NACIONAL

Jueves 7 de Marzo de 2002

Recambio en el Congreso:
Con lágrimas y autocríticas fue despedida en la Cámara

Los parlamentarios que perdieron la reelección enfrentan con cierta preocupación las deudas contraídas en las campañas.
Cuatro horas de profunda emotividad, en que las lágrimas afloraron en los ojos de varios de sus miembros, vivió ayer la Cámara de Diputados, durante la sesión especial de despedida a los 43 de sus integrantes que dejan la Corporación.

Siete de ellos fueron elegidos senadores y servirán en los próximos ocho años en la Cámara Alta. Los otros 36 serán, a partir del próximo lunes, ciudadanos comunes y corrientes.

La sesión constituyó más bien una verdadera catarsis, porque - como lo expresaron algunos- se habló "con el corazón".

No fueron pocos los que pidieron perdón y los que perdonaron. También hubo despedidas en las que se mezclaron la crítica y la autocrítica, lo serio y lo pintoresco. Una de ellas - largamente ovacionada- fue la de la diputada María Victoria Ovalle (UCC), quien no dejó de referirse a sus "tejidos" durante las sesiones de la Cámara.

Entre lágrimas y sonrisas, "Toyita" resaltó lo positivo de esa acción, indicado que era una forma mejor y más productiva de escuchar a quienes intervenían, especialmente a "los latosos".

Los parlamentarios que perdieron su reelección admitieron cierto grado de preocupación por las deudas contraídas durante la campaña electoral. Los nuevos congresales y aquellos reelectos también acumulan al debe, pero se mostraron un poco más aliviados.

Para el senador RN Julio Lagos, aventajado por Jaime Orpis (UDI) en la I región, este traspié representa sólo un revés político del que saldrá trabajando de manera particular. Dijo que se endeudó porque ayuda de su partido fue escasa.

Otro candidato con cuentas pendientes es el diputado radical Jaime Rocha, quien asegura tener sus finanzas en normalidad. "Pedí un préstamo de 10 millones de pesos al Banco Santiago y mantengo una deuda pequeña con una radio de 2 millones de pesos, nada de qué preocuparse".

Una fuente del Senado que pidió reserva dijo que el senador Carlos Ominami (PS) deberá pagar cerca de 800 millones de pesos y el senador electo Jorge Arancibia (UDI) más de 1.000 millones en gastos de operación, situación que fue desmentida por ambos legisladores.

Un candidato reelecto con una cuota de gasto menor es el senador de la UDI Antonio Horvath, quien estima que ocupó 45 millones de pesos en su cruzada. Insiste en que la suma representa un décimo de los gastos de los candidatos de la Concertación. "A cada santo le debo una vela, porque las campañas en Aysén son caras por las distancias geográficas, las necesidades de vuelos, contratar botes y solventar la propaganda. Afortunadamente tengo un prestigio que me permitirá pagar con créditos y de a poco", explicó Horvath.

En tanto, uno de los pocos parlamentarios que advierte tener un superávit tras la elección es el senador DC, Jorge Lavandero. Reelecto en la IX región, especifica que no le gusta tocar el tema, "porque nadie me cree cuando digo que gasté 50 millones de pesos en mi campaña. Vendí una parcela y un vehículo y me sobraron10 millones de pesos que los tengo en mi cuenta y que pueden ser revisados".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La diputada de la UCC María Victoria Ovalle se emocionó con el homenaje.
La diputada de la UCC María Victoria Ovalle se emocionó con el homenaje.
Foto:Nelson Olmos
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales