora del amor y la finitud, inserta en lo onírico. En uno de esos sueños se entremezclan la pesadilla y lo erótico. Ahí surge esta sugerente imagen de una camisa de dormir que flota junto a los juncos.
Esta imagen pertenece a esa serie del 2000 que presenta el cuerpo femenino como metáfora del amor y la finitud, inserta en lo onírico. En uno de esos sueños se entremezclan la pesadilla y lo erótico. Ahí surge esta sugerente imagen de una camisa de dormir que flota junto a los juncos.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales