ARTES Y LETRAS

Domingo 7 de Agosto de 2005

ANIMAL y GASCO. Livia Marín, "El sentido de la repetición" y Ximena Zomosa, "Mucho que Aprender:
Miradas al cotidiano de dos artistas

Son dos artistas de menos de 40 años que se mueven entre la instalación y la escultura y entre Chile y el extranjero. Ximena Zomosa y Livia Marín, premio Altazor 2004 y 2005, respectivamente, son dos creadoras que dan que hablar cuando exponen. Ahora coinciden.

MACARENA GARCÍA G.

Antes puso mil y tantos moldes de vasos de plástico en pequeñas repisas, 2.000 distintos lápices labiales sobre una suerte de pedestal o más de ocho mil gomitas de las que aíslan alimentos sobre los visillos de una persiana que hacía de soporte. Livia Marín se hizo conocida como la artífice de obsesivas instalaciones que sorprendían al espectador con la evidencia de que se trataba de objetos que ellos también habían manipulado, pero nunca en tal cantidad ni tan sorprendentemente dispuestos.

Ahora inauguró en Animal una muestra titulada "El sentido de la repetición", en la que intentó cambiar un poco el método: no se trata de una aglomeración de objetos muy similares, sino de una serie conformada por distintos elementos. "Me interesa no repetirme", dice riendo. Después de aprobar el primer semestre de su doctorado en Arte en el Goldschmidt College de Londres, Marín vino a montar esta exposición y cruzó policía internacional cargando la exposición en dos maletas. Se trata de cerca de 800 pequeñas "esculturas" creadas ensamblando utensilios para el hogar comprados en los Todo a Mil de Chile o en sus homólogos londinenses. Saleros, vasos, sopapos, usleros, jarrones, ceniceros, tapones de lavaplatos, coladores y otros son adosados unos a otros formando extrañas y visuales figuras. Distintas, pero con un aire parecido. Y una vez que llenó una alta y ancha repisa con las creaciones a partir de las baratijas, Marín la tapó con un acrílico transparente. Sobre él se plasman las siluetas de las esculturas que iluminadas por un centenar de focos dan lugar a un gran cuadro plástico. Hay que acercarse para intentar reconocer los objetos que todos conocemos. El descorchador, la copa de vino de 100 pesos, el tapón de la tina puesto arriba del florero.

"Me gusta empatizar con el espectador. Y ahora me interesa que el juego de reconocimiento de los objetos que se puede dar. Me interesa que la exposición tiene una mirada de lejos y otra de cerca, que especula sobre qué es lo que hay detrás del acrílico", explica la artista. Lo lúdico se le ha aparecido constantemente. Cuenta que armando los objetos -un trabajo que realizó en Londres y completó en Santiago- se sentía como jugando al "lego de los adultos".

Ahora dispone su "pasatiempo" en repisas cuadradas de 12 x 4 metros. Toda una pared de la galería dividida en cajitas de luz. "Me gusta así, tiene algo de como una gran colección, como de museo y también tiene algo de las vitrinas de casas comerciales donde se venden estos objetos".

Después de inaugurar la muestra la artista volverá a Inglaterra, un país que, dice, no le ha hecho sentir que Chile vive atrasado. "El nivel de discusión es parecido y eso fue un alivio. Londres no estaba tan lejos ni nosotros estamos tan desfasados". Y es que Marín, que ganó el Altazor por la muestra con lápices labiales que hizo en Galería Gabriela Mistral, es de las jóvenes artistas chilenas que se formaron en los años de internet. Es de la generación que se puede mover internacionalmente sin problemas.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Más de ochocientos objetos, construidos ensamblando utensilios baratos, escondidos tras cajas de luz.
Más de ochocientos objetos, construidos ensamblando utensilios baratos, escondidos tras cajas de luz.
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales